Tocofobia, el motivo por el que muchas mujeres eligen no ser madres.

Tocofobia, el motivo por el que muchas mujeres eligen no ser madres. Istock

Mujer

Tocofobia, el motivo por el que muchas mujeres eligen no ser madres

Alrededor de un 15% de las mujeres en todo el mundo sufren tocofobia. Te explicamos en qué consiste este miedo patológico e inexplicable y la mejor manera de enfrentarlo.

4 noviembre, 2022 10:55

La etapa del embarazo, de dar a luz y de convertirse en madres es para algunas mujeres una de las experiencias más bonitas y especiales que se pueden vivir, pero ¿sabías que para aproximadamente un 15% de las mujeres en todo el mundo es todo lo contrario? Y es que muchas otras mujeres sufren esta etapa con verdadero pánico.

[Ser o no ser (madre); esa es la cuestión]

Hablamos de un miedo patológico e inexplicable a todo lo que implica la gestación, el parto y el hecho de ser madres, conocido como tocofobia y cuya prevalencia no ha dejado de aumentar desde el año 2000.

Un trastorno afecta tanto a mujeres primerizas como a mujeres que ya han pasado por un embarazo anterior, el cual normalmente ha implicado un parto dramático. A continuación te explicamos todos los detalles sobre este miedo intenso al embarazo y al parto, sus síntomas más habituales y la mejor forma de enfrentarlo.

¿Qué es la tocofobia y en qué consiste?

La tocofobia se conoce como un miedo irracional e incontrolable al embarazo y al parto. Este es un término que proviene del griego tokos (nacimiento) y phobos (miedo). Un miedo patológico, persistente e inexplicable a todo lo que implica el embarazo que siempre debe ser tratado por un especialista y que supera a cualquier preocupación normal por el embarazo o el parto.

Para las mujeres que sufren tocofobia, el mero hecho de pensar en el embarazo puede provocar una crisis nerviosa, por lo que suelen evitar el tema y evitar por todos los medios posibles quedarse embarazadas, volviéndose esto una auténtica obsesión.

No solo temen a los cambios físicos típicos del embarazo, sino que además evitan todo lo referente a las responsabilidades que conlleva ser madres, al parto y al cambio de vida que implica la llegada de un niño.

Hablamos por lo tanto, de sentimientos muy intensos que nada tienen que ver la preocupación habitual que suele implicar para cualquier mujer el hecho de ser madre o quedarse embarazada y que en este caso suelen implicar: un miedo irracional y desproporcionado, ataques de ansiedad recurrentes e incluso temblores y sudor al pensar en el embarazo.

Tipos de tocofobia

  • Tocofobia primaria

    Este tipo de tocofobia es la que afecta a aquellas mujeres que nunca han llegado a estar embarazadas y que por lo tanto son primerizas. En estos casos la tocofobia suele estar asociada al miedo a la responsabilidad que implica tener un bebé, a la preocupación por los cambios que va a sufrir su cuerpo, al miedo a sufrir durante el parto, a que el bebé pueda nacer con alguna anomalía, a si la mujer sufre vaginismo o dispareunia o a sí ha sufrido abusos sexuales o violación en el pasado.

  • Tocofobia secundaria

    En este caso hablamos de mujeres que ya han dado a luz a uno o más hijos y que normalmente han experimentado un parto dramático. Más allá de tratarse como tocofobia, estos casos suelen estar más asociados a un estrés post traumático no curado y que siempre ha de ser tratado por un especialista. Otra posible causa de la tocofobia secundaria puede estar relacionada con haber sufrido depresión posparto.

¿Cómo superar la tocofobia?

En primer lugar, lo más importante es ponerse en contacto con un especialista o psicólogo perinatal, que pueda dar todas las herramientas necesarias para superar este trastorno de tocofobia. Con su ayuda podrás buscar el origen de esos miedos y empezar a profundizar en ellos.

En estos casos pueden ser útiles para ello, las clases de preparación al parto, practicar deporte para embarazadas, hacer meditación o recurrir a una doula o mujer que asesora y acompaña a embarazadas y que apoya emocionalmente a la mujer antes, durante y después del parto.

En definitiva, contar con el apoyo adecuado en estos casos es clave para que la mujer pueda normalizar que dar a luz de forma satisfactoria, segura y tranquila es posible y que todo lo que implica el embarazo no tiene porqué convertirse en una experiencia dramática.