Tribunales

Aguirre se desmarca de la financiación del PP: no tenía esa responsabilidad

Afirma que ella nombraba a sus cargos en la Comunidad pero que siempre lo consultaba con Mariano Rajoy

Noticias relacionadas

La expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre se ha desmarcado este viernes de la gestión de la financiación del PP regional, ya que ha explicado que de eso se encargaba el exgerente Beltrán Gutiérrez, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

Así lo ha manifestado Aguirre al juez y a las fiscales anticorrupción durante su declaración en la Audiencia Nacional por la presunta 'caja B' del partido en los años en los que ella lo presidió, dentro de la investigación del 'caso Púnica'.

Al negar cualquier conocimiento sobre esa supuesta financiación opaca de su partido, el instructor, Manuel García Castellón, ha intervenido en el interrogatorio preguntando a la expresidenta si su puesto en el PP era meramente "decorativo", han indicado las fuentes presentes en la comparecencia. Según Aguirre, sus competencias como presidenta del PP madrileño no comprendían la gestión y administración de las cuentas.

Pero tanto el juez como las fiscales creen "difícil de imaginar que no conociese la contabilidad en B que llevaba quien fuese su mano derecha y gerente Beltrán Gutierrez, lo que, sensu contrario, la hacía presumiblemente también conocedora de las omisiones de la contabilidad electoral", tal y como han reflejado en sus respectivos escritos.

Según las fuentes consultadas, el interrogatorio de Aguirre está siendo un poco bronco, con algunos 'rifirrafes' entre la investigada en las fiscales que han llevado al magistrado a intervenir. En varios momentos, incluso, la expresidenta se ha mostrado visiblemente ofendida por las preguntas, respondiendo con los brazos en jarras.

La exdirigente 'popular' está imputada desde principios de septiembre en esta pieza separada de la macrocausa que investiga una presunta 'caja B' del partido que se habría nutrido de fondos desviados de las arcas públicas para contratos por servicios inexistentes y utilizados para financiar las campañas electorales autonómicas de 2007 y 2011 y las generales de 2008.

De acuerdo al auto de imputación del juez, "el plan habría fraguado indiciariamente entre la presidenta de la Comunidad de Madrid y sus consejeros de confianza Ignacio González, Francisco Granados y Alberto López Viejo en connivencia con Horacio Mercado", cuyas empresas debían actuar como "vehículo de trasvase de fondos" de los contratos de publicidad que le daban las consejerías. Éstas a su vez, obligaban a las grandes adjudicatarias a destinar el 1% del presupuesto a publicidad "como forma de desviar" el dinero.

Al ser preguntada sobre esta presunta cláusula, Aguirre ha afirmado que su aplicación era obligatoria porque, según ha explicado, cualquier obra que contaba con fondos europeos debía incluir ese porcentaje para publicidad y que todo estaba supervisado por la Intervención General del Estado, según las fuentes consultadas.

Niega que ordenara contratar


Además, ha negado que en la reunión en la que supuestamente presentó a Horacio Mercado a sus consejeros de confianza, a principios de 2004, diera indicaciones para que contrataran con él la publicidad de los distintos departamentos del Gobierno regional. Según la expresidenta, ese encuentro sólo sirvió para informarles del 'logo' de la Comunidad que había creado el empresario, 'Madrid la suma de todos'.

También ha comentado, según las fuentes consultadas, que ella se encargaba personalmente del nombramiento de sus consejeros, pero que siempre informaba de ello al que era entonces el presidente del PP nacional, Mariano Rajoy.

Por otro lado, las fiscales han interrogado a Aguirre por la presunta utilización de la fundación Fundescam para el desvío de fondos públicos, algo "presumiblemente conocido por Aguirre durante el largo periodo en el que fue presidenta y patrona de la citada fundación y cotitular de las cuentas bancarias", así como por los gastos que se efectuaron en las mencionadas convocatorias electorales, de acuerdo con el auto del instructor.

La expresidenta también se ha desmarcado de esta supuesta utilización fraudulenta de la fundación y ha llegado a replicar que las fiscales se creen que Fundescam es "el Watergate", según fuentes jurídicas presentes en la declaración.