Rubén Pulido Sánchez, número dos de la lista de Vox al Congreso por Sevilla.

Rubén Pulido Sánchez, número dos de la lista de Vox al Congreso por Sevilla. EL ESPAÑOL

Tribunales

El dos de Vox por Sevilla también fue condenado por "calumniar" a funcionarios de Andorra

El principado de Andorra impuso a Rubén Pulido Sánchez una condena de cinco meses de prisión condicional.

El número dos de las listas de Vox al Congreso por Sevilla, Rubén Pulido Sánchez, fue condenado en junio 2018 por la Justicia de Andorra a cinco meses de prisión por los delitos menores de calumnias y difamaciones contra funcionarios públicos de dicho país. 

Pulido criticó públicamente los presuntos abusos en la venta de moneda acuñada por el Principado de Andorra que, según él, habían generado un mercado negro de más de tres millones de euros en el que podían participar taxistas, policías e incluso trabajadores de la aduana del país. 

Unas declaraciones que hizo ante el periódico digital Bon día y también en un correo electrónico que envió al ministro de Finanzas y Función Pública de Andorra, Jordi Cinca, a raíz de las que el Gobierno andorrano decidió demandarle. 

El correo al ministro

Según se recoge en la sentencia de la Sección de instrucción 1 de Batlla d'Andorra, el correo que Pulido envió a Cinca decía lo siguiente: "En todo este tiempo he recibido suculentas ofertas de prensa andorrana a fin de publicar a modo de dossier toda la documentación que nuestra empresa posee relativa a comunicaciones con diversas personas en Andorra, desde personas ligadas a la política del país hasta personal perteneciente a aduanas que nos ofrecían ciertos privilegios a cambio de cuantías económicas".

Dicha sección de instrucción consideró, después de consultar con la Fsicalía y con el abogado de oficio como manda el precepto, que "los hechos mencionados son constitutivos de los delitos menores de calumnias y difamaciones hacia funcionarios públicos, tipificados respectivamente los artículos 172 y 173.2 del Código Penal con el agravante en relación a las calumnias de ser el sujeto pasivo funcionarios en ejercicio de sus funciones del artículo 30 del Código Penal y que el resultado de las diligencias practicadas es suficiente para creer responsable penalmente a Rubén Pulido Sánchez".

Pulido hizo las mencionadas declaraciones siendo el dueño de la empresa Pulifil del sector de la numismática (estudio y coleccionismo de monedas). Como presidente de dicha empresa estuvo envuelto en una polémica por no entregar pedidos de monedas a sus clientes ni tampoco devolverles el dinero por sus compras.