Enrique García Castaño (rodeado) en un acto con el exministro Ángel Acebes y el rey emérito.

Enrique García Castaño (rodeado) en un acto con el exministro Ángel Acebes y el rey emérito. EL ESPAÑOL

Tribunales AUDIENCIA NACIONAL

García Castaño, ante el juez: las preguntas que tendrá que contestar para no ir a prisión

La Fiscalía imputa al exjefe de la UCAO formar parte de la organización "parapolicial" liderada por José Manuel Villarejo.

El exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional e histórico comisario especializado en la interceptación de comunicaciones, Enrique García Castaño, afronta este martes la posibilidad de ingresar en prisión por su vinculación con el comisario José Manuel Villarejo.

La acusación popular del caso Tándem ejercida por el partido político Podemos solicitará su ingreso en la cárcel en la vista que se celebra en el Juzgado Central de Instrucción número 6. El comisario está investigado por pertenecer presuntamente a la organización "parapolicial" liderada por Villarejo en la que, según la Fiscalía, distintas personas habrían utilizado su poder dentro del Cuerpo para beneficiarse de negocios particulares. 

En esta "red mafiosa policial", García Castaño habría tenido un papel clave porque habría facilitado información confidencial al ex agente encubierto para los informes de espionaje que realizó por encargo de distintas empresas, como el BBVA, a través de su empresa Cenyt.

Villarejo guardó horas y horas de conversaciones con su amigo y socio que han sacado a la luz los dudosos negocios que ambos compartían. A raíz de esos audios y de los efectos encontrados por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía cuando fueron detenidos, García Castaño ha pasado a estar investigado en varias piezas del caso Tándem, como Iron (sobre el despacho de abogados Herrero & Asociados), Land (seguimiento a miembros de la familia Cereceda), BBVA (el encargo de Francisco González al excomisario) o la Operación Kitchen (a petición del Gobierno de Mariano Rajoy para recuperar documentos en manos de Bárcenas al margen de la Justicia con fondos reservados). 

Los indicios contra García Castaño

Precisamente se espera que el también excomisario García Castaño de explicaciones este martes ante el juez sobre los indicios que le incriminan en los negocios compartidos con Villarejo. Mientras comenzó investigado en una pieza separada del caso, finalmente el juez Manuel García-Castellón le ha incluido en la pieza principal.

En el caso del BBVA, tendrá que aclarar si facilitó al excomisario los listados de llamadas de los miembros de Sacyr en su lucha por hacerse con el poder de la entidad. En un audio desvelado por este diario, él mismo afirmó a Villarejo: "Lo de FG mañana te lo voy a dar" y le manifestó su miedo porque "Julio" se enterara. Julio Corrochano era el jefe de seguridad de BBVA que conocía a ambos por su etapa en la Policía Judicial.

En la pieza Iron también el banco BBVA entregó al juez documentos que probarían que fue un policía bajo el mando de Enrique García Castaño quien solicitó la información bancaria de Balder IP Law, el despacho de abogados al que la red de Villarejo habría espiado a petición de su competencia. 

[Más información: "Así fichaba cómplices la red de Villarejo: 'Si nos pillan lo hacemos pasar por una operación oficial'"].

En el mismo sentido, uno de los testigos que declaró en la pieza Land afirmó que era García Castaño como responsable policial quien pidió información a los juzgados de Madrid sobre algunos miembros de la familia Cereceda a los que otra parte de la familia solicitó investigar a Villarejo y su red. 

Para evitar su entrada en prisión como solicita la acusación popular, García Castaño también tendrá que dar explicaciones sobre la procedencia de parte de su dinero. El excomisario ya justificó ante el juez por qué dos miembros de su familia tenían sendos BMW a nombre de Villarejo. Sin embargo, la Fiscalía ha encontrado nuevas cuentas con ingresos que pedirá explicar a García Castaño, quien en otro audio que obra en la causa rechazó en una ocasión, por ejemplo, coger 1.200 euros que Villarejo le ofrecía en mano y le afirmaba que iría pagándole cada mes una cantidad similar por sus colaboraciones.