El excomisario Villarejo, tras una declaración judicial./

El excomisario Villarejo, tras una declaración judicial./ Efe

Tribunales AUDIENCIA NACIONAL

El juez cita a Villarejo el jueves por sus acusaciones sobre encubrimiento el 11-M

El juez decidirá si reabre la investigación sobre el atentado después de escuchar al excomisario, que ha pedido desclasificar la información oficial. 

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, tomará declaración como testigo el próximo jueves al excomisario José Manuel Villarejo para que cuente todo lo que sepa sobre el atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid en el que murieron 191 personas. 

El también ex agente encubierto envió documentación al Juzgado Central de Instrucción número 6 en la que argumentaba que la investigación se cerró en falso, que la inteligencia marroquí instruyó a los terroristas que atentaron en Madrid y que los servicios de inteligencia francesa estaban también al tanto de los preparativos del atentado. Todas estas afirmaciones se recogían en una carta que Villarejo entregó al Juzgado y que adelantó EL ESPAÑOL.

El titular del Juzgado donde se investiga a Villarejo por presunta organización criminal, cohecho y blanqueo, entre otros delitos, pidió a la Fiscalía de la Audiencia Nacional elaborar un informe sobre si convenía o no tomar declaración al excomisario investigado sobre lo que supiera de la investigación del atentado. La Fiscalía ya manifestó a este diario que está a favor de conocer toda la verdad pero no quiere levantar las campanas al vuelo sobre la reapertura de una investigación por no levantar expectativas en las víctimas. 

La declaración de Villarejo en la Audiencia Nacional como testigo el próximo jueves es el paso previo a la reapertura de la investigación sobre el atentado. Precisamente el Juzgado Central de Instrucción número 6 mantiene la única pieza abierta todavía sobre el atentado, en la que se investiga el hallazgo de huellas de ADN en el piso de Leganés donde se inmolaron los terroristas. Sería en el marco de dicha pieza donde se reabriría la investigación en caso de hacerlo. 

Información oficial y mandos policiales

El excomisario investigado ha solicitado que se desclasifique toda la información oficial relativa al 11-M así como afirma estar dispuesto a informar sobre toda la información que él trasladó a sus mandos policiales y éstos ocultaron, según su versión. 

En un comunicado hecho público por su defensa este mismo lunes, el excomisario afirma que la investigación del atentado se ocultó por "desidia, falta de voluntad política y voluntad encubridora" de algunos.

Pide, igualmente, que la Unidad de Asuntos Internos de la Policía incluya en la investigación abierta todavía en la Audiencia Nacional sobre el caso toda la información escrita y en audio encontrada durante los registros en su vivienda sobre el atentado. 

El exagente encubierto reitera en el documento su "voluntad de declarar una vez que el resultado policial de mi trabajo como agente encubierto ha sido intervenido e irresponsablemente divulgado en los medios de comunicación", se compara con los agentes secretos que investigaron en 11-S en Nueva York y afirma que la Justicia le investiga por una "interpretación torticera" de lo que es el trabajo del agente encubierto. 

Respecto a su papel en la investigación del atentado, Villarejo afirma que consistía en "informar a mis superiores de la información pura que iba recabando a fin de que si ello era considerado por ellos llegara a la autoridad judicial". En este sentido, vuelca la responsabilidad de ocultar información sobre el 11-M en sus superiores: "Mis funciones eran únicamente las de conseguir la información y trasladarla a las personas o instituciones competentes para que decidieran el destino y uso de dichas investigaciones realizadas por mi".