Carlos Lesmes.

Carlos Lesmes. Efe

Tribunales

Lesmes pide disculpas por la "mala gestión" del conflicto de las hipotecas y niega presiones de los bancos

El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ha pedido este jueves "disculpas a los ciudadanos que se hayan podido sentir perjudicados" por el conflicto creado por la Sala de lo Contencioso-Administrativo respecto al impuesto sobre los actos jurídicos documentados de los préstamos hipotecarios.

Lesmes ha querido aprovechar la jornada de puertas abiertas convocada hoy en el alto tribunal para disculparse ante la sociedad y admitir que ha habido una "mala gestión" de ese asunto, en el que la Sección Segunda cambió la jurisprudencia atribuyendo la obligación de cargar con el impuesto a la banca e inmediatamnete el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo convocó un pleno "que dio la percepción de que se quería revisar" el fallo de la sección.

"No lo hemos gestionado bien. Aprenderemos de los errores para que no se vuelvan a producir", ha dicho el presidente del Poder Judicial, que ha negado de forma tajante haber recibido "ninguna llamada de ninguna entidad financiera".

Lesmes ha explicado su intervención en este asunto, señalando que habló "varias veces" con el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, Luis Díez-Picazo, desde el jueves en el que se conoció la sentencia de la Sección Segunda, "que me dijo que se había enterado [del fallo] por la prensa".

El viernes, Lesmes pidió a Díez-Picazo que hiciera una "nota aclaratoria" para informar a la opinión pública de los efectos de la sentencia -firme e inatacable- de la Sección Segunda, que no entraba en el carácter retroactivo de la decisión, ante quién se puede reclamar o en qué plazo. El presidente de la Sala de lo Contencioso no le hizo caso y convocó el Pleno que generó incertidumbres en los ciudadanos, la banca y las Administraciones públicas al generar la idea de que el fallo sobre las hipotecas era provisional y se iba a cambiar.

El presidente del Supremo no quiso entrar en si Díez-Picazo debe o no seguir en su puesto. "Es un buen magistrado, un buen jurista, yo no le voy a pedir la dimisión", señaló Lesmes, que dijo que "cuando se cometenb errores normalmente no es por una sola persona, puede haber habido factores coadyuvantes".

"Hay que aprender de las cosas que no se han hecho bien, pero este tribunal se merece la confianza de la sociedad", añadió Lesmes, que recordó que ha sido el Supremo el que ha declarado abusivas numerosas claúsulas bancarias.