El colegio Valdeluz (Agustinos) y el profesor acusado de los abusos, Andrés Díaz Díaz

El colegio Valdeluz (Agustinos) y el profesor acusado de los abusos, Andrés Díaz Díaz EL ESPAÑOL

Tribunales

La década de horror del Valdeluz, a juicio: piden 69 años de cárcel para un maestro por abusos

Andrés Díez, que habría aprovechado sus clases para realizar tocamientos a niñas de entre 8 y 16 años, se sienta en el banquillo el lunes

Andrés Díez Díez abusó de sus alumnas, hasta 14 menores de edad, durante más de una década, según denuncia la Fiscalía. Las niñas, estudiantes del colegio Valdeluz Agustinos del Barrio del Pilar de Madrid, le tenían como profesor de Ética, Música y Religión. También era tutor de algunos cursos de Bachillerato en dicho centro concertado y profesor de clases individuales de piano en la academia de música Melodía Siglo XXI, junto al colegio. Condiciones que habría aprovechado para abusar de las menores, hechos por los que el Ministerio Público le reclama 69 años de prisión, además de su inhabilitación como profesor y la prohibición de acercarse a las jóvenes.

Entre 2002 y 2014, una vez acababan las clases en el colegio, el procesado impartía lecciones colectivas de Lenguaje Musical en la academia de música Melodía Siglo XXI así como clases individuales de piano. Precisamente Díez habría utilizado estos espacios en los que se encontraba solo con las jóvenes para abusar de ellas, según describe el Ministerio Fiscal en su escrito de conclusiones. Las 14 alumnas, de manera prolongada, sufrieron los tocamientos y abusos del profesor, algunas de ellas, en cada clase semanal. 

"En el transcurso de las clases, y aprovechando su superior situación de docente sobre las menores, así como la privacidad que le otorgaban las clases individuales con las alumnas, o buscando siempre una ubicación en el aula que le impidiese verse sorprendido por terceros en clases colectivas, y siempre con la intención de satisfacer su deseo sexual, el procesado fue desplegando conductas sobre las menores que comenzaban con besos en las mejillas y abrazos que iban progresivamente aumentando en su contenido sexual para pasar a besos en la boca, caricias en las piernas por la zona de los muslos y la espalda, hasta llegar a tocamientos en los senos, los glúteos y la zona vaginal de las menores por encima o por debajo de la ropa, según los casos, incitándolas a que le tocaran los genitales, como ocurría en muchas ocasiones, y llegando en algún caso concreto a introducir sus dedos en la vagina de las menores", se puede leer en el relato del Ministerio Público.

Una de las niñas, por ejemplo, comenzó a sufrir tocamientos a los ocho años hasta los 16, cuando finalmente decidió abandonar la escuela de música. El profeso incluso llegó a restregar su pene contra la espalda de otra de las víctimas, de la que abusó desde que ésta tenía 13 años hasta los 16.

Además de aprovechar sus tutorías y clases de piano, el hombre también llamó presuntamente a su despacho del colegio a una de las alumnas de 13 años y una vez allí abusó de ella, según el relato de la Fiscalía.

Barbacoas en su casa

El profesor, que fue detenido en 2014 e ingresó en prisión preventiva por tales hechos, también habría abusado de las menores en su casa, situada en una urbanización de Sevilla la Nueva (municipio situado entre las localidades madrileñas de Navalcarnero y Brunete).

Según se recoge en el escrito de la Fiscalía, todos los años Andrés Díez organizaba una barbacoa con motivo del final de curso al que invitaba a los miembros del coro de la Academia y a la que asistían las alumnas. 

Allí, el procesado buscaba la manera de llevarse a las niñas a "algún lugar apartado para propiciar tales comportamientos", según el Ministerio Público.

69 años de prisión

Los hechos relatados son constitutivos de 14 delitos de abuso sexual reflejados y penados entre los artículos 181 y 182 del Código Penal con 3, 6 o 10 años de prisión. En total, se solicitan 69 años de cárcel para él, así como la inhabilitación especial del acusado para el ejercicio de cualquier profesión docente y orden de alejamiento de las víctimas. 

En concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía de Madrid exige al procesado, al colegio Valdeluz y a la empresa aseguradora del centro el pago de 270.000 euros a siete menores por los daños morales ocasionados. El Ministerio Público reclama también 240.000 euros al procesado y a la academia Melodía Siglo XXI por idéntico concepto como responsable civil subsidiario.