Josep Lluis Trapero tras comunicarle la jueza Carmen Lamela su procesamiento

Josep Lluis Trapero tras comunicarle la jueza Carmen Lamela su procesamiento EFE

Tribunales AUDIENCIA NACIONAL

Trapero dice que se puso a disposición de la justicia catalana para cumplir sus órdenes

Defiende que nunca sometió a los Mossos d'Esquadra a los intereses secesionistas

El exjefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, recurrió la semana pasada el auto de procesamiento de la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, por los presuntos delitos de sedición y organización criminal en referencia a su participación en el proceso independentista de Cataluña.

En el recurso de reforma presentado por su abogada, Olga Tubau, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, Trapero defiende que se puso a disposición de los jueces y fiscales catalanes. En este sentido, argumenta que escribió un correo a presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Jesús Barrientos, y al fiscal Superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, en los que exponía que "habiendo tenido conocimiento de la declaración de independencia por el Parlament de Cataluña en la tarde de ese día, y desconociendo las consecuencias jurídicas de la mencionada declaración y sobre quien podían recaer las mismas, el cuerpo de los Mossos d'Esquadra se ponía a disposición tanto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña como de la Fiscalía Superior de Cataluña, con el fin de dar cumplimiento a las órdenes que se pudieran derivar en relación con esos hechos", se puede leer en su escrito.

Para desmarcarse de su responsable, el consejero de Interior Joaquim Forn, y del propio Puigdemont, Trapero dice que no se le menciona ni una vez en el documento EnfoCAT's, en el que se recogía la hoja de ruta de los separatistas, ni en los Comités Estratégico y Ejecutivo que organizaron el referéndum y el proceso de independencia fallido.

Josep Lluis Trapero a su llegada a la Audiencia Nacional.

Sin embargo, de dicho recurso también se desprende que Trapero se dirigió a la Fiscalía Superior de Barcelona el día 23 de septiembre -dos días después del asedio a la comitiva judicial que registraba la Consejería de Economía catalana- para decirles que, "el cuerpo de los Mossos d'Esquadra seguirá dando cumplimiento a sus órdenes, pero que no comparte que una parte de la actividad del Cuerpo sea tutelada por un órgano que depende del Ministerio del Interior". El jefe de los Mossos hizo esta manifestación después de que el Gobierno le comunicara que el coronel Diego Pérez de los Cobos dirigiría la coordinación de cara a la seguridad durante el día del referéndum ilegal.

En su recurso, Trapero apunta hacia el exconsejero de Interior, Joaquim Forn, por ponerse en contra de Interior ante el anuncio de dicha coordinación y dice que tanto él mismo como el Cuerpo que dirigía se sometió a "las órdenes de Jueces, Tribunales y Ministerio Fiscal". 

Su papel 

En el auto de procesamiento, la jueza Carmen Lamela expuso que "para asegurar el éxito del proceso hacia la declaración de independencia resultaba esencial contar con la capacidad investigadora e intimidatoria de los Mossos d'Esquadra, cuerpo policial integrado por más de 17.000 efectivos armados, con el potencial efecto coercitivo que los mismos representaban", cuerpo al que Trapero estaba al frente.

Sin embargo, el mayor de los Mossos intenta desvincularse de la vía política del procés y restar importancia a éste en su recurso. Así, defiende que los documentos EnfoCAT's y los de los Comités no avanzaban mucho más respecto del "Libro Blanco de la Transición Nacional de Cataluña" que sirvió de base a Artur Mas y su equipo para la consulta independentista del 9N de 2014, que también fue ilegal y ha tenido consecuencias penales contra sus impulsores.