Los expresidentes madrileños Esperanza Aguirre e Ignacio González

Los expresidentes madrileños Esperanza Aguirre e Ignacio González EFE

Tribunales 'CAJA B' DEL PARTIDO POPULAR

Aguirre medió para que Génova no controlara todas las adjudicaciones, según un testigo

Luis Vicente Moro, hombre de confianza de Ignacio González, asegura que existió una "lucha de tesorerías" entre Álvaro Lapuerta y la Comunidad de Madrid por el control de las adjudicaciones a empresas

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, tuvo conocimiento de una "guerra de jerarquías" entre la extesorería del Partido Popular a nivel nacional, encabezada por Álvaro Lapuerta y la Comunidad de Madrid, según ha declarado este martes el exdelegado de Gobierno de Ceuta, Luis Vicente Moro.

La pugna habría surgido porque los dos órganos querían controlar las adjudicaciones a empresas. Una situación de la que Ignacio González se quejó a la presidenta madrileña y ésta "movió sus hilos" para atajarla, según la versión de Luis Vicente Moro, hombre de confianza de Ignacio González que ha declarado este martes como testigo ante el juez José de la Mata que investiga la presunta financiación irregular del Partido Popular. Moro está investigado en el caso Lezo por el cobro de presuntas comisiones millonarias, igual que González.

Moro se basa en las distintas conversaciones que tuvo con Ignacio González para hacer esta afirmación. Según ha contado hoy, Lapuerta le habría manifestado que "las adjudicaciones de obra pública las centraliza el Partido Popular", dejando claro quién debía decidir sobre qué empresas debían quedarse con las adjudicaciones de las distintas consejerías madrileñas y ayuntamientos. 

Constructora Hispánica contrató a jóvenes del PP

Moro también ha afirmado que mientras trabajó en la empresa Constructora Hispánica, propiedad de Alfonso García-Pozuelo, "todos intuían que se movía dinero negro y que éste tenía muy buena relación con Lapuerta y Bárcenas", los extesoreros del Partido Popular a nivel nacional.

En este sentido, Moro ha asegurado ante el juez que dicha empresa "contrataba a jóvenes del Partido Popular como contraprestación" al trato recibido por dicho partido.

Un segundo testigo habla del control del PP

Guillermo Ortega, el exalcalde de Majadahonda investigado en el caso Gürtel madrileño, también se ha ratificado en su declaración como testigo ante el juez. Según Ortega, el extesorero Lapuerta (que sufre desde hace años demencia sobrevenida) le pidió que hiciera adjudicaciones desde su ayuntamiento a las empresas Licuas y Coarsa, de Joaquín Molpeceres .

Según el exalcalde de Mahadahonda, su negativa a esa petición trajo consigo su "desgracia en el partido". Ortega también ha afirmado que siempre entendió la llamada de Lapuerta como la petición de alguien "que estaba por encima de él jerárquicamente".