La iniciativa más destacada sobre el Poder Judicial planteada por el partido en el Gobierno en lo que llevamos de legislatura se ha materializado a través de un enorme paquete de enmiendas a una proposición de ley cuyo único y modesto objeto original era actualizar el régimen de permisos y licencias de los profesionales de la Administración de Justicia.

La proposición de ley fue presentada por el Grupo Popular en octubre de 2017 y desde entonces el plazo para enmiendas se ha ido ampliando una y otra vez a la espera de saber qué ocurría con la subcomisión constituida en febrero de ese año para pactar una estrategia nacional de Justicia. Constatado el fracaso de la subcomisión -lo que refleja cuánto les importa la Justicia a unos y a otros-, el PP ha registrado 49 enmiendas en las que plantea cuestiones tan relevantes como modificar el sistema de nombramiento de altos cargos judiciales o limitarles los mandatos.