Francisco Granados en la Audiencia Nacional.

Francisco Granados en la Audiencia Nacional. EFE

Tribunales CASO PÚNICA

Granados acreditará sus acusaciones contra Aguirre y Cifuentes ante el juez

El exsecretario general del PP de Madrid declara a petición propia en la Audiencia Nacional, donde explicará por qué pidió que se investigara a una treintena de cargos madrileños.

Francisco Granados está dispuesto a aclarar datos esenciales para la investigación del caso Púnica y de una de sus piezas más importantes: la presunta financiación irregular del Partido Popular madrileño.

A partir de las 9.30 horas de este lunes, el exsecretario general del PP de Madrid declara a petición propia ante el titular del juzgado central de instrucción número 6, Manuel García-Castellón y los representantes de la Fiscalía Anticorrupción.

A finales de octubre, el también exconsejero de Presidencia madrileño presentó un escrito a través de su defensa en el que solicitaba al juez que se investigara a los expresidentes Esperanza Aguirre e Ignacio González y a la actual presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, por la presunta financiación irregular de las campañas electorales autonómicas de 2007 y 2011, así como la de los comicios generales de 2008. 

El principal imputado en el caso Púnica hizo esta petición poco después de que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil presentara un informe en el que se apuntalaba la relación de la empresa Laboratorio de Almagro 26 SL y la supuesta 'caja B' del PP madrileño.

Granados defiende que tanto Cristina Cifuentes como Esperanza Aguirre e Ignacio González tuvieron cargos de responsabilidad en el PP madrileño en los años objeto de investigación. La primera fue responsable de dirigentes y movilización del Comité de Campaña electoral del PP de Madrid durante las elecciones autonómicas y municipales de 2007, así como secretaria de Política Territorial del partido a nivel regional desde 2004 hasta 2008.

Aguirre fue presidenta entre 2003 y 2012 y líder del PP de Madrid en el periodo comprendido entre 2004 y 2010 e Ignacio González fue presidente del comité Electoral del PP madrileño de 2004 a 2007, así como presidente de las empresas públicas Canal de Isabel II y de la Agencia Informática y Comunicaciones de la Comunidad de Madrid (ICM) los años investigados.

Precisamente la estrategia de defensa de Francisco Granados se basa en afirmar que las decisiones de la trama Púnica en las que los investigadores buscan desvíos de dinero público o el presunto pago de comisiones para financiar ilegalmente al PP no pasan por su responsabilidad, sino por las empresas públicas ICM, Arpegio y el Canal de Isabel II.

La Fiscalía pide que de más información

En los últimos escritos presentados, Granados ha solicitado primero que hasta 30 cargos del PP madrileño y el exlíder del PSOE, Tomás Gómez, comparezcan como testigos y después que lo hicieran como investigados los tres últimos presidentes madrileños. 

La Fiscalía Anticorrupción contestó en un escrito presentado al juez que, antes de aceptar dichas diligencias, el exsecretario general del PP tendría que aportar pruebas que acreditaran su acusación.

De ahí que, este lunes, todas las miradas estén puestas en su declaración, pues está dispuesto a aportar datos que ayudarán a avanzar en la investigación sobre qué responsabilidades tuvieron los líderes del partido en la trama investigada.

Entre otras personas que Granados también solicitó que prestaran declaración, se encuentra el exnúmero tres del PP madrileño, Jaime González Taboada, los exconsejeros Lucía Figar y Borja Sarasola o los extesoreros Beltrán Gutiérrez, José Ignacio Echevarría y Carlos Izquierdo.