Oriol Soler

Oriol Soler C.G.

Tribunales

El editor que visitó a Assange, clave en la trama del 1-O según la Guardia Civil

El último informe de los investigadores afirma que hay "indicios" delictivos contra Oriol Soler por su "participación destacada" en los preparativos del referéndum ilegal.

Noticias relacionadas

Un informe de la Guardia Civil fechado el pasado día 8 y dirigido al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que investiga desde febrero los preparativos del referéndum ilegal para la independencia de Cataluña, afirma la "aparición de indicios" contra el empresario Oriol Soler, cuya intervención en el entramado delictivo se califica de "destacada".

Oriol Soler, hasta ahora en las cocinas del movimiento independentista catalán desde la sombra, ha salido a la luz en las últimas semanas en informaciones periodísticas que le vinculan al núcleo duro de la preparación del referéndum del 1-O. Responsable de empresas de comunicación generosamente subvencionadas por la Generalitat, ya tuvo protagonismo en la activación de la consulta del 9-N. Según desveló El País, el pasado 9 de noviembre se reunió durante cuatro horas con Julian Assange en la Embajada de Ecuador en Londres, donde el jefe de Wikileaks se encuentra asilado.

El informe de la Guardia Civil, anterior al encuentro con Assange, pone de manifiesto la implicación del empresario en la organización del 1-O desde mucho tiempo antes de su celebración.

El 7 de agosto, un mes antes de que el Parlament aprobara las inconstitucionales leyes de referéndum y de transitoriedad jurídica, los investigadores intervinieron una conversación telefónica entre Soler y Josep María Jové. Este último, número dos del exvicepresidente y exconsejero de Economía Oriol Junqueras, sería detenido después, el 20 de septiembre, por ser presuntamente uno de los principales coordinadores de la organización del 1-O.

Soler "contactó con Josep María Jové y le pidió una cita para verse muy rápidamente ya que esa mañana, a las 11:30 h., tenía una reunión con Cuixart y Sánchez", presidentes de Òmnium Cultural y Asamblea Nacional Catalana, actualmente en prisión.

Roures en escena

Soler "necesitaba concretar algo con Jové para ir a la cita con los responsables de ANC y Omnium y saber qué es lo que les tenía que contar", describe la Guardia Civil. El empresario también mencionó que después tenía una reunión con Roures, a quien los investigadores identifican como el fundador de Mediapro, Jaume Roures, que fue quien habilitó un centro internacional de prensa para la jornada del 1-O.

Media hora después, en efecto, Soler y Jové se vieron. El motivo era que el empresario quería "saber de qué va lo tuyo [lo de Jové], porque no quiero que andemos vendidos, no quiero que vayamos poniendo cosas sobre la mesa sin tenerlo un poco controlado".

El 13 de septiembre, "ya en plena recta final de los preparativos del referéndum", señala la Guardia Civil, se intercepta una conversación entre Jové y el todavía consejero Antoni Comín. El diálogo no es agradable porque no se ponen de acuerdo respecto a la terminación de algo a lo que se refieren como "el objeto físico", relacionado con "plazos de impresión", un asunto del que Jové no quiere hablar por teléfono.

En un momento de la conversación Comín le pregunta a Jové "si lo ha hablado con Oriol Soler" y el número dos de Junqueras, molesto, le dice, "venga, di más nombres" y añade "el Oriol no es la persona que debe decir el deadline (momento límite de entrega)".

Xavier Vendrell

El mismo infome refleja igualmente los indicios aparecidos contra Xavier Vendrell, empresario, militante de ERC y exconsejero de Gobernación entre 2006 y 2013. La Guardia Civil refleja también que tiene "antecedentes por terrorismo por pertenencia a la banda armada Terra Lliure".

Pese a no ostentar ya ningún cargo en el Gobierno catalán, Vendrell se presentó el 6 de septiembre en la Consejería de Economía para recoger determinado material informático. Jové, ausente en ese momento, le dice "los técnicos ya te conocen, te lo darán".

Xavier Vendrell fue, asimismo, uno de los participantes en una reunión celebrada el 15 de septiembre en un hotel de Barcelona con Francesc Sutrias, director general de Patrimonio de la Generalitat, y el empresario Anton Raventós, propietario de Unipost, en la que la Guardia Civil intervino miles de sobres con las notificaciones que se iban a enviar a los presidentes, vocales y suplentes de las mesas electorales del referéndum.

Felicitación a los detenidos

Sutrias fue uno de los cargos de la Administración catalana detenidos el 20 de septiembre. La Guardia Civil desvela en su informe que seis días después, en el Palau de la Generalitat, Carles Puigdemont, Junqueras y los consejeros celebraron una reunión con los detenidos durante el operativo del 20-S "para felicitarles por su actuación y por su implicación en el pròces".

Uno de los participantes, Jospe Masoliver, comentó la recepción en una conversación con un amigo intervenida el 26 de septiembre. "Tanto Oriol como Puigdemont están planchados, están trinchados", dice. "Han dado un minidiscurso muy austero, que estemos tranquilos y que nos dan su apoyo", añade.