Oriol Pujol durante una comisión de investigación en el Parlament

Oriol Pujol durante una comisión de investigación en el Parlament

Tribunales

Oriol Pujol acepta dos años y medio de cárcel por las comisiones del caso ITV

El hijo de Jordi Pujol reconoce así que cobró comisiones de empresarios afines a cambio de su influencia política para favorecer sus negocios.

Noticias relacionadas

El exdiputado de CiU Oriol Pujol ha aceptado una pena de dos años y medio de cárcel, que podría suponer su ingreso en prisión, al reconocer que cobró comisiones de empresarios afines a cambio de utilizar su influencia política para favorecer sus negocios en el caso de las ITV.



Ante el titular del juzgado de instrucción número 9 de Barcelona se ha celebrado hoy una vista preliminar, trámite previo a que el caso vaya a juicio con un jurado popular, en la que Oriol Pujol ha aceptado un acuerdo parcial con la Fiscalía por el que ha aceptado tres condenas que suman estos 30 meses por los delitos de tráfico de influencias, soborno y falsedad documental.

Mientras su mujer, Anna Vidal, ha aceptado pagar una multa de 47.250 euros como condena, y evitaría la prisión. También han aceptado penas de multa otros dos acusados: los empresarios Sergi Pastor y Ricard Puignou

Sin embargo, el hecho de que ni el exnúmero dos de la Diputación de Barcelona Josep Tous y el empresario Sergi Alsina hayan querido pactar hace que este acuerdo de conformidad solo sea parcial. Por ello, ahora será el magistrado presidente que nombre la oficina del jurado para este proceso -tras el trámite de este viernes tienen 15 días hábiles para hacerlo- que decida si dicta una sentencia para los acusados que se han conformado y juzga a los otros, o si se celebra juicio para todos y el acuerdo queda en nada.

Solicitará no entrar en prisión

Según este pacto, Pujol acepta una pena de cárcel superior a los dos años y la Fiscalía tiene previsto pedir su ingreso en prisión, si bien la defensa del expolítico, Xavier Melero, ha indicado que ellos solicitarán que no entre en prisión teniendo en cuenta que son tres penas diferentes inferiores a dos años.

Esta decisión, en cualquier caso, dependerá del magistrado presidente del jurado, que deberá decidir si hace caso a la petición de la Fiscalía o a la defensa ante esta petición.

En un principio, la Fiscalía Anticorrupción pedía cinco años y dos meses de cárcel para el exdiputado, más 310.000 euros de multa por su presunta implicación en el caso ITV, y tres años y cuatro meses para su mujer.

En su calificación previa al juicio, los fiscales Fernando Maldonado y Teresa Duerto acusaban al hijo del expresidente de la Generalitat de los delitos de tráfico de influencias, por el que pedían dos años; cohecho, por el que solicitaban un año y dos meses, y falsedad continuada en documento mercantil, por lo que demandaban dos años más.

Está acusado de usar su influencia política para beneficiar a determinados empresarios del sector de las ITV y, además, de cobrar de un empresario amigo por su intermediación con pagos camuflados como trabajos de asesoría a su mujer, que presuntamente ella nunca hizo.

Anna Vidal cobró, de 2010 a 2012, 443.660 euros por servicios contratados y no prestados al empresario amigo íntimo del político y también acusado Sergi Alsina, porque en realidad, según Fiscalía, la intención era camuflar "la inestimable colaboración" de Oriol Pujol por su influencia política, según la Fiscalía.