El tesorero de CDC, Andreu Viloca, saliendo de su domicilio tras su detención.

El tesorero de CDC, Andreu Viloca, saliendo de su domicilio tras su detención. EFE

Tribunales CASO 3%

Viloca se llevó a casa contactos de empresarios para pedirles que destruyeran las pruebas

El tesorero de Convergéncia sacó los datos de los servidores de los ordenadores de CDC después de que la Guardia Civilo entrara en las oficinas del partido de Artur Mas.

Carlota Guindal

El tesorero de Convergencia, Andreu Viloca, tenía escondido en el armario de su domicilio, dentro de una bolsa y entre la ropa para evitar ser encontrado, una serie de notas manuscritas con datos de los empresarios pagadores del 3% a cambio de adjudicaciones de obra pública. Además, en el momento de su detención, el 21 de octubre de 2015, portaba en su bolso de mano un documento de 13 folios con una relación de empresas, personas de contacto y teléfono.

La Guardia Civil sospecha que el objetivo de tener esos datos era “contactar con las empresas con las que pudiera haber desarrollado su actividad delictiva al objeto de destruir pruebas, o avisar a aquellos otros partícipes en la dinámica delictiva que, no habiendo sido hasta el momento abordados por la investigación, pudiendo ponerse en peligro la conservación de nuevas pruebas (tanto físicas, como alteración de testificales)”, recoge un informe de la Guardia Civil, a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

Entre las empresas apuntadas en ese documento, estaban subrayadas con fluorescente amarillo una serie de empresas con sus personas de contacto: “Josep Manuel Basols y Sergio Lerma, de Oproler; Jordi Duran, de Urbaser; Antonio García Bragado, de Tec 4; Joaquim Osorio y Joan Romero, de Rogasa; Jordi Soler, del Grupo Soler; Jordi Sumarroca, de Teyco; y Xavier Tauler, de Copisa”.

Viloca sacó todos esos datos de los servidores de los ordenadores de CDC después de que el Instituto Armado entrara en las oficinas del partido de Artur Mas y se llevara toda la documentación del ordenador del tesorero.

16 documentos de “especial relevancia”

Según se desprende de los hechos, el tesorero pensó que con el registro de su despacho la intervención de la Guardia Civil, Fiscalía Anticorrupción e instructor sobre su persona acababa ahí, por lo menos por el momento. No se debió imaginar que menos de dos meses después, el 21 de octubre de 2015, irrumpieran en su domicilio para llevárselo esposado. Fue justo el día antes de su detención cuando Viloca imprimió todos los datos de los empresarios que portaba encima cuando fue arrestado.

Cuando los agentes de la Brigada de Información entraron en su casa para arrestarle y practicar un registro, encontraron 16 documentos de relevancia para la investigación. Uno de los documentos escondidos “en el interior de un bolso tipo bandolera, dentro del armario del dormitorio” era una especie de cuadro en el que se relacionan empresas con obra pública. Ese mismo documento ya fue hallado en el ordenador de su despacho, durante el registro del 28 de agosto de 2015, y considerado por los investigadores como “de especial relevancia”.

Cuadro encontrado en los archivos de Andreu Viloca.

Cuadro encontrado en los archivos de Andreu Viloca. E.E.

Viloca descarga en su secretaria

Unido a ese documento, había una serie de anotaciones manuscritas de empresas aparentemente adjudicatarias. Cuando los agentes encontraron aquellos papeles en el armario, inicialmente Viloca -que estaba presente- sostuvo ante el secretario judicial que no recordaba quién había podido realizar las inscripciones. Sin embargo, después se acordó y dijo que había sido su secretaria personal, Neus, y que lo había hecho al ver relacionado en los medios de comunicación, la vinculación entre las donaciones de Teyco y la adjudicación de obra pública.

La empresa Teyco, de la familia Sumarroca, es la que originó toda esta investigación. Durante una pequeña causa por el pago de esta empresa de una 'mordida' al alcalde de Torredembarra (Tarragona) para la adjudicación de un aparcamiento, se encontró en la caja fuerte del dormitorio de Jordi Sumarroca unas anotaciones con el pago del 3% a la fundación CatDem. A partir de ahí, se destapó que se estaría utilizando las fundaciones del partido para recibir donaciones de empresarios a cambio de adjudicación en obra pública.

Además, durante el registro en el despacho de Viloca, en agosto de 2015, la Guardia Civil detectó que éste había estado triturando papeles poco antes de llegar a la sede de CDC. Entre los documentos triturados, se halló una tarjeta de visita de Teyco, empresa que además aparece en un documento elaborado por Viloca con un listado de 31 empresas, todas ellas pagadoras de “donaciones sistemáticas” a las fundaciones del partido, según sostiene tanto la Guardia Civil como la Fiscalía Anticorrupción en varios de sus informes. Viloca también guardaba en su casa una copia de ese listado.

Viloca intentó salvarse

Después de que la Guardia Civil entrara la primera ocasión en su despacho en CDC, en la calle Córcega, intentó salvarse de que la investigación recayera en él. Por eso se llevó a su domicilio una serie de documentos para poner en sobreaviso a los empresarios y evitaran que les encontraran con documentación que no debieran, siempre según las sospechas de los investigadores.

Otro de los documentos que guardaba en su casa era una inscripción manuscrita que decía “Oproler 5/2/2013”, además de datos de contacto de personas vinculadas a Oproler (Sergio Lerma) y a Isolux Corvian Corsan (Paco García). Lerma fue detenido el 21 de octubre, el mismo día que Viloca. Ambos volvieron a ser detenidos hace unas semanas, en la denominada 'Operaciòn Pika', en un nuevo avance de esta misma investigación.

El hecho de que Viloca guardara esa documentación en su casa “evidencia”, según la Guardia Civil, que después del registro de su despacho “llevó a cabo un especial seguimiento respecto a determinada documentación de la existente en su ordenador”. El mismo reconoció que recuperó toda esa documentación del servidor informático de CDC para aportarla a su abogado.

Sin embargo, para los investigadores es llamativo que precisamente se hiciese copia de todos aquellos documentos que han sido calificados como “relevantes por incriminatorios” por la instrucción, una vez analizados tras su obtención en el registro del despacho.

“Se aprecia de manera objetiva indicios que evidencian la existencia de una reiteración en el tiempo de la actividad investigada respecto a Viloca, tal y como queda acreditado del hecho de que, por parte del mismo, en el momento de su detención, portara consigo un documento en el que se contenía información directamente relacionada con la dinámica delictiva investigada y que este hubiera sido impreso justo el día antes de llevarse a cabo la detención, hecho que evidencia una reiteración en relación a la actividad investigada respecto a Viloca”, concluye la Guardia Civil en su informe.