El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, a la salida de la Comisión Constitucional en el Congreso.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, a la salida de la Comisión Constitucional en el Congreso. EP

Política PODER JUDICIAL

Día clave para el CGPJ: Gamarra pedirá a Bolaños que el PSOE permita tramitar la reforma del PP

La portavoz popular acude "escéptica" a la cita con el ministro: "La voluntad política se demuestra votando", advierte en declaraciones a EL ESPAÑOL.

21 septiembre, 2021 02:57

Noticias relacionadas

A las 13.15 horas de este martes, después del Consejo de Ministros, Félix Bolaños y Cuca Gamarra se verán en el edificio nuevo del Congreso. La cita es la primera de la ronda de contactos con los grupos parlamentarios que anunció el ministro de la Presidencia durante su comparecencia del pasado 9 de septiembre ante sus señorías. Pero, en realidad, no es una más, ni siquiera la primera: es la reunión clave para desentrañar si hay alguna posibilidad real de desbloqueo para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

En ese encuentro, Gamarra tiene previsto reclamarle al ministro que el PSOE tenga un gesto unas horas después. A las 15.00 horas da comienzo el pleno del Congreso que debe debatir y votar la toma en consideración de la Proposición de Ley de reforma de la LOPJ y Ministerio Fiscal que registró el Grupo Parlamentario Popular el pasado 19 de octubre de 2020 [consúltelo aquí en PDF]. Es decir, el texto legislativo en el que los de Pablo Casado proponen cambiar el sistema de elección de los 12 vocales jueces del CGPJ. 

Y si hay alguna posibilidad de que se abra una nueva ronda negociadora entre populares y socialistas para la renovación de los órganos constitucionales, el PP quiere que el PSOE demuestre su apertura al desbloqueo. Si el Grupo parlamentario Socialista no bloquea la tramitación de la norma, ésta entrará en el circuito parlamentario y Casado podrá dar órdenes para que se retomen las reuniones con el propio Bolaños. Héctor Gómez, nuevo portavoz socialista -y hombre cercano a Bolaños-, es quien tiene la llave. Su rueda de prensa, en la que anunciará la posición de voto, se prevé a las 12.30... antes de la cumbre Bolaños-Gamarra.

Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, comparece en la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados.

Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, comparece en la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados. EP

"La voluntad política se demuestra votando", advierte Gamarra en declaraciones a este periódico. Es decir, el PP quiere que el PSOE, como mínimo, se abstenga en la votación y la ley sea discutida en sede parlamentaria.

Y así, tal como expresó el propio Casado también en conversación con EL ESPAÑOL, "negociemos con ellos cualquier mejora a un cambio legal que no es sólo lo que nosotros reclamamos desde el principio, sino que ya lo exigen todas las asociaciones judiciales, la Comisión de Venecia, el Consejo de Europa y hasta la Comisión Europea, que reclama que los jueces elijan a los jueces".

Efectivamente, este mismo lunes, las cuatro asociaciones mayoritarias de jueces españoles se reunían con el liberal belga Didier Reynders, comisario europeo de Justicia. Al acabar sus encuentros, Reynders, pidió públicamente a los grandes partidos (PSOE y PP) que alcancen cuanto antes un acuerdo para renovar a los miembros del CGPJ, cuya situación de interinidad y limitación de poderes constituye una "anormalidad".

Pero sobre todo, el comisario dejó dicho que este acuerdo deberá un "compromiso claro" sobre la reforma futura del CGPJ con el objetivo de que los jueces elijan directamente al menos a la mitad de los vocales. Una reforma que, en todo caso, "costará tiempo" puesto que es necesario consultar ampliamente a todos los afectados.

El comisario Didier Reynders, durante su reunión este lunes con los representantes de las asociaciones judiciales españolas.

El comisario Didier Reynders, durante su reunión este lunes con los representantes de las asociaciones judiciales españolas. CE

Ante esta envolvente -quizá casual, quizá diseñada-, el PSOE ha sabido reaccionar. Por eso, la cita entre Bolaños y Gamarra no tiene este único punto en el orden del día, sino que el Gobierno ha incluido entre los temas de esta ronda de contactos, también, la primera toma de temperatura a los grupos para los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022.

Así, los socialistas están repitiendo la jugada del año pasado pero con artes nuevas. El ministro de la Presidencia ejerce ahora el papel que el año pasado protagonizaba Carmen Calvo. Entonces, la vicepresidenta primera quería rebajar el 'precio' de sus socios de Unidas Podemos y de los aliados parlamentarios en la negociación de las cuentas públicas de este año. Y por eso jugó a llamar, en primer lugar -entonces-, a los representantes de Ciudadanos.

Respuesta táctica

Los 10 votos de los liberales de Inés Arrimadas constituían una posible mayoría alternativa a los 13 votos de Esquerra Republicana. Esa suma hoy es imposible. Pero entonces, la aritmética parlamentaria ya se había ensayado durante las votaciones de las conclusiones de la Comisión para la reconstrucción que el Congreso acogió a mediados de 2020, tras la primera oleada de la pandemia.  

En esta ocasión, la ronda de reuniones se ha retrasado alrededor de mes y medio (entonces se comenzó en agosto). Y además, en esta ocasión los PGE se unen al desbloqueo del CGPJ. Como ha anunciado el propio Ministerio de Bolaños, las reuniones se producirán "en orden de mayor a menor representatividad en

la Cámara Baja".

Y como el ministro ya ha anunciado que "la posición del Gobierno es la de mantener la ley actual", confirmando la exclusiva de este periódico, que informó el pasado 1 de septiembre que Moncloa jamás aceptaría la proposición de reforma de ley del PP -"rotundamente no"-, ha diseñado un plan de encuentros que le vaya dando la razón, según pasen las semanas.

La cascada de reuniones de mayor a menor, unida a la suma de temas para los que reclama Bolaños "responsabilidad y sentido de Estado", hará que haya cada vez más encuentros positivos para el Ejecutivo. No en vano sus socios más fieles son los independentistas, minoritarios en el Congreso. De hecho, en la noche de este lunes, Moncloa confirmó que Bolaños se reunirá con Gabriel Rufián inmediatamente después de verse con Gamarra.

Así, Moncloa pretende devolverle al PP la trampa de tener que posicionarse ante su ley sólo unas horas después de que Gamarra pida un gesto a Bolaños... y 24 horas después de las reuniones de las asociaciones judiciales con Reynders.

En todo caso, Moncloa también prepara una contraoferta para la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra. Según anunció Héctor Gómez en su entrevista del pasado domingo con este diario, los socialistas están dispuestos a "dejar de lado los temas relacionados con el Poder Judicial" y empezar a "hablar del Tribunal Constitucional, o el Defensor del Pueblo", otros órganos constitucionales que permanecen bloqueados -por falta de acuerdo entre PSOE y PP- desde hace años.

Pero fuentes del PP advierten de que Gamarra acude al encuentro con "escepticismo". Para empezar, el ministro no le ha hecho llegar ningún documento preparatorio, así que la portavoz popular llega de vacío a la cita. "Y con el histórico de tres años planteando acuerdos y pactos de Estado que ellos han rechazado".