Miguel Ángel Revilla

Miguel Ángel Revilla

Política

El villancico de Revilla por Navidad: con orquesta y coro, en una cueva y por la "Cantabria vaciada"

Tras dos años sin villancico por Navidad, el presidente de Cantabria recupera esta tradición y felicita las fiestas desde la cueva de El Soplao.

Miguel Ángel Revilla lo ha vuelto a hacer. Tras dos años sin villancico por Navidad, el presidente de Cantabria felicita las fiestas desde la cueva de El Soplao, desde donde ha ha realizado su tradicional mensaje de Navidad. Una vez ha terminado, Revilla ha interpretado un villancico de Nobel Sámano con orquesta y coro del Conservatorio de Torrelavega. 

En el vídeo, Revilla se sitúa sobre una plataforma desde la que primero da el discurso y después canta, una tradición que ha recuperado, ya que ni en 2017 ni en 2018 lo hizo alegando falta de tiempo.

Cantar un villancico es una costumbre ya para Revilla, que puso en marcha esta tradición en 2010 para continuar en 2012, 2013, 2015 y 2016. Los tres primeros años eligió el pueblo de Carmona, en la zona de Cabuérniga, y el villancico montañés Belén en la Collada. 

Revilla felicita la Navidad cantando un villancico

Pide un Gobierno cuanto antes

En su discurso navideño, Revilla invita a los cántabros a mirar al futuro "con esperanza" porque aunque existen "problemas" la región tiene "grandes oportunidades para salir adelante". Además, hace un llamamiento a la "responsabilidad" de la clase política para recuperar "cuanto antes" la estabilidad en España y que haya un Gobierno que actúe frente a la coyuntura económica.

"Nos jugamos mucho, en un momento en el que, además, se vislumbran dificultades en un sector tan importante para la economía como la industria", avisa en su discurso, en el que considera que "llevamos demasiado tiempo en una incertidumbre indeseable".

El mensaje navideño del presidente cántabro ha sido grabado por primera vez fuera de la sede oficial del Gobierno para visualizar una de las grandes joyas del patrimonio regional, "la Capilla Sixtina de la geología mundial", tras su reconocimiento internacional entre las cavidades más bellas del mundo, y reivindicar la "Cantabria vaciada", desde la cavidad ubicada en plena comarca del Nansa, entre Herrerías, Puentenansa y Valdáliga.