Fernando Sánchez Costa, presidente de Societat Civil Catalana

Fernando Sánchez Costa, presidente de Societat Civil Catalana

Política

Las diez condiciones de SCC para "recuperar la normalidad democrática" en Cataluña

Sociedad Civil Catalana asegura que "nadie tiene ningún privilegio ni debe tener un derecho preferencial por el hecho de haberse saltado las leyes y el orden constitucional".

Noticias relacionadas

Reformar el sistema electoral catalán, despolitizar los Mossos d'Esquadra, auditar el 'procés'... A través de un documento llamado 'Decálogo de condiciones', Sociedad Civil Catalana ha expuesto una decena de medidas necesarias para recuperar la estabilidad en Cataluña.

La asociación ha compartido este documento junto a otro, Premisas para el diálogo institucional, en el que establece como necesidades del diálogo que este se produzca "siempre en el marco de la Constitución y en el ámbito de las instituciones democráticas.

Añade que "nadie tiene ningún privilegio ni debe tener un derecho preferencial por el hecho de haberse saltado las leyes y el orden constitucional" y que "cualquier debate político sobre Cataluña debe atender y asumir las reivindicaciones de los constitucionalistas, desoídos durante más de 40 años".

Estas son las reivindicaciones de SCC:

1. Hacer normal en las instituciones lo que es normal en la calle.

Alega que "es imprescindible reconocer la riqueza interna de la cultura catalana, que se expresa en catalán y en español" y que hay que emular esa realidad plural en los organismos y departamentos de la Generalitat


2. Neutralidad de la administración y de las instituciones.

SCC afirma que las "administraciones públicas, los medios de comunicación, la escuela, los espacios institucionales…" deben dejar de estar comprometidas por el proceso ideológico que lleva produciéndose desde antes del 'procés'.


3. Descolonización ideológica de los espacios públicos.

En la línea del punto 2, aboga por la neutralidad de los espacios públicos, liberándolo de los símbolos "separatistas" colocados por los independentistas. 

4. Reforma del sistema electoral catalán.

SCC defiende una ley electoral "propia, justa y equilibrada".  Cree que hay una "injusta y discriminaría limitación de escaños sobre la provincia de Barcelona que impera en el Estatut" y que hay zonas excesivamente representadas.


5. Fin del Sistema de Inmersión Lingüística y del adoctrinamiento escolar.

En el documento SCC expone que "el sistema de monolingüismo escolar es discriminatorio". Por eso ve necesario "que el sesgo nacionalista que domina los libros de texto en Cataluña sea revisado y superado".


6. Despolitización de los Mossos.

Uno de los puntos resaltados es la importancia de una policía "alejada de cuestiones ideológicas". El objetivo es garantizar "unos claros mecanismos de colaboración y lealtad que impidan los choques competenciales entre diversos cuerpos policiales".


7. Medios públicos pluralistas.

En el mismo sentido, reclama unos medios públicos más independientes, y que no actúen como altavoces propagandísticos" porque han sido los "principales motores y agitadores del debate y de la movilización secesionista".

8. Cese de la política clientelar y auditoría del Procés.

SCC considera que décadas con los nacionalistas a los mandos han resultado en que se repartan "recursos públicos y estatus social entre un bien nutrido grupo de afines a cambio de que reproduzcan la ideología dominante desde sus respectivas áreas profesionales".


9. Rechazo a la unilateralidad y a la violencia.

Ve imprescindible recuperar la "legalidad democrática", marcando la violencia como una línea roja y explicando que todos los debates han de producirse dentro del "ordenamiento jurídico-democrático".


10. Auditoría del Procés.

"Exigimos que se lleve a cabo una auditoría para esclarecer cuánto dinero público se ha destinado estos últimos años a romper el marco constitucional", dice el último requerimiento de SCC que rechaza el dinero invertido para "impulsar un proyecto de segregación política".