El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, atiende a los medios desde el Palacio de Fuensalida.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, atiende a los medios desde el Palacio de Fuensalida. E.P.

Política ELECCIONES GENERALES 10-N

Page avisa a Sánchez: "El Gobierno no debe depender de los independentistas"

El presidente de Castilla-La Mancha, sin embargo, defiende que la abstención de los separatistas "no supone necesariamente depender de ellos".

Noticias relacionadas

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha insistido en mostrar su rechazo a que partidos independentistas puedan tener la posibilidad de condicionar toda la legislatura a cambio de su apoyo a una investidura de Pedro Sánchez, al tiempo que ha considerado que hay que reclamar "responsabilidad" tanto a PP como a Ciudadanos para evitar ese extremo.

"El Gobierno de Sánchez no debe en ningún momento depender de los independentistas", ha afirmado, aunque puntualizando que eso no significa "exactamente que no se puede hablar". "Defiendo que se puedan resolver los problemas políticos hablando políticamente. No es lo mismo hablar porque no te queda más remedio, porque en realidad te lo exige la otra parte, que hablar con el ánimo interesado y desinteresado al mismo tiempo, sin depender de nadie, hablar para arreglar. Eso es lo que reclamo", ha explicado, defendiendo que la abstención de los separatistas en la investidura no supone "necesariamente depender de ellos"

En declaraciones a los medios de comunicación en el Palacio de Fuensalida, sede del Ejecutivo autonómico, tras reunirse con el presidente de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé, García-Page ha señalado que tiene "más interés del que mucha gente puede suponer" en que Sánchez revalide la Presidencia del Gobierno de España y que se consolide la opción del PSOE porque es "la que ha salido refrendada" y "no hay una alternativa".

A preguntas de los medios tras una rueda de prensa, ha aseverado que "posiblemente hay que reclamar esta responsabilidad" a PP y Cs, defendiendo que, del mismo modo que "toda España entiende un acuerdo en términos sociales con Podemos", todo el mundo entendería que se abriera el abanico a PP y Cs para "abordar los problemas territoriales, que son de todos" y que requieren "entenderse con mucha más gente".

En este punto, ha señalado que los "grandes asuntos de Estado" se pueden hablar "independientemente de los sillones del Consejo de Ministros", toda vez que un Gobierno "defiende cuestiones del día a día", pero también "cuestiones estructurales".

Con todo, considera el líder autonómico que "no es lo mismo gobernar de pie que gobernar de rodillas", y frente al "sudoku" del Parlamento, cabría un entendimiento "en distintas bandas". "En una dirección con unos partidos y en otra con otros partidos. Hay temas que no necesariamente se tienen que mezclar".