Borja Sémper y Cayetana Álvarez de Toledo, portavoces del PP en el Parlamento Vasco y el Congreso.

Borja Sémper y Cayetana Álvarez de Toledo, portavoces del PP en el Parlamento Vasco y el Congreso.

Política PP vasco

Sémper a Cayetana: "Algunas caminaban sobre moquetas y otros nos jugábamos la vida"

La portavoz parlamentaria cuestionó la foralidad y criticó la "tibieza" de los populares vascos con el nacionalismo.

Noticias relacionadas

Choque entre populares. Borja Sémper, portavoz del partido en el Parlamento Vasco, ha cargado contra su homóloga en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo, quien afirmó hace unas horas que si el "perfil propio" al que aspira el PP en el País Vasco consiste en "decir que la legitimidad de nuestro ordenamiento constitucional tiene zonas reservadas que se remiten a derechos históricos previos y no a la Constitución y a la soberanía común", sería "un grave error". Dijo también que sus compañeros vascos mantienen una posición "tibia" en relación con el nacionalismo.

Sémper le ha pedido que "rectifique". A su llegada a la convención que el PP vasco celebra este viernes y sábado en Vitoria, el dirigente ha denunciado que las afirmaciones sobre la foralidad de Álvarez de Toledo constituyen un "grave error" porque "van contra la Constitución". Respecto a la "tibieza" a la que se refirió la portavoz parlamentaria, ha respondido: "Mientras algunas caminaban sobre mullidas moquetas, otros nos jugábamos la vida defendiendo la Constitución".

"Cuestionar el compromiso del PP con la foralidad, con la España descentralizada y la España de las autonomías es desconocer la trayectoria del PP -ha continuado Sémper-. (...) A nosotros nos ha costado carne, sudor y lágrimas defender la Constitución y una idea de la España plural en el País Vasco". Asimismo, se ha reafirmado en el compromiso "inquebrantable" de su partido con el hecho foral "como una herramienta de autogobierno" que es "el nexo de unión más fuerte que tiene Euskadi con el conjunto de España".

Por último, ha dicho estar "harto" de la división permanente entre nacionalistas y no nacionalistas".