Vecinos de Alsasua queman una representación de un cuartel de la Guardia Civil, en una imagen de archivo.

Vecinos de Alsasua queman una representación de un cuartel de la Guardia Civil, en una imagen de archivo.

España

El PP vasco pide en su convención que no se legitime a Bildu mientras no condene a ETA

El partido considera que queda mucho por hacer empezando por “desactivar el ideario radical y no democrático por el riesgo que puede entrañar”.

Este viernes arranca la convención del PP en el País Vasco que buscará la fórmula para que los populares recuperen el espacio perdido en el espectro político. Los militantes defenderán una formación con “acento propio” dentro de la organización nacional.

El PP también piensa dejar claro durante esta cita que hay que ganar la batalla de la memoria porque ETA sigue estando presente en el País Vasco. Por eso, en el documento político sobre el que se sustentarán los debates durante la convención, el partido aboga por “desactivar el ideario radical y no democrático por el riesgo que puede entrañar”.

Haciendo uso de las palabras pronunciadas por el delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, en relación con el riesgo de que la violencia de ETA pueda volver  a ser protagonista en nuestras calles -“vistos los últimos ‘ongi etorris’ hay opción de que a medio plazo rebrote el terrorismo”- los populares consideran que esta afirmación “da la razón a la posición expresada con reiteración del Partido Popular del País Vasco”. 

“Manifiesta la incoherencia en que se mueven los socialistas vascos al eludir en su actuación gubernamental, socios del PNV, en el ejecutivo vasco, una exigencia firme y definitiva hacia el mundo radical de la izquierda abertzale”, indican.

Los populares defienden que, excepto ellos, ninguno de los partidos políticos presentes en la autonomía exige de forma real a Bildu “la condena del terrorismo como condición imprescindible para que sea tratada como un agente público legítimo”.

Así, esto se traduce “a diario” en la legitimación de “planteamientos totalitarios que ponen en jaque las políticas públicas de memoria, contribuyen a la radicalización de las nuevas generaciones y fomentan el empobrecimiento moral del País Vasco”.

Los procesos educativos deben de ser factores preventivos de radicalización, lo que constituye una gran asignatura pendiente en el País Vasco. Hay que profesionalizar el relato aplicado a los protocolos educativos”, reza el documento sobre el que pivotará la convención, que arranca este viernes y finalizará con la intervención del presidente del PP, Pablo Casado.