El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, interviene en un desayuno informativo este lunes, junto con el líder del PP, Pablo Casado .

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, interviene en un desayuno informativo este lunes, junto con el líder del PP, Pablo Casado . Chema Moya EFE

Política SOBRE 'ESPAÑA SUMA'

El PP se revuelve contra Albert Rivera y su “basura”: “¿Quiere echar a Pedro Sánchez o no?”

La dirección nacional mostraba su enfado por las palabras del líder de Ciudadanos. Pero no van a atacarle, a pesar de que él sí les falte el "respeto".

Noticias relacionadas

El runrún y los corrillos de conocidos saludándose de cara a la rentrée hacían que el desayuno informativo con el que el PP ha vuelto al ruedo del curso político tras el parón estival se pareciera, más que nunca, a la vuelta al colegio. El acto tenía un claro protagonista: el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, pero rápidamente el foco cambió. La nueva estrella fue ‘España Suma’.

En la memoria de todos pervivían las palabras del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en una entrevista con El Mundo. Azuzaba contra “la basura” del PP, además de dar portazo, una y otra vez, a la confluencia entre los partidos de centroderecha para el 10-N, en caso de que finalmente se celebre. El enfado era mayúsculo entre la cúpula de los populares, que lo han considerado una falta de “respeto”.

Así, y ya en rueda de prensa posterior al comité de dirección de los populares, el vicesecretario de Comunicación del partido, Pablo Montesinos, fue taxativo: “La pregunta para nuestros interlocutores es clara. ¿Queremos que gobierne el señor Pedro Sánchez sí o no?”.

"No son nuestros adversarios"

El equipo de Casado admitía en privado su desconcierto ante la estrategia electoral que parece perseguir Albert Rivera. “No tiene recorrido electoral, la gente quiere que nos unamos”, comentaban fuentes de la dirección nacional. Sobre todo, consideran que sacar de nuevo el tema de la corrupción ya no es efectivo, como ataque hacia ellos. “Somos un equipo nuevo, nadie relaciona a Pablo con la corrupción”, explicaban.

El propio presidente popular hacía referencia al tema durante su intervención: en el PP “no cabe ninguna conducta que no sea ejemplar”. “No vamos a admitir recetas ni carnets de honestidad por parte de otros partidos”, incidió. “La honestidad es nuestra principal exigencia”.

Si algo tiene claro Pablo Casado es que su partido no va a entrar en un juego de tomas y dacas. No van a desprestigiar a Rivera, máxime cuando es su socio de gobierno a lo largo y ancho del país. “No son nuestros adversarios. Se equivocan”, comentaban desde su entorno.

"Interlocución fluida" con Cs

Así, los populares seguirán ahondando en ‘España Suma’. Para empezar, con unas jornadas abiertas a la “sociedad civil” este jueves en el Congreso, en el que contarán con iconos de todo el espectro de centroderecha como Rosa Díez, el escritor Álvaro Pombo o la presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe, Ana Losada.

Por lo demás, indefinición de qué es lo que desean hacer con la confluencia. Nada sobre si hay oferta en abierto a Vox a que se sume, o si ha habido una llamada formal entre Casado y Rivera. La “interlocución” con Ciudadanos, eso sí, es “fluida”, según detalló Pablo Montesinos.

“Podemos entablar un diálogo, una negociación. El PP ha demostrado que negocia, negocia en serio y negocia hasta el final, porque antepone los intereses generales”, adujo el vicesecretario de Comunicación. “Nuestra posición es de mano tendida, abiertos al diálogo. Saben que si quieren hablar en defensa del interés general, de bajada de impuestos, van a encontrar al señor Casado y al PP”. De momento, eso es todo.