Nathalie Loiseau, durante la campaña para las europeas del 26-M

Nathalie Loiseau, durante la campaña para las europeas del 26-M Charles Platiau/Reuters

Política

La venganza de Nathalie Loiseau: así se gestó la campaña en Bruselas contra Rivera

La ex ministra francesa, que en su época estudiantil fue candidata en una lista de extrema derecha, acusa a Cs de su caída en desgracia. 

Bruselas

La ex ministra francesa de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau (55 años) saltó a la fama en toda la Unión Europea a principios de año gracias a su gato. Un felino dubitativo al que le había puesto de nombre Brexit: "Me despierta maullando muy fuerte porque quiere salir. En cuanto le abro la puerta se queda plantado en medio, indeciso. Y me lanza una mirada asesina en el momento en que le saco fuera". Días después de que esta historia se publicara en toda la prensa comunitaria, su portavoz aclaró que Loiseau no tenía gato: todo era una broma.

Diplomática de carrera y ex directora de la Escuela Nacional de Administración (donde se forman las élites francesas), Loiseau brilló en su etapa al frente de Asuntos Europeos por exhibir una línea dura implacable en las negociaciones con los británicos. "Es el arma secreta de Macron en la batalla del brexit", dijo de ella el periódico The Times.

Ya en aquella época tuvo un encontronazo con Ciudadanos por el pacto de Gobierno en Andalucía alegando que estaba dando aire a la extrema derecha, cuyo combate es prioritario para Macron. "No hay que pactar con Vox, hay que derrotarlos", criticó Loiseau en declaraciones a la prensa en Bruselas en enero. Un ataque que se produjo precisamente cuando la formación naranja negociaba las modalidades de entrada del partido del presidente francés en la familia liberal europea tras el 26-M.

Ciudadanos y Loiseau firmaron una tregua durante la campaña de los comicios europeos, con intercambio de tuits elogiosos incluido. "Son aliados con los que trabajaremos en el Parlamento Europeo. (...) Es con Ciudadanos con los que tenemos ganas de trabajar. Así que: Vamos Ciudadanos", decía la francesa en un vídeo promocional. "Merci beacoup por enviarnos tu apoyo", le respondía el candidato de la formación naranja, Luis Garicano.

Impresionado con sus actuaciones en Bruselas, Macron había convertido a Loiseau en su apuesta personal para encabezar la lista de La República en Marcha el 26-M. Confiaba en que su dominio de los temas europeos le serviría para combatir las mentiras populistas de la Agrupación Nacional de Marine Le Pen.

Pero Loiseau no es una política, sino una tecnócrata sin carisma, incapaz de movilizar a los votantes: su campaña para las europeas fue desastrosa. El peor momento se produjo cuando el periódico digital Mediapart publicó que había sido candidata en una lista de extrema derecha en su época de estudiante en el Instituto de Estudios Políticos de París. Ella negó primero los hechos y luego aseguró que había "olvidado completamente este episodio"

El propio Macron tuvo que implicarse a fondo en la recta final de la campaña para compensar las carencias de Loiseau y evitar una derrota abultada frente a Le Pen. Finalmente, el presidente francés consiguió limitar los daños: La República en Marcha obtuvo 21 escaños frente a los 22 de la Agrupación Nacional y es la delegación más importante dentro del grupo liberal en la Eurocámara, que ha sido rebautizado como Renovar Europa.

El fin de la tregua

Tras el fiasco de Loiseau en la campaña, su tregua con Ciudadanos ha saltado por los aires este viernes. La actual ministra francesa de Asuntos Europeos, Amélie de Montchalin, sucesora de Loiseau, se ha despachado con unas declaraciones incendiarias a la prensa española contra la formación naranja por participar en alianzas en las que también está Vox en Madrid y otras comunidades autónomas y ayuntamientos.

Francia sigue con "gran preocupación" las negociaciones de Ciudadanos a nivel local en España y avisa al partido de Albert Rivera de que cualquier alianza con Vox podría suponer su exclusión del nuevo grupo Renovar Europa en la Eurocámara, ha dicho De Montchalin. En Ciudadanos niegan una crisis con Macron y atribuyen estas declaraciones a una venganza de Loiseau, que ha utilizado a De Montchalin como brazo ejecutor, pero que ya ha perdido totalmente la confianza del propio presidente francés.

Loiseau estaba destinada a ser la presidenta del grupo Renovar Europa, decisivo en la próxima legislatura porque populares y socialistas han perdido la mayoría absoluta en la Eurocámara. Sin embargo, ella misma ha hecho estallar sus posibilidades por la polémica que protagonizó el pasado 5 de junio. Un "suicido político", según la prensa francesa. Ese día organizó una reunión con la prensa francesa en la que, exhibiendo arrogancia y desprecio, despotricó contra enemigos y aliados.

Al candidato del Partido Popular Europeo a la presidencia de la Comisión, el alemán Manfred Weber, lo calificó de "ectoplasma". Del hasta ahora líder de los liberales europeos, el ex primer ministro belga Guy Verhofstadt, dijo que tenía "frustraciones arraigadas". La holandesa Sophie in't Veldt, que también aspira a presidir el grupo liberal en la Eurocámara, "ha perdido todas las batallas que ha librado". El candidato sueco es un hombre al servicio de la derecha alemana.

Macron se deshace de Loiseau

Las palabras de Loiseau eran off the record, es decir, no se podía citar a la fuente, pero se filtraron de inmediato a la prensa belga. La líder de La República en Marcha envió un correo electrónico al resto de eurodiputados del grupo liberal desmintiendo sus declaraciones. "No me reconozco en las palabras que se me atribuyen. Es una pura invención", escribió. Demasiado tarde. La candidata de Macron ya había perdido la confianza del resto de liberales europeos y del propio presidente.

El pasado miércoles, la cúpula del grupo liberal europeo, que asegura contar con el apoyo del Elíseo, le pide a Loiseau que retire su candidatura a presidenta de Renovar Europa. La francesa se revuelve contra una decisión que considera injusta y amenaza con montar un escándalo en la prensa contra Ciudadanos (uno de los principales ejecutores de su destitución) y otros partidos liberales europeos. Finalmente, el jueves a mediodía Loiseau comunica oficialmente su renuncia. Un día más tarde se publica el ataque de De Montchalin contra la formación naranja.

Loiseau culpa a al partido de Albert Rivera de haber sido descabalgada de la presidencia de Renovar Europa y de haber caído en desgracia en el Elíseo. En Ciudadanos esperaban que el próximo lunes fuera destituida también como jefa de la delegación liberal francesa en la Eurocámara, lo que confirmaría que Macron ya no cuenta con ella. Sin embargo, la expulsión (disfrazada de renuncia) se ha adelantado a este mismo viernes. Los ataques de Loiseau a sus socios liberales hacen su posición insostenible. De momento seguirá como eurodiputada rasa. 

Renovar Europa tiene previsto votar a su presidente y el resto de su cúpula el próximo miércoles 19 de junio y Ciudadanos aspira a quedar bien situado. Tras la caída de Loiseau, algunas delegaciones están presionando a Luis Garicano para que se presente a la presidencia, aunque inicialmente no es su intención hacerlo.