Manuela Carmena y Ada Colau, alcaldesas de Madrid y Barcelona respectivamente.

Manuela Carmena y Ada Colau, alcaldesas de Madrid y Barcelona respectivamente. Efe

Política ELECCIONES 26-M

Madrid y Barcelona, las dos batallas más igualadas del 26-M: empate según los últimos trackings

A tenor de estos sondeos, Manuela Carmena (Más Madrid) y Ernest Maragall (ERC) serían los candidatos más votados.

A tenor de los últimos sondeos manejados por encuestadoras y partidos, Madrid y Barcelona acogerán las batallas más igualadas de las que tendrán lugar este domingo. Al concluir la campaña, Manuela Carmena (Más Madrid) y Ernest Maragall (ERC) tienen todos los boletos para ser los candidatos más votados, pero sus antagonistas también rozan la vara de mando.

La ley impide publicar cifras desde cinco días antes de las elecciones. Los números que no se pueden mostrar consolidan la tendencia arrojada por los últimos pronósticos. La actual alcaldesa de Madrid ganaría las elecciones y sólo un acuerdo a tres bandas entre PP, Ciudadanos y Vox -cada vez con más opciones de cristalizar- podría arruinar su plan.

En Barcelona, el panorama entraña un ingrediente distinto. El postulante de Esquerra Republicana, y no Colau, se antoja como probable vencedor. No obstante, la horquilla es muy similar y la ahora regidora todavía tiene algo de margen para ganar las elecciones. Podría incluso hablarse de empate técnico.

La lógica de pactos de los consistorios es radicalmente distinta a la del Gobierno central o los Ejecutivos autonómicos. Si nadie suma la mayoría absoluta en la primera votación, se proclama alcalde al líder de la lista más votada.

Por tanto, en la Ciudad Condal todo parece depender de una victoria electoral a secas, teniendo en cuenta que las encuestas detectan la debilidad del constitucionalismo. En este grupo se impondría el PSC, le seguiría Manuel Valls y cerraría el Partido Popular, que corre el riesgo de desaparecer. Entre todos, salvo sorpresa y según los trackings manejados por este periódico, no sumarán concejales suficientes.

En Madrid, las negociaciones poselectorales ostentarán mucho más atractivo. Aunque José Luis Martínez-Almeida (PP) y Begoña Villacís (Cs) no pisen los talones a Carmena, su alianza y la entrada en liza de Vox inflaría el vuelco de realidad.

Los de Abascal, que en Barcelona jugarían un papel meramente testimonial, disfrutarían en la capital de músculo suficiente como para tornarse bisagra. Este elemento ha servido a Carmena para movilizar a la izquierda -igual que hizo el PSOE- durante la campaña.

Begoña Villacís, en una entrevista reciente con EL ESPAÑOL, avisó sobre el "peligro" de no ponerse de acuerdo a la derecha del centro: "Tenemos poco margen". Las fuentes consultadas del equipo de Almeida se dicen "conscientes" de que no hay "victoria posible" sin la participación de Vox.

En Madrid, existe también otra batalla soterrada que tendrá reflejo en la política nacional. Independientemente de que Carmena mantenga o no el poder, Ciudadanos y PP pelean por encabezar el otro bloque. En las generales, los liberales se impusieron a los conservadores en la Comunidad, pero no en el municipio. Estos sondeos diagnostican un leve crecimiento del PP a costa de Ciudadanos durante los últimos días.