Pedro Sánchez, de mitin en Mérida.

Pedro Sánchez, de mitin en Mérida. E.E.

Política ELECCIONES 26-M

Sánchez se presenta como antídoto a la "corrupción" del PP, la "injusticia" de Cs y "la ultra derecha" de Vox

El presidente aprovecha las figuras de González y Rubalcaba y reclama sus avances del pasado como ejemplo de "la mirada al futuro de este PSOE".

Pedro Sánchez ha repasado la historia del PSOE, "los 140 años de vida" que cumple este año el partido, reivindicando la figura de Felipe González y, sobre todo, del recientemente fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba. "Ellos representaron siempre el compromiso de este partido con la igualdad y el sentido común, los servicios sociales para todos", ha gritado en la plaza de toros de Mérida. "¿Y qué representamos nosotros ahora? Avanzar y caminar adelante", ha dicho, acusando al PP de "carcoma y falta de ejemplaridad".

Sánchez, se ha presentado como el antídoto a "la derecha de tres siglas". Y, así, le ha lanzado un mensaje a cada uno de los partidos contra los que busca "acabar la faena del 28 de abril". Así, al PP de Pablo Casado le ha pedido "limpieza, basta ya de corrupción", a Albert Rivera, líder de Ciudadanos, "justicia social, hay que acabar con la desigualdad"; y en referencia Santiago Abascal y Vox ha dicho que "a la ultra derecha se lo decimos ultra claro: feminismo, convivencia y ni un paso atrás en los derechos conquistados".

El presidente en funciones, "sonriente por lo hecho el 28-A", ha atacado a quienes se dicen defensores de la Constitución, en referencia a esos tres partidos. "Pero la Constitución no es patrimonio de nadie, sino la patria de todos los españoles y españolas", ha proclamado ovacionado, "y ése es el compromiso del PSOE, la regeneración, la limpieza y la justicia social".

Sánchez afirma que el proyecto de las "tres derechas" es "restar derechos y libertades"

El presidente ha advertido de que el planteamiento en igualdad de oportunidades y contra el fracaso "no será rotundo si no contamos con gobiernos autonómicos y municipales comprometidos" con esos valores. "Por eso hay que votar al PSOE este 26-M, para acabar el trabajo". Sánchez ha seguido reivindicando su proyecto no nato de Presupuestos que "derrotaron las derechas y los independentistas" el pasado mes de enero.

Como en la campaña de las generales, Sánchez se ha centrado en repasar sus planes cumplidos -pocos, sobre todo los decretos de los viernes sociales- y los parados en el Congreso por la oposición en los 10 meses que gobernó. Mucho más que en propuestas nuevas de cara al ciclo político que se abre.

Revisando los planes contra el paro juvenil y los subsidios a los mayores de 52 años en desempleo, la cotización recuperada de las trabajadoras del hogar, o la revalorización de las pensiones, el presidente ha arrancado aplausos "frente al PP que quiere privatizar todo, y lo hace en las regiones que gobierna". Así, ha puesto como ejemplo a la Abogacía del Estado personándose en los casos contra "la venta a fondos buitre de las viviendas de protección que hicieron los gobiernos del PP". 

Ha culminado "un voto coherente con el 28-A, coherente con el futuro, y no con el retroceso al que nos quieren llevar la derecha". Porque en su opinión lo que nos jugamos el 26 de mayo "no es el futuro de dos o tres líderes de la derecha, sino el futuro de España". En ese punto, ha apelado a las mujeres: "Cada vez veo a más mujeres en los mítines del PSOE, lo que debéis hacer es sacar otra tarjeta roja a la involución de la derecha".