Estudiantes manifestándose este viernes frente al Congreso de los Diputados.

Estudiantes manifestándose este viernes frente al Congreso de los Diputados. L.M.M.

Política CAMBIO CLIMÁTICO

"Nuestro planeta se va a la mierda": el movimiento #FridaysForFuture aterriza en Madrid

El movimiento estudiantil #FridaysForFuture aterriza en Madrid y exige medidas contra la "crisis climática".

FridaysForFuture, así es como se llama el movimiento internacional al que ya se han sumado varias ciudades españolas y que ha congregado este viernes a cientos de jóvenes madrileños frente al Congreso de los Diputados. Su motivación es clara: exigen medidas urgentes contra el cambio climático, o como ellos la llaman: “crisis climática”. 

David y Andrés son estudiantes y han venido a la concentración de este viernes frente a la cámara baja ataviados con pancartas donde afirman, sin ambages, Nuestro planeta se va a la mierda. Cuentan que se enteraron de la convocatoria un día antes por Instagram. "Vi la convocatoria en una storie de Instagram y aquí nos hemos encontrado con más conocidos que no sabíamos que venían”.

Junto a ellos, cientos de chicas y chicos de todas las edades, desde niñas y niños de los últimos cursos de primaria hasta estudiantes universitarios se han sumado a una concentración que ha tenido su caldo de cultivo en las redes sociales. En sus carteles, con eslóganes y dibujos hechos por ellos mismos, se podían leer frases como: “No queméis nuestro futuro”, “Si el planeta fuera un banco ya lo habrías rescatado” o “No hay que se ecologista para querer un futuro”. 

Los orígenes: Greta Thunberg

Esta acción se engloba bajo el movimiento FridaysForFuture, iniciado por Greta Thunberg en Suecia, una adolescente que con tan solo 16 años se ha convertido en una ambientalista de fama mundial e icono del activismo estudiantil. 

Estudiantes manifestándose este viernes frente al Congreso.

Estudiantes manifestándose este viernes frente al Congreso. L.M.M.

La joven inició la protesta haciendo huelga en su instituto cada viernes para acudir a concentrarse frente al Parlamento de Estocolmo y exigir a los partidos políticos de su país que tomen medidas urgentes contra el cambio climático. A su juicio, los adultos no se han tomado suficientemente en serio el cambio climático y son los jóvenes que heredarán este planeta quienes ahora exigen medidas. 

En España, la plataforma Juventud por el Clima aglutina a los distintos focos y asambleas que se van organizado por el territorio. Las primeras Gerona y Barcelona, a las que se han sumado Valencia, Murcia, Galicia, Asturias, País Vasco, Andalucía, y desde hace unas semanas también Madrid.

Movimiento "apolítico"

Irene Rubiera, estudiante de derecho de 19 años, ha formado parte del grupo de jóvenes que han puesto en marcha la organización en la capital y este viernes se siente asombrada por la cantidad de jóvenes que han asistido a la sentada frente al Congreso: “No me lo creo, es la primera vez que hago algo así y estoy súper orgullosa”. 

Explica que “en Madrid no había nada y España es un país que se vería muy afectado por el cambio climático”, razón por la que empezaron a organizar el primer grupo en Madrid siguiendo el ejemplo de Gerona: “Nos empezamos a organizar por redes sociales, creamos un grupo de WhatsApp y la semana pasada hicimos nuestra primera asamblea”.

Rubiera incide en que se trata de un movimiento “apolítico” y que, por lo tanto, no están vinculados a ningún partido en particular, por lo que invita a todos los estudiantes a sumarse. Su plan es seguir haciendo huelga todos los viernes y continuar con las protestas, que por el momento no tienen fecha de fin.

Este mismo viernes, durante la manifestación de FridaysForFuture en Hamburgo, Thunberg ha asegurado que las huelgas continuarán hasta “que los adultos hagan algo. Son ellos los que no han hecho sus deberes. Seguiremos protestando hasta que algo cambie".

Foto: L.M.M.

Foto: L.M.M.

El 15 de marzo es la próxima gran cita, con una huelga estudiantil que ha sido convocada a nivel internacional y que espera aglutinar a jóvenes por la defensa del medio ambiente en muchas ciudades.