El presidente del PP, Pablo Casado. interviene en la clausura de la Convención Nacional del Partido Popular.

El presidente del PP, Pablo Casado. interviene en la clausura de la Convención Nacional del Partido Popular. Chema Moya EFE

Política CONVENCIÓN DEL PP

Casado promete "la mayor devolución de libertad hecha nunca en España"

Pablo Casado ha clausurado la Convención del PP con su programa electoral para unos comicios generales que están, de momento, lejos de convocarse. Tras concluir este "rearme ideológico", el presidente popular ha indicado que el socialismo "está vendiendo España por un plato de lentejas en la Moncloa". "Cuando lleguemos al gobierno, quiero hacer la mayor devolución de espacios de libertad que se haya hecho nunca en España. Eso sí va a ser un empoderamiento en toda regla".

"Quiero un socialismo que no venda a España por un plato de lentejas en La Moncloa"

Entre las grandes medidas propuestas por Casado, destaca su plan para Cataluña. "Pondremos de marcha de inmediato el 155, sin límite de tiempo. También reformaremos el Código Penal para penalizar la convocatoria de referéndum ilegal. Prohibir los indultos a condenados por rebelión o sedición. Impulsaremos la Ley de símbolos para garantizar la neutralidad del personal y del espacio público. Y aplicaremos la Ley de Partidos para ilegalizar a los que promuevan la violencia, y la de financiación de partidos para que no reciban fondos los que atenten contra España".

"En definitiva, pondremos orden en Cataluña y liberaremos a toda la sociedad secuestrada por una banda de fanáticos racistas y supremacistas, con la impunidad de tener al Gobierno de España en sus manos", ha proclamado Casado, cosechando una fuerte ovación del auditorio.

En su discurso, el líder de los populares ha criticado la dependencia del Ejecutivo socialista de los independentistas catalanes y ha puesto como ejemplo de ello proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019.

En este sentido, ha señalado que si Sánchez logra aprobar los PGE con los apoyos de los independentistas y nacionalistas, su partido se dedicará a "revertir" sus "nefastas consecuencias" en cuanto llegue al Gobierno de España, ya que, a su juicio, son "desigualitarios", "injustos" y "la mordida que el nacionalismo le exige para atrincherarse en la Moncloa, hipotecando" el futuro de los españoles.

El presidente popular tampoco ha querido dejar de lado una de las grandes medidas estrellas de su partido y que ocupó gran parte de la jornada del sábado: la prisión permanente revisable. "El PSOE y sus aliados quienes quieren que condenados por asesinatos monstruosos salgan a la calle. Pero nosotros defendemos la prisión permanente revisable, y queremos ampliarla a supuestos como los que hemos vuelto a vivir hace pocas semanas", ha manifestado. "Los asesinos, violadores o pederastas donde tienen que estar es en la cárcel, no reincidiendo en la calle por el síndrome de Estocolmo de la progresía española".

"Aunque quieran imitar al PP, no les sale"

Casado ha abierto su discurso recordando la refundación del PP hace 30 años, el "primer paso histórico" de José María Aznar con el que se "acabaron las corrientes" dentro de la formación. El "gran acierto", ha proseguido, fue aunar todo lo que estuviera a la "derecha del socialismo" y eso es lo que ahora "está en riesgo" por la irrupción de nuevos partidos.

Sin embargo, ha resaltado que a España "no le va mejor con menos Partido Popular", sino "al revés", porque "nunca han mandado más los nacionalistas y los radicales" y "nunca ha sido tan difícil forjar alianzas sólidas frente a ellos". "Menos PP ha sido más separatismo; menos PP ha sido más populismo; menos PP han sido más Oteguis. Cada voto menos para el PP ha sido un paso más para los enemigos de la nación", ha proclamado.

Consciente del ascenso de Vox que recogen las encuestas, el PP ha asegurado que para recuperar los votos que han perdido y su espacio electoral no tienen que "moverse de sitio", sino mantener las "raíces de sus principios y valores" y "ampliar las ramas" de sus ideas para "cobijar a más gente por debajo". "Algunos nos quieren en los callejones pero solo nos van a encontrar en las plazas, donde siempre hemos estado", ha afirmado.

Casado ha señalado que la nueva política ha traído poder a los nuevos partidos, pero no a los españoles. A su entender, no hay alternativa al PP porque "no basta con ponerse el disfraz del PP ni versionar en un karaoke los temas populares". En su opinión, aunque sean "muchos" los que "quieren imitar" al PP, "no les sale".

"Consagrar la libertad educativa"

Pablo Casado ha hecho en su discurso un repaso a las principales propuestas políticas que propone si llega al Gobierno, entre ellas, "consagrar la libertad educativa" para que los padres puedan elegir dónde quieren que estudien sus hijos y para evitar el "adoctrinamiento nacionalista e izquierdista" en las escuelas. "Por ahí no vamos a pasar, tras 30 años fracasados, de ruina, ya está bien", ha dicho.

Otro asunto al que ha hecho referencia es la defensa de las comunidades autónomas, pero para "servir mejor a lo común y no para descomponerlo". Se debe cumplir el pacto autonómico y desarrollarlo, ha dicho, pero en su totalidad, lo que incluye también la solidaridad entre territorios y la igualdad de derechos entre ciudadanos.

"Que nadie nos dé lecciones de autonomismo útil. Podemos permitirnos tanta diferencia territorial como sea compatible con la igualdad de derechos, no más", ha advertido Casado, que ha denunciado los "agravios" entre comunidades en los Presupuestos del Estado para 2019 del Gobierno.

Compromiso "inequívoco" con la violencia de género

Es algo que el popular ha vinculado a la defensa de la violencia de género. Ha reafirmado el "compromiso inequívoco del partido" contra esta lacra, pero también ha prometido intensificar "las medidas contra la violencia doméstica contra niños y ancianos, y el acoso escolar".

"Tenemos que ser un partido con raíces, y también un partido ancho, abierto, que muestre la fuerza de sus razones y no esquive el contacto. Que convenza porque se note que dice la verdad de lo que piensa", ha indicado Casado. "No hay más PP que este, el nuestro. Muchos quieren imitarnos, pero no les sale. Recuperemos nuestro orgullo y mostrémonos como somos. Y digamos una y otra vez que quien quiera que gobierne el PP tiene que votar al PP".

Ley de Concordia para "pasar página de la fractura"

Coincidiendo con el 40 aniversario de la Constitución, ha recalcado que el PP no tolerará que se "despenalicen los ultrajes a la Corona" ni que se abra "en canal" la ley de leyes refrendada por los españoles en 1978. "La Carta Magna, entera, es camino para quien la respeta y muralla para quien la amenaza", ha resaltado.

Casado ha señalado que el PP seguirá reivindicando la Transición, un pacto en el que hubo "grandeza moral", "reconciliación" y "concordia". Con ese objetivo, ha indicado que en breve su partido presentará una Ley de la Concordia para "pasar página" de la "fractura" que, a su juicio, ha causado la Ley de Memoria Histórica.

"Asegurar la sostenibilidad del Estado de bienestar"

Casado ha afirmado además que es necesario asegurar la sostenibilidad del Estado del bienestar, las pensiones y una política económica que rebaje los impuestos y devuelva más recursos a los ciudadanos frente al Estado y medidas contra el "invierno demográfico".

En este último punto, ha reivindicado medidas de impulso de la natalidad dentro de lo que ha llamado "una cultura de la vida" como seña de identidad.

"El poder político tiene que actuar siempre a favor de la vida; si tiene dudas, tiene que resolverlas a favor de la vida; si faltan recursos, tiene que ponerlos a favor de la vida y si se equivoca, que sea a favor de la vida", ha dicho.