Tomás Serrano

Política PARTIDOS

El PSOE achaca el supuesto plan para matar a Sánchez a la "crispación" de PP y Cs

El PSOE ve una clara conexión entre la "crispación" que generan Partido Popular y Ciudadanos por sus "ataques personales" al presidente de Gobierno y el supuesto plan para asesinarlo que habría maquinado el francotirador detenido hace tres semanas por los Mossos d'Esquadra. La vicesecretaria general de los socialistas, Adriana Lastra, ha criticado a quienes "intentan quitar hierro" al suceso y ha añadido que "no ayudan en nada" la "crispación" y la "sobreactuación" de los partidos de Pablo Casado y de Albert Rivera. 

Lastra ha asegurado que no quería "generar alarma" con el supuesto ataque abortado contra el presidente, pero ha remarcado que el detenido tenía armas de fuego en su casa y que si no fuera por la persona que denunció "no sabemos cómo podía haber acabado". En la misma línea se ha manifestado la vicepresidenta, Carmen Calvo, pidiendo "responsabilidad" a la oposición porque "quien siembra, recoge". 

La número dos del Ejecutivo ha pedido a sus rivales políticos "mantener la convivencia" y la "seguridad de la convivencia" a través de "posiciones siempre calmadas, razonables, libres y diversas". Tras conocer el supuesto plan del tirador para asesinar al presidente, Calvo ha subrayado que en España "sobran todo tipo de radicalidades" y "todo tipo de posiciones extremas". La vicepresidenta aboga por una "España pacífica" y apela al sentido común para que "a la paz del día a día" ayuden "absolutamente todos". 

Casado, el mayor crispador según el CIS

No es la primera vez que se acusa al PP de agitar la política. De hecho, el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que cocina el socialista José Félix Tezanos señalaba a Pablo Casado como el principal culpable de la crispación política. Según esta encuesta, el 17,5% de los ciudadanos culpan al líder del PP de ser el máximo agitador de la clase política.

El porcentaje de responsabilidad que el CIS atribuye a Casado es muy superior que el que se le concede al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (2,9%), fugado de la justicia desde que declaró la independencia de Cataluña; o su sucesor, Quim Torra (5,4%). Tras el líder conservador, sería Pablo Iglesias (11%) el segundo líder responsable de esta situación, a ojos de los ciudadanos encuestados.

El propio Tezanos, tras la polémica por estos datos, responsabilizó públicamente del mal ambiente que se respira en la política española al líder del PP, definiéndolo como "una persona muy crispadora".

El tono de sus señorías

Una abrumadora mayoría de encuestados (87,8%)del CIS  coincide, según el CIS, en que los políticos deben atajar la crispación política que se ha instalado en el Parlamento. Tres de cada cuatro reconocen que les preocupa "mucho" (39,2%) o "bastante" (39,3%) el tono que sus señorías utilizan en las instituciones. Según estos datos, el 28,8% piensa que todos los políticos en general son responsables del tono de sus intervenciones y solo el 9,8% señala a Pedro Sánchez como el responsable de esta crispación, una décima menos que Albert Rivera.