Luis Alfonso de Borbón, la cruz del Valle de los Caídos y Francisco Franco.

Luis Alfonso de Borbón, la cruz del Valle de los Caídos y Francisco Franco.

Política MEMORIA HISTÓRICA

Luis Alfonso de Borbón ofrece a los Franco inhumar al dictador junto a los "defensores de Oviedo"

Luis Alfonso de Borbón ha ofrecido a la familia del dictador Francisco Franco inhumar los restos del "caudillo" en el pantón que la Hermandad de Defensores de Oviedo posee en el Cementerio de El Salvador de la capital asuturiana.

La Hermandad afirma en un comunicado que "la inhumación en su panteón estaría rodeada del honor y la dignidad que corresponde a los restos mortales del caudillo". Apunta además que en ese panteón se encuentran los restos mortales de "muchos defensores de la ciudad del asedio rojo en 1936".

La Hermandad pretende con ello mostrar "su reconocimiento al que fue Capitán de la Cruzada que salvó a Oviedo -y a España- de caer en las garras de la barbarie roja, primero con su intervención directa en la Revolución de Octubre en 1934 y más tarde con motivo de la Liberación de la ciudad por las fuerzas nacionales a su mando".

IU: "Que lo incineren y se repartan sus cenizas"

Preguntado por esta cuestión, el concejal de Cultura de Oviedo, Roberto Sánchez Ramos, de IU, ha propuesto que los franquistas incineren el cuerpo de Franco y después se repartan sus cenizas para colocarlas "en sus salones".

En declaraciones a los periodistas, Sánchez Ramos ha dirigido su propuesta "a los franquistas organizados políticamente" y que "después de 43 años siguen defendiendo un gobierno fascista y al general que asesinó a más de un millón de demócratas y provocó una de las mayores crisis históricas en este país".

"Si tanto lo quieren, si tanto lo adoran, si tanto lo echan de menos, que lo incineren y que sus cenizas se las repartan en una urna y las coloquen en sus salones", ha dicho. 

Un nicho en la Basílica de San Juan el Real

Y si no es en el mausoleo de la Hermandad ni en la Catedral de La Almudena, en Madrid, bien podría ser en la Basílica San Juan el Real, también en la capital asturiana. Los restos del dictador Francisco Franco podrían reposar, tras ser exhumados del Valle de los Caídos en el nicho de pequeñas dimensiones del que dispone la familia de Carmen Polo, la mujer de Franco, en la iglesia oventense en la que ambos se casaron el 16 de octubre de 1923.

En el nicho número 81 descansan los restos de Felipe Polo Flórez y Ramona Martínez Valdés, padres de la esposa de Franco, que falleció el 6 de febrero de 1988 y que está enterrada en un panteón familiar situado en el cementerio de Mingorrubio (El Pardo).

En declaraciones a Efe, el padre Javier, párroco de la Basílica, ha explicado que el nicho es de "reducidas dimensiones" y su uso está destinado como osario o para cenizas, lo que dificultaría la inhumación del cuerpo de Franco. "El problema que se plantea es que tendrían que reducir los restos de Franco a ceniza, ya que está embalsamando", ha subrayado el párroco.

Además, ha apuntado que las normas de la Basílica indican que el nicho pasa por herencia al hijo primogénito, en este caso Felipe Polo Martínez Valdés, fallecido en 1979, y ahora sería propiedad del hijo mayor de éste.

El padre Javier ha apuntado que hasta el momento nadie se ha puesto en contacto con él para la posibilidad de que la Basílica recibiera los restos Franco, si bien ha afirmado que es ese caso no se podría negar ya que es una propiedad privada.

El párroco ha recordado que en la basílica, además de acoger la boda de Franco, también se celebró el bautizo de Carmen Polo y de su hija, María del Carmen Franco Polo.