Manuela Carmena saluda a Ángel Garrido en la Plaza Mayor.

Manuela Carmena saluda a Ángel Garrido en la Plaza Mayor. Efe

Política

Carmena no quiere a Franco en La Almudena: "No puede tener un lugar de exaltación público"

La eucaristía en la Plaza Mayor en honor de la Virgen de la Almudena, patrona de Madrid capital, ha reunido a las autoridades del Ayuntamiento y la Comunidad. Y todos han hecho referencia a la polémica por la exhumación de los restos del dictador Franco. La alcaldesa Manuela Carmena ha dicho Este viernes que se debe cumplir con la Ley de Memoria Histórica y que la dictadura no puede tener un "lugar de exaltación", preguntada por la posibilidad de que el dictador Francisco Franco sea enterrado en la cripta de la catedral de la Almudena.

La jefa del Gobierno municipal se ha pronunciado así a su llegada a la plaza Mayor de Madrid para asistir a la tradicional misa en honor a la Virgen de la Almudena, patrona de la capital.

Hasta ahora, Carmena no había expresado su posición sobre si el dictador podía ser inhumado en la catedral porque entendía que como alcaldesa no debe comentar cuestiones que no sean competencia del Ayuntamiento de Madrid.

Sin embargo, tras el anuncio esta semana de que el Gobierno enmendará la ley de memoria histórica para impedir que Franco vaya a la Almudena, la alcaldesa ha opinado que no podía haber lugares de exaltación: "Entiendo que nos debemos valer a los presupuestos de la ley de memoria".

La regidora ha añadido que "la democracia es la única posible forma de gobernar" y que para reforzarla se creó la ley de memoria histórica. 

Garrido: "Ridículo a lo grande"

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, cree que el Gobierno que preside Pedro Sánchez está "haciendo el ridículo y lo está haciendo muy a lo grande" por unos restos, los del dictador Francisco Franco, "por los que nadie se había preocupado jamás".

A su llegada a la misa de la Virgen de la Almudena, patrona de Madrid, celebrada en la Plaza Mayor, Garrido ha sido preguntado si se imagine un próximo 9 de noviembre con Franco en la catedral de la Almudena. "Creo que nadie se imaginaba nada con los restos de Franco porque nadie se había preocupado jamás por ellos", ha contestado.

"Este Gobierno intentó donde no había un problema sacar uno y ahora tiene una patata caliente encima de la mesa y lo que eran los restos de un dictador en un sitio olvidado en una zona boscosa pues ahora están en la tesitura de instalarse en el centro de Madrid", ha declarado.