Abascal, durante su alocución el pasado sábado, en Bilbao.

Abascal, durante su alocución el pasado sábado, en Bilbao. Efe

Política

Vox ya supera en Instagram a Ciudadanos, PP y PSOE

La Ejecutiva de Vox mide su recorrido con dos barómetros: las encuestas y el predicamento en redes sociales. En cuanto a lo primero, varios sondeos les sitúan en el Congreso de los Diputados. Y en relación a lo segundo... Abascal ya celebra lo que consideran un hito importante de cara al voto joven: sus seguidores en Instagram superan a los de PSOE, PP y Ciudadanos. En Facebook, también han dado el sorpasso al partido en el Gobierno.

"Nosotros no damos ruedas de prensa", explican fuentes de la formación situada en el extremo derecho del tablero. A expensas de los mítines y de alguna atención a los medios de comunicación vinculada a su protagonismo en el juicio al procés -figuran como acusación-, Vox se afana en utilizar las redes sociales como el cauce más potente de su mensaje.

"Publicamos lo que la gente sólo se atreve a decir en sus grupos de Whatsapp", recalca un portavoz. Provocación, sentido épico de la unidad de España y ataques frontales al adversario. Una dinámica que todavía no asume el bipartidismo. A día de hoy, no obstante, Podemos sigue siendo la formación que más adhesiones cosecha en las tres grandes plataformas: Instagram, Facebook y Twitter.

Instagram es uno de los canales más mimados por Vox. Los de Abascal son conscientes de que reúne un gran exponente del voto joven. Así lo demuestra un estudio de IAB Spain, que constata el todavía papel predominante de Facebook, pero también la debilidad de Twitter en detrimento de Instagram.

En esta red, Vox aúna 60.700 seguidores frente a los 27.700 del PSOE, los 39.600 del PP o los 54.900 de Ciudadanos. Podemos gana con 75.500. Hasta este año, la formación más a la derecha tan sólo ha contado con un Community Manager -Manuel Mariscal-, a diferencia de los gruesos equipos del resto. El objetivo ha sido posible, explican, gracias a una suerte de ejército de voluntarios.

En España, un 85% de los internautas es usuario de redes sociales. De todos estos, un 64% de quienes tienen entre 16 y 30 años -también según el estudio de IAB- posee una cuenta en Instagram. El porcentaje se reduce al 48% cuando la edad supera esta barrera.

Vox presume de sus actos en lugares que les son complicados, como por ejemplo reductos nacionalistas de Cataluña o el País Vasco. Fabrican memes que ridiculizan al contrario y lo llenan todo de banderas de España. Utilizan las "stories" para informar continuamente de los mítines en todos los puntos del país. El PSOE, en cambio, tan sólo publica fotografías de Pedro Sánchez y sus ministros en distintos lugares oficiales. Véase el Congreso, La Moncloa... El lenguaje de los socialistas en este canal es mucho más sobrio y se traduce en un menor número de seguidores.

El Partido Popular se encuentra en un término medio. Ya critica sin ambages a sus rivales. Mezcla el oficialismo con los ataques, pero no alcanza el tono provocador de Vox. Ciudadanos, por su parte, también emplea un lenguaje moderno y atractivo. Quizá por eso esté a la zaga, con apenas 6.000 seguidores menos.

En Facebook, las tornas cambian considerablemente. Vox vuelve a lograr la sorpresa porque sus adeptos superan a los del partido en el Gobierno. 170.559 frente a los 160.810. El público en esta plataforma es de mayor edad. El canal fundado por Zuckerberg permite textos y vídeos más largos. Podemos aúna 1.211.412 y está muy por delante de PP (192.937) o Ciudadanos (331.159).

Twitter es una red social que otorga notoriedad en ámbitos muy concretos, como el periodismo o la política, pero los contenidos allí compartidos no generan tanto tráfico o impacto como los que se vierten en Facebook o Instagram. Aquí vuelve a ganar Podemos con 1.340.000 seguidores respecto a los 116.000 de Vox -colista en esta liga-, los 636.000 del PSOE, los 687.000 del PP o los 487.000 de Ciudadanos.