Magdalena Valerio. Ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. |

Magdalena Valerio. Ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. |

Política PRESUPUESTOS GENERALES

El Gobierno impone a los autónomos una subida de cuotas saltándose el pacto con Podemos

El Ministerio de Trabajo ha iniciado reuniones con las asociaciones de trabajadores por cuenta propia para concretar las medidas que serán de aplicación en 2019. Y las cuatro organizaciones del sector (ATA, CEAT, UATAE y UPTA) no han salido de su asombro cuando han comprobado que el departamento dirigido por Magdalena Valerio pretende subirle las cuotas a la práctica totalidad de los autónomos, en contra de lo que dice el acuerdo de Presupuestos Generales del Estado (PGE) alcanzado por el Gobierno y Podemos.

La polémica surgió cuando Albert Rivera advirtió que la subida a 900 euros del Salario Mínimo Interporfesional afectaría directamente a los autónomos. El presidente de Ciudadanos advirtió hace ya más de una semana de que el alza de más de un 22% acordada por Pablo Iglesias y Pedro Sánchez significaría una mayor base de cotización para todos los trabajadores por cuenta propia.

En aquel momento, todo Podemos salió en tromba a negarlo y a llamarlo "mentiroso", alegando que el acuerdo decía "precisamente lo contrario". Sin embargo, este miércoles los hechos han dado la razón al líder naranja y hasta el secretario general de los morados ha tenido que admitirlo: "La propuesta del Ministerio de Trabajo de subir la cuota de autónomos es inadmisible", ha dicho Iglesias. "Acordamos con el Gobierno que no iba a subir la cuota de ningún autónomo, y que bajaría la de los que tuvieran menos ingresos".

Pero claro, nada han dicho sobre que Rivera tuviera razón, sólo que esperan "una pronta rectificación por parte del Gobierno". El caso es que Valerio pretende retrasar la aplicación del pacto presupuestario, al menos en este punto, al año 2020. Y al tiempo ofrece mejores coberturas al colectivo de autónomos por la vía de subirles las cuotas.

Por ejemplo, la tarifa plana de la que gozan durante un años los trabajadores por cuenta propia que inician un negocio subiría un 50%, de los 50 euros de ahora a los 75 euros para el año que viene.

De los tres escenarios que ha diseñado Trabajo, dos prevén subir tanto las bases mínimas de cotización como el porcentaje que pagan los autónomos sobre cada una de ellas y el más duro mantiene el porcentaje vigente pero sube gravemente la base de cotización.

Así, las cuotas mensuales podrían subir, pues, entre los 15 y los 90 euros, más incluso de lo que preveía Rivera cuando denunciaba que el nuevo SMI afectaría de lleno a los trabajadores por cuenta propia. El líder naranja calculaba el pasado 15 de octubre que los 900 euros al mes de salario mínimo les supondrían unos 35 euros más de cuota mensual: "La podemización de la economía tiene sus consecuencias si se carga sobre los que crean riqueza", dijo, "ya que uno de cada tres puestos de trabajo lo crean los autónomos".

Este mismo martes, Pablo Echenique -negociador de Podemos con Hacienda para el acuerdo de PGE- arremetía contra el líder de Cs diciendo que "ha difundido todas las mentiras que el pseudoperiodismo de cloacas ha fabricado sobre Podemos y sobre mí" y el pasado jueves explicaba en un hilo de Twitter que "las cuotas van a bajar" a pesar de lo que Rivera y casado dicen de "los malévolos bolcheviques de Podemos".

Este miércoles, sin embargo, tenía que desdecirse ante las informaciones que apuntaban a que Valerio ya propone este "parche" se aplique en 2019, dado el desequilibrio de ingresos y gastos que presentan los PGE que el Gobierno ha llevado a Bruselas y que la Comisión le ha pedido que aclare. La bajada acordada con Podemos para los autónomos de menores ingresos y la cotización según sus ingresos para todos se dejaría, así, para 2020.

El acuerdo de PGE fue criticado como "papel mojado" por Rivera y Casado los acusó de ser "la base de la próxima crisis económica". Ambos partidos dijeron buscar todos los medios a su alcance para pararlos, hasta por considerarlos ilegales, al estarse posiblemente saltando la senda de déficit aprobada por el Congreso.

El propio Echenique reconocía "no tener muy claro" el pasado día 15, fecha en la que se presentaron las cuentas ante la Unión Europea, si éstos se habían llevado con la senda de déficit del 1,8% aprobada en la Cámara Baja o la del 1,3% -una diferencia de 6.000 millones de euros- que pretendían imponer el Gobierno y Podemos saltándose el veto del Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta.