Pablo Echenique y Noelia Vera, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Coordinación de Podemos.

Pablo Echenique y Noelia Vera, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Coordinación de Podemos. ADP

Política LOS SOCIOS DE SÁNCHEZ

Podemos: "El asesinato de Khashoggi es horrible pero mucho más lo es la relación entre Riad y la Casa Real"

El escándalo por la desaparición del periodista saudí Jamal Khashoggi sigue sin ser atendido en España. Ni el Gobierno de Pedro Sánchez ni su principal socio parlamentario, Podemos, quieren tomar una postura firme en el asunto, atentos a las ramificaciones económicas y de empleo que las especiales relaciones comerciales de nuestro país con Arabia Saudí -y las familiares entre ambas casas reales- pudiera tener una toma de posición firme ante el presunto asesinato de Estado.

Este lunes, Pablo Echenique, secretario de Organización del partido morado, no se quiso mojar y fue Noelia Vera, la portavoz del Consejo Político que lo acompaña en las ruedas de prensa, la que, como cada vez que sale el nombre del país árabe de la boca de un dirigente de Podemos, tiró por elevación, a Felipe VI: “Sobre el asesinato de Khashoggi en sí, lo único que podemos decir es que es horrible y que nos parece mucho más horrible que Arabia Saudí mantenga una relación tan estrecha de amistad con la Casa Real española”.

Nada de presionar a Sánchez en plena aceleración para sacar los Presupuestos Generales del Estado. Al contrario, la dirección del partido morado echó balones fuera: “Al Gobierno le seguiremos exigiendo lo mismo” que antes de la desaparición del periodista, dijo Vera, “que respete los derechos humanos y que garantice el empleo en la bahía de Cádiz”.

Vera recordó que el próximo 24 de octubre, Sánchez deberá comparecer en el Congreso para explicar la venta de 400 bombas láser a Arabia Saudí que abrió la última crisis en el interior del Gobierno y con Riad. "Será entonces cuando le exigiremos al presidente que explique cómo pretende garantizar los empleos en Cádiz" sin tener que contar con el dinero de los saudíes, a los que el partido morado ha acusado insistentemente en el pasado de “patrocinar el terrorismo internacional”.

El caso es que ni Podemos quiere apretar al Gobierno ni éste quiere pedir nada más que una "aclaración" respecto a la desaparición del periodísta saudí. El pasado 2 de octubre Khashoggi, columnista del Washington Post crítico con el régimen de la familia Saud en el país árabe, entró en el consulado de su país en Estambul a tramitar un papeleo para un matrimonio. Y nunca más se supo de él.

El periodista desaparecido, Jamal Khashoggi

El periodista desaparecido, Jamal Khashoggi Reuters

El Gobierno turco ha deslizado que tiene pruebas en audio y vídeo de que fue asaltado, asesinado y después descuartizado por al menos 15 funcionarios saudíes que habrían viajado ese mismo día desde Riad hasta la ciudad turca, entre ellos un médico forense que habría utilizado una sierra especial para cortar huesos e¡para llevar a cabo el crimen.

Las corbetas de Navantia

Los empleos de más de 6.000 personas dependen en la bahía de Cádiz de que el Ejecutivo de Pedro Sánchez mantenga una posición no excesivamente beligerante. Hace sólo un mes, el contrato de los astilleros públicos de Navantia para la construcción de cinco corbetas encargadas personalmente por el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman (MBS), peligró cuando la misnitra de Defensa, Margarita Robles, quiso detener la venta de 400 bomblas láser inteligentes al ejército árabe ante su temor de que fueran a ser utilizadas en la guerra de Yemen.

La intervención del régimen de los saud en ese pequeño y pobre país del Golfo Pérsico le ha valido las acusaciones de todas las ONG de derechos humanos por haber presuntamente practicado bombardeos masivos contra la población civil, extremo negado categóricamente por Riad.

En el partido de Pablo Iglesias saben que las prioridades ahora mismo pasan por rentabilizar los Presupuestos, recientemente acordados con el Ejecutivo. Y que elevar el tono contra la posición de Pedro Sánchez en este asunto tan sensible para sus bases supondría poner en riesgo un pacto con más visos de programa de legislatura que de meras cuentas públicas.

Sánchez e Iglesias sellan el acuerdo de Presupuestos en Moncloa.

Sánchez e Iglesias sellan el acuerdo de Presupuestos en Moncloa. Efe

Una posición de interés que no se parece en nada al texto firmado este domingo por los ministros de Exteriores francés, británico y alemán. Jean-Yves le Drian, Jeremy Hunt y Heiko Maas expresaron su “máxima preocupación” ante un “incidente de la máxima gravedad” y exigieron una “investigación transparente” para aclarar lo sucedido.

El escándalo ya ha alcanzado niveles planetarios, con advertencias incluso de un “severo castigo” a Riad, por parte de Donald Trump, que ha decidido enviar a Riad a su secretario de Estado, Mike Pompeo, para presionar al socio más estrecho de Washington en la región.

Sin embargo, el Ejecutivo español ha declinado hasta el momento tomar postura oficial más allá de los comentarios de Jospe Borrell y ni siquiera su socio Pablo Iglesias, siempre crítico con el régimen árabe -al que acusa de fomentar “el terrorismo” y dirigir “una masacre” en su participación en la guerra de Yemen- han querido levantar la voz.

Kichi: “Entre la paz y el pan, elijo el pan”

Cuando Robles quiso parar aquel contrato, Podemos se puso de su lado y celebró la decisión. Aunque no toda la formación mantuvo esa postura unitaria: el alcalde de Cádiz, José María González Kichi, dejó claro que su prioridad era “el empleo” e instó al Ejecutivo a salvar el acuerdo de las corbetas como fuera. Su frase exacta, que fijó el enfrentamiento de posturas con la dirección nacional de Iglesias, fue: “Entre la paz y el pan, elijo el pan”. Finalmente, Sánchez desautorizó a la titular de Defensa y admitió públicamente que “las derivadas” de una decisión así, que “no había tenido en cuenta la ministra”, le obligaban a rectificarla.

Navantia podría convocar huelgas por la posible pérdida del contrato de corbetas.

Navantia podría convocar huelgas por la posible pérdida del contrato de corbetas.

La firma de este contrato se había llevado a cabo, tras muchas gestiones diplomáticas, el pasado mes de abril. Entonces, el príncipe MBS incluyó Madrid como última escala de una gira internacional para presentar las reformas de su país, que él lidera, ante el mundo. La Visión 2030 pretende revolucionar desde la cúpula el estilo de vida de los saudíes y abrir su economía a todos los sectores: el financiero, el de infraestructuras, el turístico, el industrial… todo para dejar de depender esencialmente del petróleo, en pleno cambio de paradigma energético en el planeta.

Pero es la posición preponderante de Riad en el mercado petrolero la que le da ventaja en las relaciones internacionales. Arabia saudí lidera la OPEP con mano de hierra y de sus presiones depende, como este lunes informaba EL ESPAÑOL, una escalada en el precio del barril que podría precipitar una crisis global. Así lo expresó un alto funcionario saudí al que ha tenido acceso este periódico: “Riad tiene juega un rol clave en la economía mundial”, decía sólo después de advertir que “cualquier sanción será respondida con una mayor”.

El Gobierno de Arabia saudí rechaza todas las acusaciones, fuentes oficiales han explicado a este diario que “Khashoggi entró y salió del consulado” y que “si Turquía cree que ha sido asesinado es a su Gobierno al que hay que pedir cuentas de la muerte de un ciudadano saudí en su territorio”.

Entretanto, mientras Pedro Sánchez guarda silencio y Podemos se lo respeta, la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo ya ha reclamado expresamente a Federica Mogherini, Alta Representante de la UE para la Política Exterior, que exija explicaciones al régimen árabe y acepte el embargo de armas que ha propuesto la Eurocámara en reiteradas ocasiones.

Varios eurodiputados de diversos grupos ya han enviado una carta a Mogherini en este sentido, impulsada por la representante holandesa Marietje Schaake (liberales). Entre los firmantes no hay un solo eurodiputado del Partido Popular Europeo y sí hay socialistas, pero ninguno español. De los parlamentarios de Podemos, sólo una, Tania González, ha estampado su firma en la misiva.