Puigdemont y Mas se han reunido en Waterloo

Puigdemont y Mas se han reunido en Waterloo Olivier Hoslet/EFE

Política

Puigdemont desconfía de la invitación de Pastor a Torra: "Es sólo un anuncio"

El expresidente de la Generalitat ve insuficiente de oferta de Sánchez de un referéndum de "autogobierno".

Bruselas

Los gestos de distensión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, o de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, para desinflamar la crisis catalana no ablandan a Carles Puigdemont. Desde la autoproclamada Casa de la República en Waterloo, el expresidente de la Generalitat insiste en que la única salida es un referéndum de autodeterminación y ha tachado las propuestas que llegan desde Madrid de "anuncios que caben en el espacio de un tuit" y luego no tienen desarrollo.

¿Debería aceptar el presidente de la Generalitat, Quim Torra, la oferta de Ana Pastor para explicar su proyecto separatista? Puigdemont, que rechazó una invitación similar que le hizo Mariano Rajoy, desconfía. "Hay demasiados anuncios que caben en un espacio de un tuit pero luego no hay desarrollo y creo que esta fase deberíamos haberla superado teniendo en cuenta la enorme trascendencia del conflicto político que hay", ha dicho tras reunirse con su antecesor, Artur Mas.

Para el expresidente de la Generalitat, es un avance que la oferta venga esta vez de la presidenta del Congreso y no del jefe del Ejecutivo, lo que evita "esa confusión permanente de roles, de poderes". No obstante, sostiene que la comparecencia de Torra "es una decisión que van a tener que tomar los líderes catalanes para ver exactamente qué es lo que se propone".

La propuesta de referéndum de Sánchez, insuficiente

A Puigdemont tampoco le convence la propuesta de Sánchez de celebrar un referéndum de autogobierno para ratificar un nuevo Estatuto. "Yo diría que ya hubo un referéndum sobre el Estatuto de Cataluña. ¿Nos está diciendo que no valió? ¿Por qué no valió? ¿Nos está diciendo que un Parlamento que tiene una mayoría soberanista debe hacer una cosa que no le encargan los ciudadanos?", ha alegado.

El principal problema de la oferta del presidente del Gobierno, sostiene el expresidente catalán, es la falta de concreción. "¿Y exactamente quién propone este nuevo Estatuto?¿Y exactamente qué dice el nuevo Estatuto que propone? Todas las soluciones nosotros tenemos el compromiso y el deber de escucharlas. Pero debe haber algo concreto sobre la mesa. ¿Hay algo concreto sobre la mesa? ¿Hay algún proyecto español para Cataluña? Anuncios hay algunos cuantos, pero nos gustaría pensar que la receta Sánchez es diferente a la receta Rajoy".

"Nosotros queremos negociar con el Estado español la celebración de un referéndum para que Cataluña decida su futuro. Lo que pide el pueblo de Cataluña, no sólo en las manifestaciones sino en las elecciones democráticas es poder ejercer su derecho a la autodeterminación", ha insistido el presidente catalán. 

No a retirar los lazos amarillos

¿Teme que si continúa por esa vía el Gobierno de Sánchez vuelva a activar el artículo 155 de la Constitución? Para Puigdemont, sería "volver a caer en el mismo error por segunda vez", ya que esa receta "no solo no sirvió para que las cosas fueran en línea de los inspiradores del 155 sino que se ha encontrado con una respuesta de una sociedad cívica, cohesionada, que no ha caído en ninguna sola de las preocupaciones".

El expresidente de la Generalitat ha rechazado la petición del Defensor del Pueblo a la Generalitat de retirar los lazos amarillos, el símbolo de los independentistas para pedir la libertad de los políticos presos, de los espacios públicos. A juicio de Puigdemont, la opinión que cuenta es la de su equivalente catalán, el Síndic de Greuges. "La libertad de expresión es algo que debe ser objeto de protección de los Gobiernos y no de restricción", aduce. 

Tanto Puigdemont como Mas han coincidido en que la próxima Diada del 11 de septiembre es "especial" porque se desarrolla "con una parte del Gobierno en prisión, la otra en el exilio, en un clima de depresión". Ambos mandatarios han reclamado la máxima participación a los soberanistas. Sólo Mas ha pedido además "mucha convivencia entre catalanes, y concordia y civismo". "Eso es fundamental ante aquella gente que quiere fracturar la sociedad catalana", ha agregado sin dar nombres.