Los miembros del Govern arriba y los ministros de Pedro Sánchez abajo.

Los miembros del Govern arriba y los ministros de Pedro Sánchez abajo.

Política ESPAÑA Y CATALUÑA

¿Tienen los españoles un "bache en su ADN" como dijo Torra? Compare a sus consellers con los ministros de Sánchez

La comparación uno a uno de los ministros del Gobierno de Pedro Sánchez y los consejeros del Gobierno autonómico catalán arroja un saldo muy favorable a los primeros.

Las diferencias saltan a la vista y se corresponden con las que cualquier observador imparcial podría esperar de la comparación de un Gobierno regional a cargo de responsabilidades locales con un Gobierno nacional con proyección exterior y responsabilidades nacionales e internacionales. Nombre a nombre, resulta difícil negar que el Gobierno de Pedro Sánchez cuenta con un caudal de experiencia, talento y prestigio internacional muy superior al Gobierno de un Quim Torra que considera a los españoles "bestias con baches en el ADN" pero cuyos consejeros difícilmente tendrían cabida en el Gobierno central o en cualquier otro Gobierno europeo. 

Pedro Sánchez anuncia la composición de su nuevo Gobierno

Más allá de ello, ambos gobiernos se diferencian en dos detalles clave. La proporción de hombres y mujeres (6/11 para el central y 7/6 para el autonómico) y su composición: mientras el Gobierno de Torra incluye a consejeros de ERC y JxCAT, el de Sánchez incluye ministros del PSOE e independientes, pero no miembros de otros partidos

1. Josep Borrell (Exteriores, Unión Europea y Cooperación) VS Ernest Maragall i Mira (Exteriores)

Sus currículos y su prestigio internacional son incomparables. Josep Borrell ha sido ministro de Obras Públicas y Transportes con Felipe González, presidente del Parlamento Europeo entre 2004 y 2007, secretario de Estado de Hacienda y diputado tanto en el Parlamento europeo como en el español.

Ernest Maragall es más conocido como el hermano de Pasqual Maragall que por sus logros políticos. El punto culminante de su carrera política fue su nombramiento como consejero de Educación durante el desastroso segundo tripartito de José Montilla, germen del proceso separatista actual y padre espiritual de esos equidistantes catalanes que entre la ley y el delito han optado por el delito "dialogado".

Josep Borrell es, en definitiva, un político de talla internacional y Ernest Maragall, un político regional cuya radicalización separatista de última hora –hace sólo unos años apenas podría habérsele definido como "nacionalista por desarmarizar"– parece más bien un intento de rentabilizar los últimos años de su vida política.

Tendrá a su cargo uno de las consejerías más vacías de contenido de todo el Gobierno catalán, esa cuyo objetivo no es otro que replicar simbólicamente las estructuras del Gobierno español. Es decir fingirse Estado con acción exterior sin serlo ni tener competencias para ello.

Valoración: Josep Borrell 10; Ernest Maragall 5.

2. María Jesús Montero (Hacienda) VS Pere Aragonès (Economía y Vicepresidencia)

María Jesús Montero aterriza en el Gobierno de Pedro Sánchez con su fama de talibán de los impuestos –y especialmente del de sucesión– a cuestas. En realidad, fue la responsable de sostener en pie los presupuestos de la Junta de Andalucía durante los años duros de la crisis y la ejecutora de severos recortes presupuestarios en su comunidad. Llegó a sonar como sustituta de Susana Díaz y es licenciada en Medicina. 

Pere Aragonès es uno de los perfiles más técnicos del Gobierno autonómico catalán. Exsecretario general de Economía junto a Oriol Junqueras, destacó por su docilidad durante la aplicación del 155. "Parece que en cualquier momento tenga que levantarse para jurar la bandera española" dijeron de él los funcionarios enviados por Rajoy para controlar las cuentas de la Generalidad. No se esperan de él grandes logros ni hazañas, aunque sí la habitual escenificación nacionalista dirigida al consumo, estrictamente interno, de sus fieles.

Valoración: María Jesús Montero 8; Pere Aragonès 5

3. Nadia Calviño (Economía y Empresa) VS Àngels Chacón (Empresa y Conocimiento)

Nadia Calviño es un mensaje a Europa: España no seguirá los pasos de Italia ni los del Reino Unido. También es un mensaje a la canciller alemana: "Señora Merkel, no notará usted la diferencia con el Gobierno de Mariano Rajoy". Exdirectora de Presupuestos de la Comisión Europea, Nadia Calviño es una devota de la ortodoxia económica europea y la ministra con un perfil internacional más alto junto a Josep Borrell. Será la encargada de las negociaciones con la UE. 

Àngels Chacón es, por su parte, una desconocida de perfil muy bajo. Fue teniente de alcalde de Igualada (una población de menos de 40.000 habitantes) durante siete años y directora de Industria de la Generalidad desde hace sólo unos meses. Se le supone cierta experiencia en su área, aunque sólo sea porque la ha ejercido anteriormente a nivel comarcal. Es una incógnita.

Valoración: Nadia Calviño 10; Àngels Chacón 3

4. Pedro Duque (Ciencia, Innovación y Universidades) VS nadie

La Generalidad de Cataluña no cuenta con una consejería equivalente a la del ministerio de Ciencia, Innovación e Universidades.

Valoración: Pedro Duque 10

5. Màxim Huerta (Cultura y Deporte) VS Laura Borràs (Cultura)

Màxim Huerta ha sido el fichaje más rocambolesco de Pedro Sánchez. A primera vista, su perfil heterodoxo y más ligado al mundo de la televisión, el espectáculo y la literatura de consumo rápido que a los círculos de la alta cultura parece insinuar que el presidente del Gobierno no le concede excesiva importancia a la Cultura y aún menos al Deporte. Dadas las bajas expectativas con las que arranca su labor como ministro, sólo puede sorprender para bien.

Laura Borràs es, por su parte, el perfil más extremista del nuevo Gobierno catalán. Considerada como una radical incluso entre los medios nacionalistas, llegó a abroncar a algunos trabajadores de ERC por dirigirle la palabra a diputados constitucionalistas y es una exaltada defensora del monolingüismo. Ha saltado a las primeras páginas de los diarios nacionales tras afirmar que el español es una lengua impuesta a los catalanes tras un proceso de colonización cultural y lingüístico. Es el perfil más cercano al de Quim Torra y por ello ha sido acusada repetidamente de "supremacista". Borràs no tendría cabida en ningún Gobierno europeo que no estuviera liderado por un partido de la extrema derecha más dura.

Valoración: Màxim Huerta (5); Laura Borràs (0)

6. Fernando Grande-Marlaska (Interior) VS Miquel Buch i Moya (Interior)

El nombramiento de Fernando Grande-Marlaska ha sido uno de los más criticados por la extrema izquierda, el nacionalismo radical y el separatismo catalán. Conocido por su extrema dureza contra ETA y su entorno durante sus años en la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska es la garantía para muchos de que el PSOE no traspasará determinadas líneas rojas en las concesiones –que ya se prevén– de Pedro Sánchez al nacionalismo.

Miquel Buch fue alcalde de Premià de Mar (una pequeña localidad de 28.000 habitantes) durante diez años. También ha sido presidente de la Asociación Catalana de Municipios y Comarcas y antes de entrar en política trabajó en una empresa familiar dedicada a la correduría de seguros. Todos los ojos estarán puestos sobre él como responsable de los 17.000 mossos d'esquadra de la comunidad, a los que instó el 1-O a desobedecer las órdenes judiciales. Está imputado por sedición.

Valoración: Fernando Grande-Marlaska 10; Miquel Buch i Moya 2

7. Isabel Celáa (Educación y Formación Profesional, y Portavocía del Gobierno) VS Josep Bargalló i Valls (Enseñanza)

Celáa fue consejera de Educación vasca durante el Gobierno de Patxi López y es licenciada por partida triple en filosofía, derecho y filología inglesa. Defensora del trilingüismo en el País Vasco –lo que en teoría la acerca a las tesis de Ciudadanos– tiene como principal misión mejorar los resultados PISA de los alumnos españoles y sentar las bases de una ley educativa que trascienda al Gobierno partidista de turno.

Josep Bargalló es otro de los perfiles relativamente altos de un Gobierno catalán escaso de ellos. Licenciado en filología catalana, fue consejero de Educación entre 2003 y 2004 y consejero en jefe del Gobierno de Pasqual Maragall entre 2005 y 2006. La consejería no le resultará extraña, aunque la materia altamente inflamable que tiene entre manos –inmersión lingüística obligatoria, marginación del español en las aulas y acusaciones de adoctrinamiento escolar– promete curvas.

Valoración: Isabel Celáa 7; Josep Bargalló i Valls 6

8. Margarita Robles (Defensa) VS nadie

La Generalidad de Cataluña no cuenta, por suerte, con una consejería equivalente a la del ministerio de Defensa. En el caso de Robles se suma además su control del CNI.

Valoración: Margarita Robles 6

9. Dolores Delgado (Justicia) VS Ester Capella i Farré (Justicia)

Dolores Delgado llega al Gobierno tras su paso por la Audiencia Nacional como fiscal coordinadora contra el terrorismo yihadista. Vocal del Consejo Fiscal –órgano asesor de la Fiscalía General del Estado–, es una fiscal progresista muy respetada por sus compañeros de la Audiencia. Cuenta con veintiocho años de experiencia, veinticinco de ellos en la Audiencia Nacional. Se opuso a la entrega del informático Hervé Falciani a Suiza.

Ester Capella i Farré llega a la consejería de Justicia de la Generalidad catalana tras cinco años como senadora y diputada en Madrid. A su cargo tendrá una consejería encargada de asuntos de segundo nivel en el contexto judicial español: servicios penitenciarios, justicia juvenil, desarrollo del derecho civil catalán y los colegios profesionales. 

Es de prever que dedique buena parte de su tiempo a protestar por la situación jurídica de los presos, los encausados y los fugados tras el golpe de Estado catalanista y a reclamar su libertad y/o su indulto cuando lleguen las condenas. Quizá a proyectar una de las "estructuras de Estado" básicas para el separatismo catalán: un poder judicial catalán independiente del español pero férreamente controlado por el Gobierno de la Generalidad.

Valoración: Dolores Delgado 8; Ester Capella i Farré 5

10. Magdalena Valerio (Trabajo, Migraciones y Seguridad Social) VS Chakir El Homrani Lesfar (Trabajo, Asuntos Sociales y Familias)

Magdalena Valerio es una experta en Seguridad Social y pensiones y ha pasado por los tres niveles de la administración española: como concejal del Ayuntamiento de Guadalajara; como consejera de Trabajo, Turismo y Justicia y Administraciones Públicas en el Gobierno autonómico de Castilla-La Mancha; y como diputada en el Congreso entre 2011 y 2016. En sus manos caen el déficit anual de 18.500 millones de la Seguridad Social, las pensiones, la normativa laboral y el diálogo entre patronales y sindicatos.

Chakir El Homrani-Lesfar es de origen marroquí y regidor del Ayuntamiento de Granollers desde 2015. Con un pasado ligado al sindicalismo –concretamente en UGT– fue uno de los redactores de la ley catalana de renta ciudadana garantizada. Es otra de las incógnitas del nuevo Gobierno catalán, aunque como consejero de ERC se le presupone una sensibilidad más cercana a las reivindicaciones sociales de la izquierda que a los intereses de los votantes de JxCAT.

Valoración: Magdalena Valerio 7; Chakir El Homrani-Lesfar 4

11. Meritxell Batet (Política Territorial y Función Pública) VS Jordi Puigneró i Ferrer (Políticas Digitales y Administración Pública)

Meritxell Batet, nacionalista catalana de perfil bajo, es la mayor concesión que Pedro Sánchez ha hecho al separatismo. Como encargada de la cartera de Administraciones Territoriales, será la encargada de lidiar con el proceso separatista y de trabajar en pro de una reforma de Constitución que consolide una jerarquía de españoles de primera (vascos y catalanes) y españoles de segunda (el resto).

En cierta manera, el nombramiento de Batet tiene algo de sutilmente racista: "Vamos a nombrar como interlocutor a uno de los suyos para que vean que tenemos la voluntad de entendernos con ellos en su propio lenguaje". ¡Ni que los catalanes fuéramos los extraterrestres de La Llegada

El perfil profesional de Jordi Puigneró, muy ligado a la ingeniería y los sistemas de información, es la prueba de que Puigdemont, el verdadero maestro de marionetas del Gobierno catalán, tiene bastante más interés en el control y el desarrollo del CESICAT y el CCTI –los "cerebros digital" del proceso separatista encargados de la creación de una Hacienda catalana paralela a la estatal– que en cualquier otro asunto relacionado con las administraciones públicas. Si la república catalana no puede hacerse realidad en el terreno de lo material lo hará en el virtual. Y Jordi Puigneró será el encargado de ello.

Valoración: Meritxell Batet 3; Jordi Puigneró i Ferrer 4

12. Carmen Montón (Sanidad, Consumo y Bienestar Social) VS Alba Vergés (Salud)

La valenciana Carmen Montón, licenciada en Medicina y exconsejera de Salud de su comunidad, es una de las ministras más ideologizadas del Gobierno de Pedro Sánchez. Firme defensora de la sanidad universal, fue la desmanteladora de la primera experiencia de hospital público-privado de Valencia y ha defendido la eliminación de los copagos. Fue también ponente de la Ley de matrimonio homosexual y de la nueva Ley del aborto.

El currículo de Alba Vergès, hasta hace unos días cuarta secretaria de la Mesa del Parlamento autonómico catalán, no puede alejarse más del terreno en el que deberá moverse a partir de ahora. Licenciada en Economía e Ingeniería Técnica Informática, su única experiencia en el ámbito de la Salud se limita a haber sido la responsable de contabilidad y finanzas del Consorcio Sociosanitaria de Igualada. Muy comprometida con el 1-O, su experiencia no ido jamás más allá del nivel comarcal.

Valoración: Carmen Montón 6; Alba Vergès 3

13. Teresa Ribera (Transición ecológica) y José Luis Ábalos (Fomento) VS Damià Calvet (Territorio)

El Gobierno catalán reúne en una sola consejería las competencias del ministerio de Transición Ecológica (especialmente las relacionadas con el agua, la gestión de los residuos, las energías renovables y la calidad ambiental) y las de Fomento (planificación territorial, vivienda, carreteras, ferrocarriles, puertos y transporte).

Teresa Ribera ha sido recibida con júbilo por las organización ecologistas. Se prevé que derogue el llamado "impuesto al sol" y que avance hacia el cierre definitivo de las centrales de carbón y nucleares. También deberá encontrar la manera de rentabilizar las energías renovables.

Ábalos, por su parte, tiene entre manos una de las patatas calientes de una legislatura que se prevé corta. Básicamente, las infraestructuras y su financiación, que tanta competencia despiertan entre autonomías. Su currículo como profesional de partido y maestro de EGB no es, desde luego, el más luminoso de los del Gobierno de Pedro Sánchez, que ha premiado más su fidelidad que su competencia profesional.

Damià Calvet es graduado en ingeniería de edificación y diplomado en arquitectura técnica. Es el exdirector del Incasòl (Instituto Catalán del Suelo) y fue secretario de Territorio y Movilidad con Artur Mas entre 2011 y 2013. De ahí que se le presuponga un cierto conocimiento de las competencias de su consejería.

Valoración: Teresa Ribera 7; José Luis Ábalos 5; Damià Calvet 6

14. Luis Planas (Agricultura, Pesca y Alimentación) VS Teresa Jordà i Roura (Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación)

A Luis Planas le corresponderá, muy probablemente, lidiar con la negociación de la PAC. Es decir, la Política Agraria Común europea. Fue eurodiputado y vicepresidente del grupo socialista del Parlamento europeo, embajador español en Marruecos y secretario general del Comité Económico y Social europeo, aunque es más conocido en España como (casi) rival de Susana Díaz en las primarias andaluzas de 2013: no consiguió los avales necesarios.

Teresa Jordà i Roura es licenciada en Historia Moderna y Contemporánea y fue alcaldesa de Ripoll, un municipio catalán de apenas diez mil habitantes. Fue diputada en el Congreso desde 2011 hasta su toma de posesión como consejera de la Generalidad. Es prácticamente una desconocida fuera del ámbito regional catalán.

Valoración: Luis Planas 7; Teresa Jordà 4

15. Carmen Calvo (Vicepresidencia, Presidencia y Relaciones con las Cortes, e Igualdad) VS Elsa Artadi (portavoz del Gobierno y consejera de Presidencia)

Carmen Calvo es una de las figuras eternas del socialismo contemporáneo. Doctora en Derecho Constitucional, fue consejera de Cultura de la Junta de Andalucía y ministra de Cultura con Zapatero. También fue secretaria de Igualdad del PSOE y, desde hace una semana, la sustituta de Soraya Sáenz de Santamaría en el trono de "mujer más poderosa de España", sólo disputado por una Margarita Robles que puso como condición para hacerse cargo del ministerio de Defensa que se le entregara en bandeja el control del CNI.

Elsa Artadi es una de las grandes líneas de falla dentro del propio microclima nacionalista. Según a quién se le pregunte, es una becaria eterna cuyo mayor mérito curricular ha consistido en su cercanía profesional y personal a Carles Puigdemont o una de las políticas más inteligentes y capaces del nuevo Gobierno catalán.

Licenciada en Economía y exsecretaria de Hacienda en el departamento de Economía y Conocimiento entre 2015 y 2016, es uno más de esos perfiles de prometedores jóvenes cachorros convergentes que ni son tan cachorros (Artadi cuenta ya 42 años) ni tan convergentes (JxCAT libra en estos momentos una batalla civil con el PDeCAT por los restos de Convergència).

Valoración: Carmen Calvo 7; Elsa Artadi 4

16. Reyes Maroto (Industria, Comercio y Turismo)

Las competencias del ministerio de Industria, Comercio y Turismo son asumidas en la Generalidad por la consejería de Empresa y Conocimiento.

Valoración: Reyes Maroto 4