Álvaro Pérez, El Bigotes, este martes en el Congreso.

Álvaro Pérez, El Bigotes, este martes en el Congreso. Javier Lizon Efe

Política COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

'El Bigotes' señala al marido de Cospedal: "Sale en los papeles de Bárcenas y no lo veo aquí sentado"

Álvaro Pérez comparece en la comisión que investiga la financiación ilegal del PP y apunta a que hay más nombres aún por salir.

La comisión del Congreso que investiga la presunta financiación ilegal del PP ha recibido este martes a un invitado muy particular, Álvaro Pérez, El Bigotes, que señaló en más de una ocasión directamente al marido de María Dolores de Cospedal, Ignacio López del Hierro: "Venía a repartir el mondongo. Sale en los papeles de Bárcenas y no lo veo aquí sentado. Ojalá lo inviten ustedes mañana", señaló el compareciente.

EL Bigotes declara en el Congreso

López del Hierro no fue la única persona a la que señaló El Bigotes. También destacó otro nombre, el de Ángel Piñeiro López. "Figuran como atizantes en los papeles de Bárcenas y no los veo en ningún juicio. A lo mejor es que tienen algún tipo de privilegio", reprochó una y otra vez.

El Bigotes, quien fue responsable de Orange Market, salió de la prisión de Valdemoro para acudir al Congreso de los Diputados. Llegó con muchas ganas de hablar, aunque no quiso desvelar nuevos datos que se están investigando en el juzgado. De hecho, a las preguntas de si hay más nombres que aún no han salido vinculados a la financiación irregular del PP, respondió: "De momento están los que han salido. Faltan algunos por salir, pero estamos en pleno juicio".

El compareciente se quejó del larguísimo proceso judicial de Gürtel. "Llevamos diez años. Nunca un caso judicial ha sido tan rentable para los medios de comunicación y para ustedes".

El compareciente reconoció que visitaba muchas veces la sede nacional del PP para preparar los actos del partido y presumió de tener todavía de Génova "la tarjeta VIP de recuerdo". También reveló que la última vez que vio a Mariano Rajoy fue once meses después de los atentados del 11-M, cuando lo acompañó a una óptica para cambiarle las gafas "porque las tenía muy antiguas, de pasta amarillenta". Aunque circunscribió su relación con Rajoy al estrictamente profesional. "Nuestra relación no era amistosa, era cordial".

Además, recordó ante sus señorías que él viajó con Rajoy en 2011 a Paraguay y Argentina durante varias semanas. Pero en cierto modo entiende que ahora le rechace. "Cuando uno pasa de ser humano a apestado, es lógico".