El ministro Luis de Guindos es superfavorito para la vicepresidencia del BCE

El ministro Luis de Guindos es "superfavorito" para la vicepresidencia del BCE Susana Vera/Reuters

Política

Por qué es importante para España recuperar la silla del Banco Central Europeo

Guindos se convertirá en el número dos de Mario Draghi tras retirarse su rival irlandés.

Bruselas

Tal y como estaba previsto, el Eurogrupo ha elegido este lunes al ministro de Economía, Luis de Guindos, como vicepresidente del Banco Central Europeo. Pese al dictamen negativo de la Eurocámara, Guindos partía como "superfavorito" para el cargo. Finalmente, su rival, el gobernador del Banco de Irlanda Philip Lane, ha retirado su candidatura minutos antes de iniciarse la reunión para permitir que la elección se produzca por consenso.

Guindos sustituirá en la vicepresidencia del BCE al portugués Vítor Constâncio a partir del 1 de junio, para un mandato de ocho años no renovable. Ha prometido que dejará el ministerio de Economía antes de que se formalice su nombramiento, algo que ocurrirá durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del 22 y 23 de marzo. Ello obliga al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a buscarle un sustituto en las próximas semanas.

¿Cuáles son las funciones del vicepresidente del BCE?

El vicepresidente forma parte del Comité Ejecutivo, es decir, el directorio de seis miembros responsable de forma colegiada de la gestión ordinaria del BCE y de preparar y aplicar las decisiones de política monetaria que adopta el Consejo de Gobierno (en el que participan también los gobernadores de los Bancos Centrales de los 19 países de la eurozona). El número dos actúa de escudero del presidente, Mario Draghi, durante las ruedas de prensa en Fráncfort cada seis semanas para explicar sus decisiones y le sustituye a menudo en las reuniones del Eurogrupo y el Ecofin. Según el actual reparto de tareas, el vicepresidente se encarga además específicamente de las áreas de Estudios y de Política Macroprudencial y Estabilidad Financiera, es decir, de regulación de los bancos, aunque la distribución de funciones podría cambiarse tras la llegada de Guindos. Cobrará un salario de 334.080 euros al año (cinco veces más que como ministro), más una ayuda para su vivienda en Fráncfort.

¿Por qué perdió España su silla en el directorio?

España perdió su silla en el directorio del BCE en julio de 2012, en el punto más álgido de la crisis de deuda y con el país recién rescatado. El Eurogrupo eligió al luxemburgués Yves Mersch para sustituir al español Jose Manuel González Páramo en el Comité Ejecutivo y descartó al candidato que había presentado el Gobierno de Mariano Rajoy, Antonio Sáinz de Vicuña. Se rompía así el pacto no escrito según el cual los cuatro grandes países de la eurozona (Alemania, Francia, Italia y España) debían tener siempre a un representante en este órganoEn sus memorias, Guindos lo atribuye a un castigo de la canciller Angela Merkel por las políticas económicas del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. En Bruselas se añade que también influyó el perfil del candidato español, que no era experto en política monetaria sino jurista.

La elección de Guindos como vicepresidente supone el primer paso para recuperar la influencia que España ha perdido en las instituciones de la UE desde la crisis económica y financiera. A principios de 2007, Javier Solana ocupaba la jefatura de la diplomacia europea; Josep Borrell era presidente de la Eurocámara; y Joaquín Almunia, comisario de Asuntos Económicos. En la actualidad, el único cargo europeo español de alto nivel político es el de Miguel Arias Cañete como comisario de Energía y Cambio Climático, con mucha menos proyección pública que cualquiera de sus antecesores. El ministro de Economía ya intentó un asalto a la presidencia del Eurogrupo en julio de 2015, pero fracasó estrepitosamente. Pese a contar con el apoyo de Alemania, Guindos sólo logró un tercio de los votos y fue derrotado por el holandés Jeroen Dijsselbloem.

El Eurogrupo decide si Guindos es el candidato a la vicepresidencia del BCE

¿Qué apoyos tiene ahora para recuperarla?

Un gran número de Estados miembros han expresado ya en público su apoyo a la candidatura de Luis de Guindos. Entre ellos, Portugal, Malta, Eslovaquia, Letonia y Austria. El Gobierno da por hecho el apoyo de Alemania, mientras que Francia se inclina también por el candidato español, según Reuters. También Lituania, Austria, Chipre y Finlandia han dicho a Bloomberg que votarán a Guindos. En cambio, ningún Estado miembro ha expresado en público su apoyo a Lane, aparte, claro está, del Gobierno de Dublín. El candidato ganador necesitará el respaldo de al menos 14 de los 19 países de la eurozona, que representen al menos el 65% de la población.

¿Por qué la Eurocámara prefiere al candidato irlandés?

Tras examinar a los dos candidatos el pasado 14 de febrero, la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara dictaminó que Philip Lane es un candidato "más convincente" para la vicepresidencia del BCE y expresó "reservas" sobre Guindos. El Parlamento Europeo prefiere al aspirante irlandés porque es un reputado economista con experiencia contrastada en política monetaria. Es doctor en Economía por la Universidad de Harvard, enseña en el departamento de economía del Trinity College de Dublín y desde 2015 ejerce de gobernador del Banco de Irlanda. En contraste, Guindos no tiene ninguna experiencia en política monetaria. Pero lo que más preocupa de su candidatura es que se trata de la primera vez que un ministro en activo salta directamente al BCE, con el consiguiente riesgo de politizar la institución y comprometer su independencia. Una inquietud que comparte el propio Draghi y los funcionarios de Fráncfort. Pero ni la Eurocámara ni el BCE votan en este proceso: sus opiniones no son vinculantes.

¿Cómo me afecta a mi lo que decida el BCE?

Desde el inicio de la crisis financiera, el BCE se ha convertido en la institución más poderosa y eficaz de la UE para combatir la recesión. A Draghi se le atribuye la salvación de España y el euro con sus 'palabras mágicas' en julio de 2012: "Dentro de nuestro mandato, el BCE está dispuesto a hacer lo que sea necesario para preservar el euro. Y créame, será suficiente". Una vez que la recuperación se ha consolidado y que la eurozona vuelve a crecer a velocidad de crucero, el debate ahora es cuándo se retiran los estímulos monetarios y vuelven a subir los tipos de interés, que siguen en mínimos históricos del 0%. Es decir, lo que está en juego para ciudadanos de a pie y empresas es cuándo empezarán a subir de nuevo los tipos de hipotecas y créditos. El banquero italiano ha garantizado que no habrá incrementos al menos hasta 2019. Pero los miembros más duros del Consejo de Gobierno (halcones, en la jerga de los banqueros) quieren adelantar los plazos.

¿Cómo impactará la elección de Guindos en el equilibrio de fuerzas?

A corto plazo, la elección de Guindos no altera sustancialmente el equilibrio de fuerzas en el BCE, ya que sustituye al portugués Constâncio, que apoya las políticas de estímulo monetario (es decir, está en el bando de las palomas, de nuevo según la jerga financiera). En una entrevista a Les Echos, el ministro de Economía rechaza definirse como halcón o paloma, pero admite que "la eficacia de la política monetaria ha sido incontestablemente uno de los factores de crecimiento en Europa". El problema podría llegar si su candidatura está ligada a la elección del alemán Jens Weidmann como presidente del BCE cuando expire el mandato de Draghi a finales de 2019, tal y como especula la prensa germana. Un tándem Guindos/Weidmann podría acabar perjudicando a España, ya que el alemán ha votado en contra de la mayoría de medidas de estímulo del BCE y pide ahora acelerar la normalización de la política monetaria.