La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en el Congreso.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en el Congreso. Ballesteros Efe

Política SESIÓN DE CONTROL

El Gobierno se compromete con Cs a no hacer concesiones al PNV por la soberanía nacional

La vicepresidenta del Gobierno replica a Juan Carlos Girauta que "España es mucho más que Ciudadanos y más que el PP".

La vicepresidenta del Gobierno fue rotunda ante la pregunta del portavoz de Cs en el Congreso, Juan Carlos Girauta, que le recordaba que el PNV prepara un Plan Ibarretxe II y "el nacionalismo es la mayor amenaza de Europa. Les pido que no sean nostálgicos. Nosotros nos vamos a oponer". Soraya Sáenz de Santamaría respondió que el Gobierno que lidera Mariano Rajoy "rechaza de manera expresa y rotunda la pretensión de incorporar a una posible reforma estatuaria el derecho de autodeterminación".

La 'número dos' del Ejecutivo aprovechó su intervención para recordar a Cs que es un partido sin representación en la Cámaras vasca, un dardo que Girauta replicó. "Quizá su estrecha relación con el PNV le ha hecho olvidar que la casa de la soberanía nacional es esta, no el Parlamento Vasco".

El portavoz de la formación naranja fue más allá y le restregó a la vicepresidenta que el PP es "un partido que muestra una enorme fiesta de liberalidad con los nacionalistas. Pero la fiesta no la están pagando ustedes, la pagan todos los españoles".

Con los Presupuestos Generales del Estado de 2018 aún sin aprobar, Santamaría quiso sellar la paz en su última réplica al portavoz de Cs y le recordó que "la defensa de la unidad de España se hace, precisamente uniéndonos. España es mucho más que Ciudadanos y más que el PP".

Ciudadanos amenaza con "congelar" el pacto de legislatura

Previamente, el presidente del Gobierno respondió a una pregunta que le lanzó el portavoz del PNV en el Congreso. Aitor Esteban le preguntó por las declaraciones que hizo el jefe operativo de la UCO, Manuel Sánchez  Corbí, el 3 de febrero en un periódico nacional, donde situaba a su partido en el bando "de los malos" en la lucha contra ETA, junto a "etarras, batasunos y las iglesia vasca". Rajoy se limitó a responder que el periodista se retractó después de esa información.