Méndez de Vigo, en el Consejo de Ministros de este viernes.

Méndez de Vigo, en el Consejo de Ministros de este viernes. Chema Moya Efe

Política CONSEJO DE MINISTROS

El Gobierno no ve "novedades" en las nuevas revelaciones de Gürtel

Méndez de Vigo insiste en que la investidura telemática de Puigdemont es ilegal, pero no puede garantizar que la impedirá.

El Gobierno no ve "novedades" en las últimas revelaciones de la rama valenciana de la trama Gürtel. El portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, ha interpretado como una estrategia de defensa la declaración de Pablo Crespo, que ha apuntado directamente al expresidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, como conocedor de la presunta financiación irregular del Partido Popular y al propio partido como el que "decidía si se pagaba en A o en B".

"Gürtel es un caso muy viejo, yo creo que los inicios de esos actos son de la década de los 90 o de principios de los 2000", ha dicho Méndez de Vigo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. "Lo que estamos viendo ahora es un juicio, uno más. Ha habido varios. Yo no veo que existan novedades respecto a lo que estamos escuchando ahora de lo que hemos escuchado antes. Y si escuchamos alguna, entra dentro de la lógica de lo que las defensas preparan para defender los propios intereses".

El portavoz del Gobierno ha respondido a numerosas preguntas sobre la posible investidura telemática de Carles Puigdemont. Méndez de Vigo ha recordado que es ilegal y que Moncloa velará por el cumplimiento de la ley. Pero en ningún momento ha garantizado que se puede impedir esa votación. El Gobierno sabe que hay resquicios y la Mesa del Parlament recién elegida tiene mayoría separatista.

"El Gobierno ha sido claro. Está en ejercicio del 155 y no va a consentir ninguna ilegalidad", ha asegurado. "El Gobierno observará que se cumpla la legalidad. Los que vulneren las leyes saben que tendrán que responder ante los tribunales".

Méndez de Vigo también ha anunciado que el presidente del Gobierno se plantea celebrar el debate sobre el Estado de la Nación en primavera y que la prioridad ahora mismo son los Presupuestos y la reforma de la financiación autonómica. Moncloa espera presentar el proyecto de ley en las próximas semanas y repetir la mayoría parlamentaria del año pasado, que implica necesariamente el apoyo de Ciudadanos y el PNV.

"Quiero recordarle que hubo siete partidos, siete partidos que aprobaron los Presupuestos de 2017. Por tanto, si no hay ninguna novedad respecto a lo que ya conocemos de 2017, supongo que eso no será un impedimento para aprobar unos Presupuestos Generales del Estado que, lo reitero, son buenos para España, para todos", ha añadido.