Política

Sánchez propone un nuevo impuesto a los bancos para que paguen las pensiones

El líder del PSOE da un giro a la izquierda y apela a "diez acuerdos de país". Entre otras cosas, quiere un "gravamen extraordinario" a las entidades financieras. 

Pedro Sánchez da un paso al frente. El líder del PSOE pretende "liderar España desde la oposición". Y, entre otras cosas, ha propuesto este martes la creación de dos nuevos impuestos para ayudar a costear el gasto del Estado en pensiones. Uno sería un "gravamen extraordinario" a la banca que, tras ser rescatada con dinero público durante la crisis, debería "ayudar" a los españoles. El segundo gravaría las transacciones financieras. 

En un desayuno informativo organizado por el foro de la Nueva Economía y celebrado en el Hotel Palace, Sánchez ha anunciado que el PSOE trabaja ya en "diez acuerdos de país". O sea, diez pactos de estado. Y los pretende sacar adelante a lo largo de este 2018 aunque estén en la oposición. 

Ha explicado que desde ahora mismo entablará una negociación con diversos colectivos sociales hasta mayo. Y a partir de junio presentarán en el Congreso sus propuestas para que sean aprobadas. "España necesita transformaciones y yo doy un paso al frente", ha llegado a decir el secretario general del PSOE. 

En ese marco, en materia de pensiones el PSOE ya presentó este lunes una propuesta. Pero este martes Sánchez ha detallado la creación de esos dos nuevos impuestos. El impuesto a la banca es, según Sánchez, "ha sido exigido por organismos como la Unión Europea o el Fondo Monetario Internacional y puesto en marcha por gobiernos como el de Reino Unido". 

El secretario general del PSOE ha justificado la creación de este impuesto a los bancos porque "si los españoles evitaron la caída de los bancos durante la crisis con el sudor de su frente", ahora es "justo" que las entidades financieras "ayuden a los españoles" a garantizar sus pensiones.

Esta y otras de las propuestas detalladas por Sánchez evidencian el giro a la izquierda que pretende dar en este 2018, huyendo del monotema de Cataluña.