El conseller Romeva, durante su rueda de prensa en Bruselas

El conseller Romeva, durante su rueda de prensa en Bruselas JS

Política EL GOLPE SEPARATISTA

El Gobierno cierra las 'embajadas' de Cataluña en el exterior

El departamento de Raül Romeva, autoproclamado ministro en Bruselas, dedica más de 35 millones anuales a estas delegaciones.

Jorge Sáinz

El Consejo de Ministros ha acordado este viernes la supresión de las delegaciones de Cataluña en el exterior al amparo del artículo 155, según ha podido saber EL ESPAÑOL. Sólo la oficina de Cataluña en Bruselas se ha salvado de la extinción.

El departamento capitaneado por Raül Romeva, autoproclamado ministro en Bruselas, dedica más de 35 millones anuales a estas delegaciones, que dan trabajo a casi 80 personas, 54 de alto rango. Su labor es "defender los intereses de la Generalitat". Además de las "embajadas", Puigdemont destina 2,3 millones cada año a Diplocat, entidad confeccionada para promover contactos de alto nivel en el exterior.

Uno de los cuatro decretos aprobados por el Gobierno este viernes tras la proclamación de la independencia en Cataluña introduce cambios en la estructura de la Generalitat. Entre ellos, la supresión de estructuras paraestatales como las 'embajadas' o el llamado Consejo Asesor para la Transición nacional.

Según la web de la propia Generalitat, existen nueve embajadas en activo: Unión Europea, Francia, Reino Unido e Irlanda -una para ambos países-, Alemania, una para EEUU, México y Canadá, Austria, Italia, Portugal y Dinamarca.

Esta información está desactualizada, teniendo en cuenta que el Govern anunció la creación de tres "embajadas" más en 2016: Polonia, Croacia y Suiza. Suman un total de 12 y, según los presupuestos del pasado año, la intención pasa por ampliarlas hasta 15 con inauguraciones en Marruecos, Argentina y Corea del Sur.

Bruselas se ha salvado de esta cierre, porque las oficinas de intereses autonómicos son mecanismos de coordinación del Estado y las autonomías con la Unión Europea avalados por el Tribunal Constitucional. 

No sólo Cataluña posee delegaciones en el extranjero. En la clasificación de más a menos, le siguen País Vasco, con 7 "embajadas"; Galicia (3), Canarias (3), Asturias, Madrid y Valencia (1), etc. La Generalitat es la que más gasta. El Ejecutivo no considera esto el mayor problema, sino el objetivo que persiguen: convencer al resto de países de que Cataluña debe independizarse.