El presidente del BCE, Mario Draghi, durante su rueda de prensa

El presidente del BCE, Mario Draghi, durante su rueda de prensa Kai Pfaffenbach/Reuters

Política

Draghi dice que el BCE sigue con "gran atención" la crisis catalana

Avisa de que el desafío secesionista puede ser un riesgo para la estabilidad financiera en España y en la UE dependiendo de cómo se resuelva.

Bruselas

El desafío secesionista en Cataluña también preocupa en Fráncfort. El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha confesado este jueves que sigue con "gran atención" la evolución de la crisis catalana. Considera que se trata de un acontecimiento "significativo" para la eurozona desde el punto de vista económico, aunque todavía es "prematuro" para determinar si pondrá en riesgo la estabilidad financiera en España y la UE. Todo dependerá del desenlace.

"Es muy difícil comentar sobre acontecimientos que cambian cada día", ha dicho Draghi en una rueda de prensa en Fráncoft. "Pero lo estamos siguiendo con gran atención", ha apuntado cuando se le ha preguntado por la fuga de más de un millar de empresas y el traslado de sede de Caixabank y Sabadell fuera de Cataluña.

"La importancia de lo que está pasando es significativa. Pero concluir ahora que (la crisis catalana) plantea riesgos a la estabilidad financiera sería prematuro. Hay que ver lo que sucede", ha zanjado el banquero italiano.

¿Ha comprado el BCE más deuda española en los últimos días para contener la volatilidad provocada por el desafío secesionista en Cataluña", le han preguntado a Draghi. "No, porque nuestro mandato es la estabilidad de precios y no lo que pasa en los diferentes países", responde el presidente del BCE.

Draghi ha anunciado en su rueda de prensa que el BCE empezará a retirar a partir de enero sus estímulos monetarios. Recortará a la mitad, de 60.000 a 30.000 millones, el importe mensual de su programa de compra de deuda pública y privada. Al mismo tiempo, el plan se prorroga otros nueve meses, hasta septiembre de 2018, y podría alargarse más en el tiempo o aumentar de volumen si la situación económica empeora.