Javier Lambán, en un acto institucional.

Javier Lambán, en un acto institucional. Gobierno de Aragón

Política POLÍTICA LINGÜÍSTICA

Aragón dará carnés y ayudas a quienes se impliquen en la difusión de la fabla aragonesa

El objetivo es "tejer una red de colaboradores" para promocionar la lengua en lugares públicos como piscinas o bares y también en empresas.

Zaragoza

El Gobierno de Aragón que preside el socialista Javier Lambán está decidido a promocionar la expansión de las "lenguas propias" en la región. Tras el fomento de la fabla o el aragonés y del catalán como lenguas vehiculares en los centros públicos, la aprobación de subvenciones para su difusión y la creación de la Academia Aragonesa de la Lengua, nace ahora un carnet de fidelización de la lengua aragonesa.

Según fuentes del Departamento de Educación, del que depende la política lingüística, la creación de este carnet servirá "para tejer una red de colaboradores comprometidos con la lengua aragonesa". Estos fieles serán identificados con un carnet propio que los acredita como difusores del aragonés. Su misión será concienciar del uso del aragonés en espacios públicos, centros culturales, empresas e incluso bares.

"Los ayuntamientos o comarcas interesadas deberán definir sus espacios públicos -bibliotecas, centros de salud, piscinas, etc.- como zonas de uso prioritario del aragonés", según informan desde la Consejería.

Ventajas y subvenciones

Además de las instituciones, a esta campaña de promoción del aragonés que se ha bautizado como Agora x l’aragonéstambién se pueden sumar empresas y comercios, que obtendrán una serie de ventajas y que podrán optar también a subvenciones a tal efecto. Los beneficiarios tendrán la obligación de señalizar mediante un distintivo oficial su implicación en la campaña.

Otra de las novedades del nuevo programa para captar fieles a la lengua aragonesa, será la posibilidad de realizar clases voluntarias de aragonés con los llamados "mentores".

Actualmente, según el primer censo realizado por el Seminario aragonés de sociolingüística -vinculado a la Universidad de Zaragoza-, hay 25.556 hablantes del aragonés por todo el territorio de Aragón. Sólo 17.009 aragoneses reconocen que saben escribir en la lengua aragonesa. En total, según los datos aportados, menos de un 2% de la población hablan aragonés, una lengua que, según reconoce la UNESCO, está en peligro de extinción.

La Oficina del aragonés

La apuesta por la promoción del aragonés y del catalán es un objetivo político del Gobierno de Aragón que emana del compromiso del Partido Socialista con las fuerzas de izquierdas -Podemos e Izquierda Unida- que sustentan su gobierno, pero también por la influencia de sus socios nacionalistas de Chunta Aragonesista.

Hace pocas semanas, desde el Gobierno municipal de Zaragoza liderado por Zaragoza en Común (Podemos e IU), se creó una Oficina del aragonés para difundir la lengua en la capital aragonesa. La Oficina municipal ha sido dotada con un presupuesto de 25.000 euros. En principio, según fuentes municipales, "se gastará en material publicitario y campañas internas del Ayuntamiento".

El recién creado organismo municipal tendrá la labor de profundizar en la enseñanza y el conocimiento popular del aragonés, los convenios con las escuelas propias para su aprendizaje, las políticas de protección e, incluso, la posibilidad de utilizarlo en ámbitos oficiales.

"Más de mil años de historia"

La creación de la Oficina fue a iniciativa de Chunta Aragonesista, y el Gobierno municipal de Podemos recogió la idea para promoverla. El concejal Rivarés (Zaragoza en Común) reivindicó el aragonés como una lengua con “más de mil años de historia” y “un tesoro” que se debe preservar en Zaragoza. Según ha podido saber este periódico, desde el Gobierno municipal se pretende rotular más de cien calles en aragonés antes del fin de la legislatura.

La política aragonesa nunca ha sido capaz de mantener un consenso sobre el modelo lingüístico de la comunidad. En estos momentos todavía sigue vigente la Ley de Lenguas aprobada por el anterior gobierno autonómico (PP-PAR). Sin embargo, el gobierno actual (PSOE-CHA) introdujo una argucia legal para reconocer como "lenguas propias" el aragonés y el catalán. Un Aragón trilingüe: castellano, aragonés y catalán.

Recientemente, el Gobierno aragonés creó la Academia Aragonesa de la Lengua. Un organismo para regular la utilización de las lenguas propias en la comunidad aragonesa. Mediante dicha academia, con una dotación presupuestaria de 15.000 euros al año, se pretende crear una estrategia para expandir el uso del aragonés y el catalán. De hecho, la expansión del catalán en tierras aragonesas fue motivo de debate recientemente entre el Gobierno de Aragón y la Generalitat. Tal y como publicó EL ESPAÑOL, desde el Ejecutivo catalán se pidió que la lengua catalana se proteja de manera jurídica y se reconozca como cooficial en Aragón.