Política El futuro de la UE

Ciudadanos ante la 'new wave' del liberalismo: ¿existe un nuevo centro político en Europa?

Los expertos matizan que no puede hablarse de una "pauta común" o una ola liberal en la Unión Europea: "Son contextos diferentes". 

Noticias relacionadas

Adam Smith y John Locke no están muertos. La victoria de Emmanuel Macron en Francia es el segundo triunfo consecutivo de un movimiento político liberal en Europa tras el brexit. Ya son ocho los países de la UE con un presidente o primer ministro liberal demócrata: Francia, Dinamarca, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Estonia, Eslovenia y Finlandia.

La Alianza Liberal Demócrata Europea (ALDE), que agrupa a unos 60 partidos de esta ideología en Europa, dice que el liberalismo se ha consolidado como alternativa al tradicional bipartidismo europeo conservadores-socialistas y a los movimientos populistas. Pero esta new wave (nueva ola) europea tiene muchos matices. Los expertos se resisten a hablar de una "ola liberal" o una "pauta común" en la Unión Europea.

"No podemos hablar de ola liberal, hay contextos distintos y no hay un pauta común", dice el politólogo Pablo Simón. "Hay ciclos diferentes entre países".

Rivera celebra el triunfo de Macron: "Un espejo en que mirarse"

El caso Macron

La inesperada victoria del brexit en el referéndum de hace menos de un año hizo crecer las expectativas de partidos eurófobos como el de Marine Le Pen o Geert Wilders. El éxito del liberalismo ha sido precisamente ganar las elecciones en Francia y Holanda con el discurso opuesto: europeísmo y libre comercio frente a proteccionismo. La victoria de Macron, sin partido ni estructura política, ha sido toda una sorpresa para muchos expertos en comunicación política.

"Es una sorpresa de que partidos tan eclécticos como el de Macron triunfen en una sociedad tan ideologizada como la francesa", explica Luis Arroyo. "La oferta de los grandes bloques tradicionales en Europa se ha hundido tanto por efecto de la crisis que la gente se ha acomodado donde había una oferta distinta y quizá sea tan sencillo como esto".

Simón cree que cada caso europeo tiene su propia explicación. Macron, dice, se ha beneficiado de la descomposición del sistema anterior. Y recuerda que el presidente electo ha contado con el apoyo de importantes líderes del Partido Socialista, como Manuel Valls. En Italia, por ejemplo, el partido que se ha venido abajo es el conservador. Y Matteo Renzi ha encontrado un discurso más próximo al centro izquierda que al socialismo en el Partido Demócrata. En Alemania, los liberales, ahora sin representación, tienen expectativas de entrar al Parlamento en las próximas elecciones.

Simón también recuerda que los ocho gobiernos liberales que cita ALDE tienen sus propias particularidades. Dinamarca es una coalición de cuatro partidos. En Bélgica, los liberales asumieron el gobierno con apenas el 10% de los votos. 

"Hay factores muy específicos y no creo que los partidos liberales estén reverdeciendo", señala. "Creo que los liberales van a seguir siendo grandes bisagras para la formación de gobierno en Europa".

El futuro de Ciudadanos

El partido español vinculado a esta corriente ideológica es Ciudadanos, que también forma parte de ALDE en la Eurocámara. Albert Rivera dijo el lunes que Macron es un espejo en el que mirarse. "El liberalismo es quien está dando la batalla en toda Europa contra populismos y radicalismos”, dijo. “El liberalismo toma la bandera del progreso y la igualdad para dar respuestas a las nuevas preguntas”.

Arroyo asegura que Rivera puede verse beneficiado si a Macron le va bien en Francia. Simón, sin embargo, insiste en que son contextos diferentes, incluso institucionalmente al ser un sistema presidencialista.

"Ciudadanos es un partido diferente y no tiene capacidad de competir de manera frontal con el PP. Es el eslabón más débil del sistema multipartidista en España", dice. "No tengo la impresión de que pueda beneficiarse mucho que lo ocurra con Macron".