El presidente de la Generalitat , Ximo Puig, bromea con la vicepresidenta, Mónica Oltra

El presidente de la Generalitat , Ximo Puig, bromea con la vicepresidenta, Mónica Oltra Efe

Política Competición de corrientes

El Vistalegre valenciano amenaza con desestabilizar el Gobierno del PSOE

Varias corrientes de Podemos presentan documentos que cuestionan el apoyo a socialistas y Compromís.

Lorena Ortega

En la Comunidad Valenciana, Podemos ha puesto rumbo a su particular Vistalegre. El 14 de mayo se celebrará la II Asamblea Ciudadana para elegir nuevo líder después de que el actual secretario general, Antonio Montiel, haya anunciado que no intentará renovar su cargo. A la carrera se han presentado de momento cinco corrientes (no candidaturas) con cinco propuestas que analizan la situación política de la formación morada y el camino a enfilar.

Una de las claves que decantará la balanza será decidir la relación que se quiera tener con el Gobierno regional, al que actualmente apoyan desde las Cortes Valencianas. Las propuestas van desde una no renovación del pacto al statu quo, así que en el Vistalegre valenciano también se juega la estabilidad del gobierno de socialistas y Compromís, forjado en el conocido como Pacto del Botánico.

Una de las propuestas más críticas es la que impulsa el diputado autonómico Daniel Geffner con Marea Valenciana, que reúne a militantes de base descontentos y anticapitalistas. El documento político provisional presentado para la Asamblea califica el Pacto del Botánico como un “pagaré al Consell” y un “brindis al sol” cuya aplicación “no ha sido motor de cambio”. “El Pacto del Botánico nos ha atado las manos en muchas ocasiones”, recoge el texto. Por ello propone una consulta ciudadana que decida si se renueva o no el acuerdo que permitió desalojar a los populares del Ejecutivo valenciano. Aunque Marea Valenciana propugna que “no es suficiente que no gobierne el PP”, su opción pasa por llegar a un apoyo con el actual gobierno cerrando acuerdos concretos.

Esta candidatura también propone debatir y votar si entrar a formar parte del Consell, pero apuesta por un “rechazo rotundo” a esta entrada porque los riesgos, como el de la burocratización de los líderes y el alejamiento de las bases, llevaría incluso a la desaparición de la formación morada en la Comunidad Valenciana.

UN PODEMOS “INVISIBILIZADO”

“Podemos, ni es partido de Gobierno ni lo es de oposición (…) Es un Podemos invisibilizado en su actividad parlamentaria, pasando inadvertido para la sociedad valenciana”. El análisis lo hace otra candidatura al Vistalegre valenciano, que lideran los diputados autonómicos Antonio Estañ y César Jiménez, así como el senador Ferrán Martínez y que concurre con el nombre "Actualizar Podem-Aprofundir el Canvi".

Esta candidatura propone realizar una auditoría ciudadana al Pacto del Botánico para fiscalizar “éxitos y fracasos” del Gobierno. Para esta corriente, el acuerdo presenta problemas “de ejecución y de legitimidad” y, aunque en principio, no cuestionan el acuerdo, sí ponen el foco en que la formación debe dar un giro porque está perdiendo presencia social. El documento político llama la atención sobre la incapacidad del partido de Pablo Iglesias para hacerse con los votos de los descontentos del PSOE valenciano y el avance de un PP en la Comunidad Valenciana que, con una “oposición dura”, mantiene activa su base social. “No trasladamos la sensación de peligro urgente, pero la verdad es que no estamos aprovechando bien las oportunidades”, recoge su proyecto.

Marea Valenciana y Actualizar Podem son dos de las corrientes que en sus documentos critican la posición del PSOE para permitir un Gobierno de Mariano Rajoy. Los últimos citan al presidente valenciano, Ximo Puig, como uno de los factores que limitan el cambio “por apoyar que Rajoy esté al frente del Gobierno”.

PILAR LIMA, PRIMERA CANDIDATA

La senadora Pilar Lima ha sido la primera en presentarse oficialmente como candidata a liderar Podemos en Valencia. No todas las corrientes que han presentado propuestas lo hacen ya con candidato. Junto a los documentos políticos se han presentado siete propuestas organizativas. La fecha para presentar un nombre finaliza el 27 de abril.

Lima, y su propuesta "Obrint Podem", constituye la candidatura de Pablo Iglesias para la región. En su documento político no cuestionan el acuerdo con el PSOE y únicamente defienden un “seguimiento estricto” y una “actitud vigilante a la labor del gobierno”. “No deseamos la ruptura del Pacto del Botánico”, dijeron durante su presentación el pasado lunes en Valencia.

Tampoco conllevaría riesgo de inestabilidad para el Consell de Ximo Puig y Mónica Oltra la propuesta "Mes Morat, Mes Podem", vinculada al actual secretario general y portavoz parlamentario, Antonio Montiel, retirado de la carrera a la renovación. En este proyecto está la diputada nacional Ángela Ballester, y las autonómicas Fabiola Meco y Llum Quiñonero. Es la más cercana al sector ‘errejonista’.

Esta alternativa tampoco supone grandes cambios en el rumbo político actual de Podemos. Sobre el Pacto del Botánico, dicen: “No es un cheque en blanco, sino un instrumento en nuestras manos y de la sociedad civil para exigir su cumplimiento, por eso nos mantenemos vigilantes y exigentes con la acción de gobierno”.

La última propuesta es la que encabeza la diputada autonómica Cristina Cabedo (otra de las que se ha presentado oficialmente como candidata), que concurre bajo el nombre "Reconéixer-nos". Su propuesta, de enfoque feminista, pasa por seguir con la fiscalización al Gobierno valenciano.