Pedro Antonio Sánchez, este lunes.

Pedro Antonio Sánchez, este lunes. EFE

Política MURCIA

Ultimátum de PP y PSOE a Cs en Murcia: o con radicales o con corruptos

Los socialistas tientan a Cs con una moción de censura. El PP advierte del riesgo de pactos con Podemos. 

El Gobierno de la Región de Murcia depende de Ciudadanos. El discurso de regeneración del partido que lidera Albert Rivera vive una prueba de fuego en la comunidad. Este lunes, el presidente de la región, Pedro Antonio Sánchez, aseguró este lunes tras declarar durante horas que no dimitirá a pesar de estar siendo investigado (lo que antes se conocía como imputado) por prevaricación continuada, fraude contra la Administración Pública, falsedad en documento oficial y malversación de caudales públicos.

Para Ciudadanos, la condición de Sánchez rompe el pacto firmado con su partido y debe dar paso a otro presidente del PP. Pero para el PSOE, es el momento de presentar una moción de censura para dar paso a un Gobierno alternativo, porque "el problema no es del señor Sánchez, es del PP de Murcia", dijo el lunes Mario Jiménez, número dos de la Gestora, o dirección interina del partido. "Creo que Ciudadanos tiene que pensar si valen, ante esta situación, paños calientes, o si merece la pena afrontar, con todas las consecuencias, la situación que hay allí". 

"Empezar a gestionar la moción"

Para el líder de los socialistas murcianos, Rafael González Tovar, "toca empezar a gestionar esa posible moción de censura que produzca el cambio en la Región, de nuevas políticas y por qué no, de nuevos actores". "Haremos todo lo posible para acordar con el resto de grupos políticos un programa de gobierno de limpieza democrática y dar, durante dos años, un punto de esperanza a los murcianos", dijo. Por ese motivo, en los próximos días se reunirá con Podemos y Ciudadanos con el fin de presentar una moción de censura en el plazo de 15 días.

El parlamento regional está compuesto por 45 diputados. El PP tiene 22, por lo que en las últimas elecciones se quedó a uno de la mayoría absoluta. Un pacto de PSOE, Podemos y Ciudadanos, este último con cuatro parlamentarios, podría dar un vuelco al Gobierno de la Región.

El punto de vista del PP es el contrario. Pide paciencia a sus socios y respeto a la presunción de inocencia de Sánchez, que no ha sido procesado. "Ciudadanos tendrá que tomar una decisión, o esperar tranquilamente a ver qué sucede con el procedimiento judicial, en el que nuestro límite (para reclamar una dimisión) es el juicio oral, o se echa en brazos de Podemos y el PSOE de Murcia", dijo el número tres del PP, Fernando Martínez-Maíllo, en una entrevista. A ese pacto se refirió hace días el propio Sánchez como el de los "perdedores tutifruti".

"Abalanzarse en brazos de Podemos"

El portavoz del PP en el parlamento autonómico, Víctor Martínez, incidió en el mismo sentido, alertando del peligro de subvertir el voto de los murcianos y dar entrada a Podemos, en las antípodas ideológicos de Ciudadanos y de los populares. Ciudadanos debe decidir entre "respetar la presunción de inocencia, la defensa de la democracia y del bien común para todos, o abalanzarse en brazos de Podemos y PSOE a los que tan solo les mueve el interés personal, que son capaces de pisotear la Constitución, movidos por el odio por el PP y el presidente murciano, al que han denunciado en una y otra ocasión".

El PP no tiene, por el momento, la intención de pedirle a Sánchez que dé un paso atrás. Y en esa posición está Ciudadanos, que de momento no avanza si acabará apoyando la moción de censura que plantean el PSOE y Podemos. "¿Queremos que sea noticia esto permanentemente o queremos simplemente tener un pacto de investidura sano y estable en Murcia? Yo apuesto por eso, así que espero que el PP rectifique y proponga un candidato alternativo", dijo Rivera en una entrevista en RNE.