Javier Fernández, presidente de la Gestora del PSOE, en el centro, este sábado en Madrid.

Javier Fernández, presidente de la Gestora del PSOE, en el centro, este sábado en Madrid. EFE

Política PONENCIA ECONÓMICA DE LA GESTORA

El PSOE no incluye derogar la reforma laboral en el borrador de su nuevo programa económico

El foro económico promovido por la Gestora pide recuperar el nivel salarial de 2011, que el IPC vuelva a ser la referencia para revalorizar las pensiones y armonizar impuestos contra el dumping fiscal.

Daniel Basteiro Javier G. Jorrín

Noticias relacionadas

Derogar la reforma laboral del PP ya no es una prioridad del PSOE. Las conclusiones del foro económico celebrado este sábado en Madrid, organizado por la Gestora del partido, no incluye la reivindicación socialista que sí figuraba en los dos últimos programas electorales y en el programa presentado esta semana por Pedro Sánchez

El documento hecho público por los socialistas este sábado (disponible al final de este artículo) critica que "el rescate, la recesión y la reforma laboral del PP en 2012 provocaron una intensa deflación de salarios que ha afectado especialmente al 30% de las rentas más bajas". "España necesita abandonar el modelo “yo lo hago más barato” de la reforma laboral del PP por el “yo lo hago mejor, diferente y competitivo”, explica. Por eso, la "prioridad a corto plazo" del PSOE en ese ámbito debe ser "recuperar el nivel de los salarios de 2011 que permita aumentar la recaudación del impuesto sobre la renta y las cotizaciones sociales 10.000 millones de euros", algo que tendría un impacto positivo en las pensiones. 

El texto, coordinado por el economista José Carlos Díez, contrasta con las propuestas de Sánchez. En el documento programático que presentó el lunes, el exlíder apuesta por "la derogación de la reforma laboral aprobada por el PP, que ha aumentado la precariedad, los bajos salarios, las desigualdades y el riesgo de pobreza". Sin embargo, cuando Sánchez pactó con Ciudadanos antes de su investidura, tampoco incluyó esa derogación. 

Los dos últimos programas electorales para las elecciones de diciembre de 2015 y junio de 2016 incluyen una misma frase: "Los y las socialistas derogaremos con carácter inmediato toda la reforma laboral del PP". 

El propio grupo socialista en el Congreso de los Diputados votó a favor de la derogación en una iniciativa sin carácter vinculante aprobada en diciembre y que contó con la oposición del PP. Según ha dicho José Carlos Díez al presentar sus conclusiones al término de la jornada, en el Congreso se está "negociando una nueva reforma" del mercado del trabajo. Díez no ha entrado en detalles sobre las que deberían ser sus principales novedades o sobre si la legislación en vigor, hecha por el PP con mayoría absoluta, debería ser derogada.

Fuentes de la Gestora explican que el texto aprobado este sábado, titulado "España 2020, una economía social y ambientalmente sostenible", es un borrador, "un documento de estrategia, de base y de partida. Con las aportaciones de la militancia se va a concretar en leyes y otras derogaciones". Recuerdan también que el PSOE ha propuesto iniciativas en el Congreso para ir corrigiendo las medidas de la legislación laboral actual y que su determinación es total en cuanto a su derogación. "Estamos dando todos los pasos que conducen hacia ese fin", aseguran.

El trabajo de los robots

Entre los demás retos del mercado laboral se encuentra la sustitución de mano de obra por máquinas. Una nueva revolución industrial está en marcha y provocará que muchas personas pierdan su empleo en el futuro. La Gestora del PSOE considera que la mejor decisión para lidiar con este cambio económico es pasar a las empresas esta externalidad negativa de sustituir empleados por robots para mejorar su competitividad o su margen de beneficios.

¿Cómo se hace esto? La Gestora aboga por que las empresas que cambien personas por robots tengan que “hacerse cargo” de los planes de recolocación de los trabajadores. Esto es, sufragarían las políticas activas de empleo y la formación de estas personas para que vuelvan a tener cabida en el mercado laboral. De este modo, las empresas asumirán una parte de la externalidad negativa que genera la revolución industrial en curso o bien desincentivará el despido masivo de trabajadores en los próximos años.

Este conjunto de medidas en el mercado laboral van encaminadas a cumplir otro papel: recuperar la sostenibilidad de las cuentas de la Seguridad Social, o intentarlo. Para el PSOE es imprescindible que el agujero de más de 15.000 millones que tiene el sistema pueda cerrarse, ya que otra de sus propuestas va directamente vinculada a aumentar el gasto en pensiones: volver a vincular la prestación al IPC y no al Índice de Revalorización introducido por el Gobierno en 2013. El objetivo de los socialistas es que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo durante su jubilación, aunque esto requerirá un esfuerzo extra para la Seguridad Social.

Eliminar el ‘dumping fiscal’

Una parte de este incremento del gasto será necesario financiarlo con impuestos. La Gestora también ve imprescindible realizar una reforma fiscal que sirva para elevar la recaudación. “El modelo socialdemócrata necesita recursos públicos suficientes, estables y progresivos con el fin de corregir la desigualdad”, indica en su documento de conclusiones. Por ello, la Gestora plantea una “redistribución de la carga tributaria” que alivie el “excesivo peso de la recaudación sobre los salarios”. En otras palabras, reducir la tributación de las rentas del trabajo y elevar la carga sobre las rentas del capital.

Además, la Gestora propone un punto muy importante: limitar la competencia fiscal entre autonomías. Esto es lo que algunos presidentes autonómicos del PSOE denominan ‘dumping fiscal’ y que consiste en que las regiones con más renta per cápita bajan sus impuestos para atraer más actividad y así ensanchar sus bases imponibles y recaudar más. La gestora propone “establecer una adecuada armonización fiscal en los tributos cedidos para evitar que una carga tributaria asimétrica pueda condicionar el lugar de residencia de personas o empresas”.

Los socialistas también dan una gran importancia al municipalismo, por lo que piden que los ayuntamientos tengan más recursos para atender las necesidades de sus ciudadanos. Durante la ponencia se ha repetido la necesidad de modificar la regla de gasto, que prohíbe a los municipios gastar su superávit. Además, el documento de conclusiones propone ceder a los ayuntamientos una parte del IRPF para que dispongan de mayores recursos con los que realizar sus políticas de gasto.