El Valle de los Caídos.

El Valle de los Caídos.

Política Memoria Histórica

El PSOE 'resucita' a Franco para alejarse del PP y frenar a Sánchez

Diputados 'susanistas' proponen exhumar al dictador y crear una comisión de la verdad sobre la Guerra Civil.

E.E.

El PSOE ha registrado una proposición no de ley para exigir la exhumación de los restos de Francisco Franco en aplicación "urgente" de la Ley de Memoria Histórica, una normativa arrumbada casi en el cajón del olvido por falta de financiación diez años después de su aprobación por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

La iniciativa, tramitada este jueves por dos destacados diputados susanistas, tendría la virtualidad de volver a poner el foco en las heridas abiertas del franquismo y la Guerra Civil, un debate que permitiría al PSOE recuperar un papel preponderante como partido de oposición en un momento en el que hacer de muleta del PP conlleva un alto precio a nivel interno.

En este sentido, el horizonte congresual y la filiación orgánica de los promotores -el portavoz socialista de la comisión constitucional, Gregorio Cámara, y la portavoz adjunta parlamentaria Isabel Rodríguez- resultan claves para entender las razones últimas de la iniciativa.

Comisión de la verdad

La proposición no de ley plantea entregar los restos del dictador a sus descendientes y sacarlos definitivamente del mausoleo franquista; exhumar los restos de José Antonio Primo de Rivera y relegarlos a un lugar "no preeminente" del edificio -el cadáver del fundador de Falange yace ahora en el altar mayor de la basílica-; constituir una comisión de la verdad sobre las desapariciones y violaciones de derechos durante la guerra y la dictadura, como propuso la ONU; crear bancos de ADN para identificar a los desaparecidos en las cunetas; establecer el 11 de noviembre como Día Europeo de las Víctimas del Fascismo; excluir de ayudas públicas y subvenciones a las asociaciones que ensalcen la dictadura y dotar de presupuesto la Oficina de Ayuda de las Víctimas.

En puridad esta iniciativa iría más allá de lo que dice la Ley de Memoria Histórica -que no contempla una comisión de la verdad- y de las recomendaciones que en 2011 hizo una comisión de expertos a instancias del entonces ministro Ramón Jáuregui. El escenario precongresual y la crisis de liderazgo abierta en el PSOE explican el interés de la gestora y del Grupo Parlamentario Socialista en recuperar este debate a toda costa. Así lo interpretan además cuadros próximos a Pedro Sánchez.

Díaz contra Sánchez

Hay que partir de que el PSOE atraviesa la peor crisis de su historia. La dirección está acusando su connivencia con el PP, pero el debate de presupuestos no permite descartar futuros encames. Los barones más próximos a Susana Díaz basan el choque congresual como una disyuntiva entre el pragmatismo consciente que representaría la presidenta andaluza -dispuesta a pactar con el PP para dar estabilidad al país mientras el PSOE se recupera- y la huida hacia delante por la que apuesta Pedro Sánchez, que ha convertido el No es no en una enmienda al poder del oficialismo que acabaría abocando al país a nuevas elecciones.

Por si esto fuera poco, los sondeos no son alentadores y mientras Susana Díaz arrasa sólo entre los votantes de derechas, Pedro Sánchez se crece en actos multitudinarios. El PSOE necesita un revulsivo que lo distancie del PP y que le permita abstraer el proceso precongresual de los estereotipos que sitúan a Pedro Sánchez como el candidato de su ala izquierda. No es de extrañar que crea que, 42 años después de muerto, Franco puede convertirse en un cadáver exquisito.