Rivera a las puertas del Nuevo Teatro de Coslada.

Rivera a las puertas del Nuevo Teatro de Coslada. Efe

Política El Congreso de Ciudadanos

Ciudadanos conoce a Ciutadans: el congreso de la mudanza

La mayoría de los 600 compromisarios se han visto las caras por primera vez en Coslada: Cs ha dejado de ser sólo un partido catalán.

Daniel Ramírez Jorge Sáinz

Ildefonso, "sí, como el de la lotería", ha cogido el AVE de Sevilla a Madrid para participar en el primer congreso naranja lejos de Cataluña. A él y a los otros 600 compromisarios, el partido les ha puesto noche de hotel, viernes y sábado. Pero los ha alojado por Comunidades. "Claro, yo estoy con los andaluces", dice a la hora de la merienda en un corrillo.

El primer congreso nacional de Ciudadanos, en Coslada, ha tenido algo de las cuadrillas del norte, esos grupos impermeables en los que casi nadie logra entrar. Incluso se podía identificar por acentos. "Claro, es normal, por inercia te juntas con quien conoces, aunque algún teléfono he intercambiado".

El nucleo catalán

El núcleo duro catalán, los militantes ya históricos, esos que empezaron a formar parte del partido desde su fundación, caminaban juntos por los pasillos. Koldo, uno de ellos, aunque nacido en Bilbao, cuenta: "Era lo lógico, pero ha sido muy positivo celebrar la asamblea en Madrid. Hemos dado un gran paso adelante". Consciente del aislamiento que podía darse por Comunidades, este concejal venía con una intención marcada: "Tenía mucha curiosidad y me propuse desligarme de los míos para conocer gente. He estado con vascos, andaluces...".

Porque no es lo mismo, coinciden varios, afiliarse a Ciudadanos en Valladolid que en Bilbao. "Lo hemos estado comentando", incide una compromisaria de Getafe. "Los vascos me han estado contando lo difícil que es sostener allí un proyecto que va contra los fueros, el cupo y los derechos históricos".

La verdadera división, se han atrevido a decir algunos, no ha sido la de liberales-socialdemócratas, sino la de catalanes-vascos-andaluces-gallegos-extremeños... "El buen ambiente del debate en lo del liberalismo ha contribuido a cerrar heridas y a que saliéramos con muy buen temple. Eso ha hecho que la gente se abriera más", expresaba un miembro de la ejecutiva.

Las fotos con los 'famosos'

También había algo de expectación, la del militante de un pueblo de Cuenca que se cruza con Rivera por el pasillo. Fotos por doquier. A Villacís la paran varias veces. "Estarás hasta las narices de esto", bromea uno de los que le pide posar a su lado.

Conforme se acerca la noche se pactan los planes. Ahí es más fácil que surja la oportunidad, sin las ataduras del auditorio y la pertenencia a una mesa concreta.

"Saldremos más fuertes", presumía Rivera a la entrada. La jugada le ha salido bien. Salvado el escollo del sector socialdemócrata, la integración del núcleo catalán en Coslada, a 600 kilómetros de Cataluña, ha sido factible.