Rivera, en el mitin de Vistalegre en diciembre del año pasado.

Rivera, en el mitin de Vistalegre en diciembre del año pasado. Reuters

Política La refundación de C's

Rivera gana unas primarias de trámite y es reelegido presidente de Ciudadanos

Rivera arrasa con el 87,3% de los votos. Las listas alternativas suman el 12,7%. La participación apenas ha llegado al 34% de los afiliados.

Noticias relacionadas

Albert Rivera ha sido reelegido presidente de Ciudadanos para los próximos cuatro años después de arrasar en unas primarias de trámite y escasa participación. Rivera se ha impuesto con el 87,3% de los votos a Juan Carlos Bermejo y Diego de los Santos, dos militantes desconocidos que presentaron su candidatura a última hora. Las primarias a la presidencia de Ciudadanos no exigían avales. La participación en el proceso ha sido de apenas el 34% (6.874 personas) de los más de 20.000 afiliados con derecho a voto. Rivera preside Ciudadanos desde su nacimiento en Cataluña en 2006.

El sevillano De los Santos, que encabezaba la lista Alternativa Ciudadanos, ha quedado en segunda posición con el 6,5% de los apoyos. Bermejo, natural de Las Rozas (Madrid), ha logrado el 6,2%. Las candidaturas alternativas han sumado 875 votos por los 5.999 de Rivera. Tanto De los Santos como Bermejo han manifestado su intención de seguir trabajando como afiliados de base después de esta experiencia.

Además de Rivera, la militancia también ha votado a su Comité Ejecutivo, que estará formado por 37 personas. La nueva dirección del partido, presentada hace unos días, tiene 14 caras nuevas con respecto a la anterior cúpula y refuerza el peso de José Manuel Villegas, nuevo secretario general, e Inés Arrimadas, como portavoz nacional.

Crecimiento desigual

Rivera inicia un mandato decisivo para la consolidación nacional de Ciudadanos tras un crecimiento fulgurante y desigual según los territorios. El partido va a mover definitivamente su centro de gravedad de Barcelona a Madrid con la intención de convertirse en una alternativa de Gobierno. La refundación de Ciudadanos se completará en la Asamblea General del partido, que se celebra los próximos 4 y 5 de febrero en Madrid.

En este congreso, Rivera y su equipo someterán a la votación de los casi 600 compromisarios (que actúan en representación de toda la militancia) las nuevas ponencias de Estatutos, Valores y Estrategia e Ideario. La dirección ha elaborado unos documentos que, dicen, dotan a Ciudadanos de las herramientas orgánicas necesarias para un funcionamiento armónico en todo el país. La estructura va a seguir siendo centralizada, pero las distintas direcciones regionales gozarán de autonomía política. La estrategia contempla la entrada a gobiernos de coalición a partir de las elecciones autonómicas y municipales del 2019.

El debate más importante del congreso será en torno al documento marco que define los valores de Ciudadanos. Un sector de la militancia histórica en Cataluña defiende que se mantengan dos referencias presentes desde su nacimiento: la influencia ideológica de la socialdemocracia y su origen como partido creado para hacer frente al "ahogo" de las políticas nacionalistas. 

Giro liberal o socialdemocracia

Cataluña fue la única comunidad autónoma en la que los compromisarios de la candidatura oficial de Rivera perdieron las primarias de la semana pasada. La lista ganadora, llamada Mejor Unidos, agrupa a varios de estos militantes que no comparten el giro liberal y piden mantener la socialdemocracia y la referencia histórica al origen de la formación. No obstante, Rivera tiene asegurado el control de la Asamblea con más del 70% de los compromisarios.

El proceso precongresual y la importancia de los cambios que se van a producir en Ciudadanos han provocado algunas tensiones internas en las últimas semanas. La cohesión en torno a Rivera no está en duda, como demuestra el resultado de los procesos de elección de compromisarios y las primarias. Pero por primera vez hay una figura relevante, la eurodiputada Carolina Punset, que desafía abiertamente la gestión de Rivera y existen corrientes críticas organizadas, de momento sin demasiado peso pero con visibilidad.