Rivera saluda a militantes de Ciudadanos en Valencia.

Rivera saluda a militantes de Ciudadanos en Valencia. Manuel Bruque Efe

Política

Ciudadanos estudiará enmiendas de los afiliados tras la revuelta por el nuevo código disciplinario

  • Los críticos dicen que la expulsión por manifestar una discrepancia grave es una “cacicada” de Rivera. La dirección matiza que se refiere a líneas rojas como posicionarse a favor de la independencia de Cataluña y no a debates políticos del día a día.
  •  

El camino de Ciudadanos hacia el Congreso de su refundación está siendo tortuoso. Además de la resistencia de algunos sectores al giro liberal y la renuncia a la socialdemocracia, el artículo del nuevo código disciplinario que contempla la pérdida de afiliación por manifestar públicamente, por ejemplo en un medio de comunicación, una discrepancia grave ha provocado un pequeño terremoto interno con decenas de militantes expresando su malestar en las redes sociales. Algunas voces críticas lo califican de “cacicada” de Albert Rivera para blindarse y aseguran que ya trabajan en derogarlo. La actual dirección del partido recuerda que aceptará democráticamente las enmiendas de los afiliados en la Asamblea general de febrero.

“Ciudadanos tendrá el modelo de partido y el régimen disciplinario que sus afiliados quieran”, dice a EL ESPAÑOL Fran Hervías, secretario de Organización del partido.

¿Qué es una discrepancia grave?

Hervías dice que el artículo de la discordia, muy cuestionado entre otros por Carolina Punset, deja muy claro que la expulsión se producirá sólo en caso de discrepancia grave, “como puede ser que un afiliado o cargo de Ciudadanos se manifieste públicamente a favor de la independencia de Cataluña”.

“Eso por ejemplo es una línea roja del partido y traspasarla es incompatible con la militancia en C's”, explica Hervías. “Lo que no vamos a hacer es echar a nadie porque discrepe del techo de gasto, de la conveniencia de bajar o no el IVA cultural o de cualquier debate del día a día”.

Un artículo muy similar, aunque no idéntico, ya aparece en los estatutos todavía vigentes del 2011. Hervías asegura que el nuevo código disciplinario es mucho más garantista que el anterior y que Ciudadanos ha sido asesorado por un despacho de abogados para cumplir escrupulosamente con la legislación vigente. En cualquier caso, el responsable de Organización del partido recuerda que los afiliados tienen en su mano la posibilidad de enmendar ese artículo si así lo desean.

25 enmiendas por cada ponencia

Los documentos que aprobó el sábado el Consejo General del partido pasan ahora a manos de las más de 600 agrupaciones territoriales de Ciudadanos en todo el país. Cada agrupación, en función del número de militantes, podrá presentar enmiendas a las ponencias hasta el próximo 10 de enero. La dirección seleccionará 20, las más significativas, de cada una de las tres ponencias: Estatutos, Ideario y Estrategia y Valores. Además, las enmiendas rechazadas se publicarán en la página web del partido para que los 31.000 afiliados puedan repescar sus favoritas. Las cinco más votadas de cada una de las tres ponencias se incorporarán para su debate. Es decir, que la Asamblea general debatirá y votará 25 enmiendas a los nuevos Estatutos, otras 25 a Ideario y Estrategia y 25 a Valores.

El revuelo entre la militancia de base por documentos como el disciplinario, del que han informado estos días medios como Libertad Digital, ha sido muy comentado por los simpatizantes de Ciudadanos en las redes sociales. Punset dijo que con los nuevos estatutos no se podría opinar y que ni siquiera los viejos partidos prohíben las corrientes de opinión. 

Un artículo del nuevo código de Ciudadanos considera infracción muy grave participar o crear corrientes de opinión contrarias a los intereses del partido en su conjunto. El PP, por ejemplo, tiene un artículo idéntico en sus estatutos. El PSOE las permite siempre que no cuestionen el programa y las decisiones de los órganos del gobierno del partido.

Desde la plataforma crítica TranC'sparencia, que demanda un partido más abierto, aseguran que hay centenares de afiliados trabajando ya en estas enmiendas. Una de ellas para eliminar este artículo del código disciplinario. Este grupo, que asegura contar con el apoyo de más de 1.000 afiliados, insiste en pedir que el voto se realiza en urna. TranC'sparencia denuncia que el voto telemático es fácilmente "manipulable". La dirección del partido siempre lo ha negado y dice que el sistema, creado ad hoc para Ciudadanos, está auditado.